06 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Aunque las calefacciones de los centros funcionan, las puertas y ventanas se dejan abiertas continuamente para ventilar y prevenir el Coronavirus

Los colegios piden a los alumnos llevar mantas y abrigos por la apertura de ventanas en las aulas

Durante este curso, las ventanas de las aulas permanecerán abiertas.
Durante este curso, las ventanas de las aulas permanecerán abiertas.
Entre las medidas de seguridad más polémicas para prevenir la pandemia, en el ámbito educativo destaca la apertura continua de ventanas en las aulas. En este sentido, los centros educativos están realizando recomendaciones a sus alumnos para protegerse del frío. En el caso de Castilla-La Mancha, a través de plataformas como Educamos CLM, habilitada por la Consejería de Educación manchega, algunos institutos han sugerido a sus alumnos llevar mantas y gorros de abrigo a clase.

El coronavirus ha marcado el inicio del curso escolar. En centros académicos de todos los niveles se han implementado medidas de seguridad y protocolos de actuación que alumnos y docentes tienen que acatar. Turnos rotativos, distancia de seguridad, equipos tecnológicos forrados con plástico, gel hidroalcohólico… todos estos elementos constituyen la “nueva normalidad” en las aulas.

Sin embargo, las iniciativas que se están poniendo en marcha para prevenir posibles contagios también generan contrapartidas que, en algunos casos, están derivando en grandes polémicas entre los centros educativos y las asociaciones de padres. Una de ellas es la decisión de mantener las ventanas de las aulas abiertas para potenciar la ventilación de las clases mientras la calefacción está conectada, algo que ha despertado la discrepancia en varios sectores, especialmente teniendo en cuenta la bajada de las temperaturas aparejada al inicio del invierno.

En comunidades autónomas como Castilla-La Mancha, ya existen agentes que se han pronunciado en lo que respecta a esta problemática a través de la plataforma Educamos CLM, un entorno educativo de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de esta comunidad para interconectar a alumnos, padres y profesores,

Y es que, según ha podido saber elcierredigital.com, algunos de los centros educativos manchegos han utilizado esta plataforma para hacer recomendaciones a su alumnado sobre cómo se debe actuar en relación con la apertura de las ventanas de las aulas al tiempo que la calefacción continúa funcionando. Las más controversiales se han emitido desde centros de secundaria ubicados en la localidad de Talavera de la Reina.

En este sentido, algunos de ellos ya han informado a su personal docente, trabajadores y alumnos de que, en vista de que las ventanas permanecerán abiertas durante todo el periodo lectivo para prevenir el Coronavirus, se les recomienda vestir con varias capas de ropa para protegerse del frío e incluso, en el caso del alumnado, se les permitirá llevar a clase gorros de abrigo o mantas de viaje, pero no gorras de visera.

Los alumnos tendrán que soportar el frío en las aulas durante todo el invierno.

Según informan a este medio fuentes cercanas del contexto educativo manchego, en las semanas precedentes a esta disposición, se había planteado la posibilidad de incorporar unos filtros para purificar el aire en las aulas, de manera que no se tuvieran que mantener constantemente las ventanas abiertas.

Para ello, “se había pedido la colaboración de los padres y asociaciones de alumnos para sufragar el gasto de ese tipo de aparatos”, apuntan los mismos informantes. El alto precio que tienen los aparatos habría sido el motivo por el que esta posible solución se ha desestimado en un principio.

De acuerdo con estas informaciones, por el momento los centros educativos talaveranos están manteniendo sus ventanas abiertas y “parece ser que esa va a ser la tónica general que va a predominar durante todo el invierno”, sentencian fuentes del ámbito docente a elcierredigital.com. Este hecho se ha constatado no solo en Castilla-La Mancha, sino también en buena parte de los centros docentes de nuestro país. Asimismo, no se restringe exclusivamente a la esfera educativa, sino que se está observando con cada vez más frecuencia en diversos entornos profesionales y establecimientos.

En cualquier caso, queda ver la reacción de asociaciones de padres, así como de otras entidades educativas ante esta disposición, pues el malestar está creciendo exponencialmente y amenaza con dispararse a medida que se recrudezcan las condiciones climáticas invernales.

COMPARTIR: