18 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El joven de 25 años actúa con el nombre de Dyhzyx y es muy crítico con socios políticos de su padre y un defensor del colectivo LGTBI en Argentina

Estanislao Fernández, el hijo drag queen del presidente argentino critica la cuarentena en su país

Alberto Fernández junto a su hijo
Alberto Fernández junto a su hijo
Desde que se iniciara la cuarentena en Argentina el pasado 20 de marzo, la situación económica y social no ha hecho más que empeorar. Los precios suben apesar de las restricciones, las pocas empresas que quedan echan el cierre y el gobierno kirschnerista de Alberto Fernández no cesa en sus cobros de impuestos a empresas y ciudadanos. La situación no deja a nadie en paz, ni siquiera a la familia presidencial. El persidente Fernández confiesa que su hijo a sufrido "molestias" estos días.

La cuarentena no deja a nadie libre, eso lo sabe Estanislao Fernández, el popular hijo drag queen del presidente argentino, Alberto Fernández. Según comentó el propio presidente durante una entrevista de radio, su hijo ha sufrido muchas "molestias" a causa del confinamiento que él mismo impuso a finales de marzo. 

 

Estanislao Fernández.

Según comentó en una entrevista: “Yo tengo un hijo de 25 años, y es una de mis mayores preocupaciones, lo veo muy molesto con el encierro, pero muy respetuoso con esta medida. Me da la impresión que los jóvenes, en su gran mayoría, saben del enorme riesgo en el que estamos. Les diría que por favor nos acompañen, no es sólo por la salud de ellos sino también la de sus mayores”

El hijo que rompe todos los esquemas

Estanislao es un joven de 25 años y el único hijo del presidente electo de Argentina. Aunque no fue muy criticado durante la campaña electoral saltó a la fama por los ataques públicos de opositores al Kirschnerista poco antes de que su padre llegará al poder, la mayoría irónicamente, provienen de fuera de su país, que goza uno de los niveles de tolerancia LGBTI más altos de Sudamérica.

Fernández ha quedado no solo en medio del fuego cruzado en términos políticos por posicionarse a favor de los Kirschner, que acumulan una larga lista de cargos por corrupción en los tribunales, sino también por su trabajo. En un continente en el que las Iglesias evangélicas acumulan cada vez más poder y los partidos conservadores y socialistas utilizan la homofobia como bandera, un drag queen hijo de presidente irrumpe duramente en la política regional.

Fernández vestido del personaje de videojuegos Warrio.

El “acoso” denunciado por Estanislao llegó después de un reportaje de la revista del corazón Caras, que analizó su vida como drag queen sin entrevistarle en ningún momento. Desde entonces, la prensa latinoamericana ha estado sobre el joven argentino que ha reprochado la actitud de los periodistas a través de sus redes.

''Te piden una nota, no ves el mensaje y te sacan una nota titulada ‘la intimidad de’, ¿qué hicieron? ¿Revisaron mi basura?'', comentó Fernández sobre el reportaje de Caras. Posteriormente aseguró que: ''Me piden mi número pero lo tienen. Y me viven mandando mensajes, llamándome, cada día me siento más acosado por esta gente. HARTA''.

Durante la campaña, algunos medios presumieron de que aparecería junto a su padre vestido como Dyhzyx, no obstante, el joven aclaró que no sería así, ya que no había sido contratado para participar en ningún acto. “No me pagan” aseguró el joven, que si celebró la victoria de su padre pero sin vestirse de drag queen.

 Entre la derecha e izquierda homofóbica

Aunque inicialmente el eco mediático fue lo único de lo que Estanislao se preocupó, después de la victoria de Alberto Fernández los ataques llegaron desde la política regional, cuando el diputado brasileño e hijo del presidente Jair Bolsonaro publicó una foto en Twitter burlándose de Estanislao.

La publicación incluía la foto de Fernández con un disfraz que utilizó en la ComicCon de Buenos Aires y una de él mismo mostrando armamento semiautomático. La polémica estaba servida en medio de la tensión entre presidente de Brasil y presidente electo de Argentina.

Ante el ataque, Estanislao contestó en portugués diciendo “Hermanos brasileños, estamos juntos en esta lucha. Los amo”. Según varios estudios sociológicos, Argentina goza de una tolerancia hacia la homosexualidad alta, entre el 75% y 80% de los argentinos se consideran tolerantes. Son pocas las voces de partidos de izquierda y derecha que se oponen a leyes como el matrimonio gay.

Por otra parte, si bien, Alberto Fernández ha apoyado a su hijo abiertamente, sus socios de América no siguen el mismo patrón. Entre los socios políticos internacional  del peronista están México, Evo Morales, Cuba, y los regímenes de Venezuela y Nicaragua. Todos estos gobiernos conocidos por su historial poco tolerante con la población LGTBi.

Aunque ninguno de estos mandatarios se ha pronunciado sobre el hijo del presidente argentino, son célebres las frases homófobas de varios de estos líderes. Desde Chávez que se opuso frontalmente al matrimonio igualitario hasta su sustituto, Nicolás Maduro que ha continuado una política de discriminación contra la población homosexual y transexual, tal y como ha denunciado la diputada opositora y primera transexual en un parlamento latino, Tamara Adrián.

Además, en los discursos de Maduro es común que surjan insultos homófóbos contra quienes se oponen al régimen. Los más conocidos: “mariposón”, “maricón” o “pelucón”, que también repiten varios otros líderes del chavismo.

Por otro lado, Bolivia. Recientemente el presidente electo de Argentina denunció un “golpe de Estado” en el país vecino que tras las denuncias de fraude y dos semanas de protestas populares lograron la renuncia de Evo Morales, tras 14 años en el poder. Aún queda en la memoria colectiva de América Latina aquella explicación hecha por Morales sobre cómo la homosexualidad se producía por consumir pollo con hormonas, que no dejó indiferente a nadie.

Por su parte, la Nicaragua de Daniel Ortega, otro aliado regional de Fernández, es conocida por sus represiones a la comunidad LGBTi. Durante los últimos años, el régimen ha prohibido cualquier manifestación, incluido el Día del Orgullo Gay, que ahora se celebra en el interior de la universidad jesuita de Managua para evitar la represión y en la que se suelen escuchar consignas como: "Viva Nicaragua libre" y "¿Cuál es la ruta?, que se vaya el hijo de puta".

COMPARTIR: