17 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Víctima de un cáncer a los 57 años de edad, el mundo de la abogacía aragonesa está de luto

Muere Javier Notivoli, abogado penalista y mediático de casos importantes como el Rey del Cachopo y el crimen de Fago

Javier Notivoli rodeado de micrófonos.
Javier Notivoli rodeado de micrófonos.
El prestigioso abogado penalista Javier Notivoli, primer letrado defensor de César Román, el Rey del Cachopo, falleció el lunes en Zaragoza a los 57 años, víctima de un cáncer, según adelantó la edición aragonesa del diario El Mundo. Notivoli era un abogado mediático por el tipo de casos que llevaba, siempre los más difíciles y los que casi ningén penalista quería llevar.

Javier Notivoli también fue abogado de Santiago Mainar, condenado a 20 años y nueve meses de cárcel por matar a tiros a Miguel Grima, alcalde de Fago, en Huesca. En noviembre de 2018 se hizo cargo de la defensa de César Román, rey del Cachopo, cuando fue detenido e ingresó en la cárcel.

Javier Notivoli formó entonces pareja profesional con Teresa Bueyes en la defensa del Rey del Cachopo, pero en abril de 2019  ambos decidieron abandonar el caso por dos motivos fundamentales: uno, la presión judicial por parte de la jueza instructora que obligaba a todas las partes a pedir por escrito las diligencias en una nueva suerte de formalismo para evitar las supuestas filtraciones; y, dos, el no pago de sus emolumentos (ni un solo euro recibido) por parte de su cliente, que además les costaba dinero a través de los peculios mensuales, la compra de ropa y los viajes desde Zaragoza a Madrid o desde Madrid a Soto del Real. Es decir, que defender a Román les costaba dinero a ambos letrados.

Notivoli llevaba treinta años en la profesión y cuando este periódico lo telefoneó para preguntarse sobre la detención de Román en Zaragoza el abogado se mostró convencido de la inocencia del restaurador con un alegato ético: “yo no defiendo a asesinos, solo a inocentes” y cuando este periodista le replicó diciéndolo que lo tenía difícil, Notivoli le respondió: “si fuera fácil no lo llevaría yo”.

Javier Notivoli, César Román y Teresa Bueyes.

Dicen quienes acudieron a sus juicios que Notivoli se desenvolvía especialmente bien ante el jurado popular. El primer caso con jurado en el que se estrenó fue el conocido como crimen del bar Europa. Su cliente salió absuelto por falta de pruebas, y ante el juez, los jurados y el público que abarrotaba la sala, Javier Notivoli lloró de alegría.

Hacía las guardias del turno de oficio que otros compañeros no querían y empezó a defender a acusados de lo más variopinto. Siempre derecho penal y siempre defensas de casos perdidos.

Javier Notivoli era hijo y hermano de guardias civiles y esposo y yerno de procuradores. Quienes le trataron lo recuerdan "rocero, locuaz y muy vehemente en sus interrogatorios y exposiciones", por lo que se llevó alguna amonestación verbal de los tribunales por sobrepasar la barrera de lo políticamente correcto en una sala de vistas.

Notivoli era un letrado mediático, debido a los casos que llevaba, y forma parte de la crónica negra tanto de Aragón como a nivel nacional y siempre cogía el teléfono al periodista que le llamaba a horas intempestivas interesándose por cualquier caso de los que llevaba.

Otro de los casos conocidos que defendió Notivoli fue el de María Victoria Pinilla, alcaldesa de la Muela, condenada por la Audiencia de Zaragoza a 16 años de cárcel por delitos relacionados con la corrupción urbanística y la malversación de caudales públicos.

COMPARTIR: