29 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Quienes las han escuchado sostienen que pueden afectar a la estabilidad del Estado y la Monarquía

El Gobierno de Sánchez prepara un plan contra las nuevas grabaciones del excomisario Villarejo: las conversaciones privadas entre la reina Letizia y Javier López Madrid “el compiyogui”

La reina Letizia y Javier López Madrid en un montaje fotográfico.
La reina Letizia y Javier López Madrid en un montaje fotográfico.
Nadie sabe cuándo ni donde se publicarán, pero lo cierto es que el polémico comisario Villarejo guarda desde la cárcel algunas conversaciones grabadas entre la reina Letizia y Javier López Madrid. El gobierno espera se que hagan se públicas antes o después y prepara un gabinete de crisis para cuando ocurra. Este grupo de trabajo estaría encabezado por Pedro Sánchez, presidente del gobierno, junto a Carmen Calvo, vicepresidenta, Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior y Félix Sanz Roldán.

Analistas del ministerio de Interior valoran que la filtración de las conversaciones entre Corinna Zu Sayn-Wittgenstein y el propio Villarejo fue solo una llamada de atención del ex comisario, que, en realidad, guarda estas conversaciones entre López Madrid y la reina Letizia como un auténtico misil que impactaría en la línea de flotación de Felipe VI, hasta ahora alejado de la polémica que rodeó los últimos años de reinado de su padre Juan Carlos I.

Javier López Madrid, yerno de Juan Miguel Villar Mir, propietario de la constructora OHL, está implicado en varios asuntos, desde una acusación de acoso realizada por la dermatóloga Elisa Pinto hasta ayer, cuando se conoció que los investigadores del caso Púnica habían descubierto un apunte en la agenda del empresario en el que se refería al ex ministro Rafael Catalá como intermediario de una reunión para favorecer a la empresa Vimac en la concesión de contratos de construcción de la línea del AVE a Galicia.

Ya la periodista Ana Romero cuenta en su libro "El rey ante el espejo" parte de este episodio de las grabaciones entre la reina y el empresario, que se hicieron amigos cuando el rey Felipe VI los presentó en 2002. El monarca español y López Madrid coincidieron en un safari en Kenia a finales de los años 90. Pero la relación de López Madrid, ahora alejado de todos los círculos reales, ahora apartado de los mismos, fue muy estrecha, ya que es el padrino de uno de los hijos de la infanta Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarín.

En marzo de 2016, con motivo del escándalo de las tarjetas black de Bankia, ya se filtraron unos mensajes entre la reina y el ex consejero López Madrid, que se habrían producido dos años antes. El escándalo de las 'black' desveló que López Madrid figura en la lista de 86 directivos de la antigua Cajamadrid que utilizaron la tarjeta de la entidad, rescatada con dinero público, para efectuar gastos personales. En su caso, fueron 34.807 euros que devolvió inmediatamente cuando estalló el escándalo.

El empresario Javier López Madrid.

El 15 de octubre de 2014, el teléfono móvil del empresario registró el siguiente mensaje de su contacto "Ltzia": “Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso Javier. Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso compiyogui (miss you!!!)”. La reina y López Madrid coincidían en clases de yoga.

López Madrid está investigado por numerosos casos de corrupción

La constructora OHL está siendo investigada en varios casos de corrupción, como Gurtel, Lezo, Púnica y Bankia. Además, López Madrid fue señalado como cliente de Villarejo. De hecho, el comisario está en prisión tras ser señalado por Elisa Pinto como el hombre que la apuñaló en un calle de Madrid, mientras le decía: “López Madrid quiere que cierres la boca”.

El excomisario Villarejo yendo a los juzgados.

Villarejo siempre ha negado ser el agresor de la doctora aunque sí reconoció haberlo atendido, “era muy pesado, pero lo aguanté por si había riesgo para la Casa Real”, afirmó el excomisario ante la jueza que lo interrogó. Villarejo está acusado de blanqueo de capitales, organización criminal y cohecho. “El compiyogui” fue condenado a seis meses de prisión por el caso de las tarjetas black de Cajamadrid.

COMPARTIR: