20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ejecutivo de Sánchez prometió retirar a González Pacheco las cuatro medallas concedidas entre 1972 y 1982 pero no encontraron la vía legal

'Billy el Niño', el temido policía de la represión franquista, imputado por torturas

González Pacheco, 'BIlly el niño'
González Pacheco, 'BIlly el niño'
Antonio González Pacheco, más conocido como 'Billy el Niño', uno de los policías más temidos de la dictadura franquista, ha sido imputado por el Juzgado nº 49 de Madrid por torturas. La Jueza María Isabel Durántez Gil incoa diligencias previas "por el presunto delito de lesa humanidad" y remite las actuaciones al Ministerio Fiscal para que informe sobre la competencia del juzgado en el asunto. Pacheco también es reclamado por la justicia argentina.

El Juzgado nº 49 de Madrid ha admitido a trámite la querella por delito de torturas contra Antonio González Pacheco, más conocido como ‘Billy el Niño’, un policía símbolo de la represión de la dictadura franquista.

La Jueza María Isabel Durántez Gil incoa diligencias previas "por el presunto delito de lesa humanidad" y remite las actuaciones al Ministerio Fiscal para que informe sobre la competencia del juzgado en el asunto.

La querella fue interpuesta la pasada semana por Miguel Ángel Gómez, un exmilitante de la Liga Comunista Revolucionaria (LCR) que afirma que ‘Billy el Niño’ y otros cuatro policías de la temida Brigada Político-Social de la dictadura (Antonio Magro, Víctor Rodríguez, José Antonio Conde y Rafael Núñez) le habían sometido a torturas en dos ocasiones en 1971 y 1973.

Durante la segunda detención, según la querella, Gómez estuvo 7 días incomunicado en la Dirección General de Seguridad (DGS), una de las instituciones más temidas y represivas de la dictadura franquista, sede del actual Gobierno Autonómico de Madrid en la Puerta del Sol. Tras su paso por la DGS estuvo 15 días en enfermería debido a las secuelas físicas.

Se trata de la primera admisión a trámite de una querella por torturas en un contexto de crímenes de lesa humanidad contra González Pacheco. En los últimos meses las víctimas del expolicía han interpuesto hasta doce querellas contra él por torturas sufridas en el tardofranquismo, pero ninguna había sido admitida a trámite ya que muchos de estos delitos han prescrito por la Ley de Amnistía de 1977.

Antonio González Pacheco, 'Billy el Niño', en los 70.

Sin embargo, su figura ha sido objeto de artículos periodísticos que han recordado las sombras de su trayectoria policial. Además, en Argentina sí que se abrió un proceso contra él. El Juzgado Nº 1 de Buenos Aires lo imputó y ha pedido en varias ocasiones la extradición a nuestro país chochando siempre con la negativa de la Audiencia Nacional.

Los testimonios públicos de las víctimas de la represión han creado un relato oficial sobre la trayectoria de González Pacheco, hasta tal punto que el ejecutivo de Pedro Sánchez se planteó el retirarle las cuadro medallas que el policía recibió entre 1972 y 1982 y que suponen que la pensión vitalicia que percibe se vea incrementada un 50%.

El pasado mes de octubre, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, aseguró que el Ejecutivo continuaba buscando las fórmulas para la retirada de estas condecoraciones policiales y dijo en un acto público que ya tenía "absolutamente desarrollado" el texto normativo que la permitían en determinados casos, como podría ser el de la medalla pensionada de Billy el Niño. Todo esto, por el momento, se ha quedado en intenciones ya que la legislatura oficialmente ha terminado y el Ejecutivo no ha encontrado la manera de retirarle estas distinciones de forma ajustada a derecho.

González Pacheco, alias ‘Billy el Niño’ es el máximo representante de la parte más oscura del tardofranquismo y de los primeros años de la Transición, donde la represión a los grupos políticos opuestos al régimen eran lo habitual. Ahora, la Justicia por primera vez ha considerado que existen indicios suficientes para juzgar al tristemente célebre policía. El tiempo dirá, si una vez más, ‘Billy el Niño’ se libra de rendir cuentas de sus actos.

COMPARTIR: