05 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La matriarca del clan ha trasladado su domicilio desde Aravaca a un chalet en El Puerto de Santa María valorado en cerca de un millón de euros

Las excelsas vacaciones de los Ruiz Mateos: Teresa Rivero rodeada de sus hijas y los seis varones en la cárcel

Exclusiva Chalet de Vistahermosa donde veranea Teresa Rivero.
Chalet de Vistahermosa donde veranea Teresa Rivero.
Teresa Rivero, viuda de José María Ruiz Mateos, veranea rodeada de parte de sus hijas y de sus nietos en la casa de la familia, un chalet de El Puerto de Santa María, en la lujosa urbanización Vistahermosa donde las casas cuestan entre 500.000 euros y 1 millón y en alquiler unos 3.000 euros mensuales. Mientras, la Audiencia Nacional continúa investigando el destino de unos 5.000 millones de euros, cantidad que se estima que podria haber desviado José María Ruiz Mateos y sus hijos.

La familia Ruiz Mateos veranea como  todos los años en Vistahermosa, en el Puerto de Santamaría, en el chalet que fue del patriarca fallecido, José María Ruiz Mateos y que ahora disfruta su viuda, Teresa Rivero, ya que ha decidido vivir allí todo el año.

Actualmente Teresa Rivero la viuda de Ruiz Mateos, que fue desahuciada de su domicilio en Madrid, en Aravaca, donde vivía con uno de sus hijos, reside en este chalet con algunas de sus hijas y nietos. Teresa Rivero ya pasó allí la nochevieja y ahora ha establecido su residencia habitual.

El chalet de El Puerto de Santa María está ubicada en la avenida de Eduardo y Felipe Osborne, en la urbanización Vistahermosa, que es una de la más lujosas de el Puerto de Santa Maria. Según fuentes cercanas a la familia en el mes de julio y agosto Teresa Rivero veranea con algunas de sus hijas y algunos de sus nietos. Estas hijas fueron las que escribieron varios correos electrónicos a propósito de la herencia del patriarca y fueron intervenidos por la UDEF e incorporados a la causa que se sigue contra los hijos de Ruiz Mateos en la Audiencia Nacional. 

Teresa Rivero, la viuda del empresario José María Ruiz-Mateos dueño del holding Rumasa, ha decidido vivir en su tierra natal de Cádiz. La jerezana se ha trasladado a vivir al Puerto de Santamaría donde los dueños de Nueva Rumasa tienen aún propiedades. En concreto, en un chalet de la lujosa y conocida urbanización Vistahermosa. 

Este complejo de viviendas fue creado por Eduardo y Felipe Osborne en un terreno heredado de su padre, Roberto Osborne, fundador junto a su hermano Tomás de las empresas Cruz del Campo y Conservas del Sur.

Teresa Rivero en su anterior casa de Aravaca.

El complejo Vistahermosa “fue una urbanización adelantada a su tiempo, ya que a pesar de haber sido levantada en unos años en los que las leyes no eran tan exigentes con aspectos como el respeto al medio ambiente, se diseñó para mantener un importante número de hectáreas de zonas verdes que hoy en día siguen en perfecto estado”, según publicitaban en su día los medios locales.

En un chalet de esta urbanización la matriarca puede estar bien cuidada, ya que allí tiene el apoyo de varias de sus hijas que viven muy cerca de esta residencia. Un chalet como el que ahora ocupa la matriarca de la saga Ruiz Mateos, puede costar entre 500.000 y 900.000 euros en compra y unos 3.000 euros mensuales en alquiler.

Pero en esta familia supuestamente nadie trabaja ni cotiza a la Seguridad Social y Teresa Rivero no es beneficiaria de ninguna pensión. Los seis hermanos varones Ruiz Mateos siguen en la cárcel Aranjuez, mientras que en la Audiencia Nacional sigue sin dictarse apertura de juicio oral sobre la supuesta estafa de los pagarés de Nueva Rumasa, donde presuntamente recaudaron más de 600 millones de euros a unos 4.000 inversores que confiaron en el buen nombre del patriarca de la familia, José María Ruiz Mateos y Jiménez de Tejada.

 El próximo juicio al que tendrán que enfrentarse los seis hermanos varones serán en noviembre, por delito fiscal. Pablo, Zoilo, José María, Javier, Alfonso y Álvaro irán a juicio en Palma de Mallorca, acusados de delito fiscal en la compra del hotel Beverly Playa Paguera de Mallorca en 2008.

5.000 millones de euros

Según algunas estimaciones la herencia de José María Ruiz Mateos se estimaría en unos 5.000 millones de euros divididos en propiedades, empresas ocultas y testaferros en parísos fiscales. Parte de ese dinero lo habrían invertido en resturantes de famosas franquicias. Sin embargo, pese a la crisis motivada por el COVID-19 y los restaurantes cerrados no se han declarado en quiebra.

El informe manejado por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Comisaría General de Policía Judicial (UDEF)  que sirvió de base para comenzar la investigación recoge los negocios en el extranjero de la familia Ruiz-Mateos recoge los nombres de un puñado de testaferros que dirigen los negocios manejados por los seis hermanos Ruiz Mateos.

Según este documento, los Ruiz Mateos han tenido a un grupo de personas “clave” para mover sus negocios e inversiones fuera de España, por medio mundo. Los principales testaferros están en la pequeña república de Belice, frontera con México, según el voluminoso informe elaborado por la agencia Crossword que ahora estudia la UDEF.

Allí, una conocida gestora, Cynthia Buchanan de Raveneau, está en el centro de un conglomerado de compañías. Buchanan, que también opera desde Miami, “está muy bien relacionada con círculos políticos y económicos”, dice el dossier.

El complejo entramado societario tiene la clave en la sociedad Alpine Enterprises Ltd, una empresa que participa en varias sociedades de Nueva Rumasa. En su consejo de administración se sientan De Raveneau, Luis Antonio Davis y Pamela Damaris Hall. Los tres también forman parte de Bridge Investments Club (firma de inversiones en países offshore) y tienen cargos directivos en la sociedad Le Baron Capital Inc, con sede en Panamá y directamente vinculada a Baron Capital Management, de Nueva York, dedicada a la gestión de fondos de inversión y vinculada directamente a un sobrino de los Ruiz-Mateos.

Todos los testaferros citados en el informe Crossword son de nacionalidad panameña, lo mismo que Silvia Clarke, una colaboradora de De Ravenau. Clarke, señala el informe, “es gestora de banca de inversión offshore a nivel mundial, con conexiones en Rusia, Singapur, Chipre, Belice, Costa Rica, Islas Vírgenes Británicas y Tórtola. Está vinculada al banco USB, agencia de Suiza”. Una de las compañías de inversión que controla este grupo de testaferros para mover dinero es Terremark Worlwide Inc, con sede en Miami.

El 26 de junio de 1996, la sociedad Morgan & Morgan Trust Corporation Ltd constituía fiduciariamente en Belice la sociedad Lerton Holdings “en representación de José María Ruiz-Mateos de Tejada”. Morgan & Morgan era un bufete de abogados utilizado normalmente por el patriarca de la familia para crear empresas. Lerton Holdings, por su parte, que se haría con la propiedad absoluta de todo el grupo Dhul de Nueva Rumasa, dio poderes a un andorrano, Daniel Arqués i Tomàs, según una escritura de un notario de Ginebra. Según parece, Arqués pertenece a la estructura de Banc de Crèdit Andorrà y “fue detectado en Ginebra (Suiza) en octubre de 2013 en el despacho de Joëlle Knopfel.

Knopfel, abogada de profesión, fue la encargada de tejer la maraña legal para vender el grupo Nueva Rumasa a un precio simbólico al liquidador Ángel de Cabo. En esta ocasión, la abogada “vendió la sociedad holandesa Dhul Holdings BV, con domicilio en Ámsterdam, a las sociedades Back in Business 2011, Zendia Hispania, Gerbersa Inversiones y Mundelca”. También le vendió la sociedad Ceslow Business Cop, de Belice, propietaria de las Bodegas Teresa Rivero SA, y varios activos más.

  Alfonso Ruiz Mateos en cuya casa vivía la matriarca de los Ruiz Mateos.

La letrada suiza era una persona a la que los Ruiz-Mateos utilizaban para controlar sociedades en paraísos fiscales y para canalizar fondos, supuestamente, hacia Liechtenstein. Su cuartel general está en Ginebra, pero tiene oficina en Vaduz y Ámsterdam. Según se desprende del informe de Crossword, Knopfel fue una de las supervisoras de la venta de Nueva Rumasa a Ángel de Cabo para liquidar el holding. Los detectives localizaron también 18 empresas de Belice vinculadas a los Ruiz Mateos en las que tiene firma y apoderamiento la abogada Joëlle Knopfel.

Una idea de la complicada ingeniería empresarial utilizada por Ruiz-Mateos la da el hecho de que en el año 2000 crea en Panamá la sociedad Lerton Enterprises Corp, también a través del despacho Morgan & Morgan. El consejo de administración de la nueva empresa está formado por tres empresas: Matabor, Miakunal y Mardeco.

Los detectives otorgan un papel primordial en la red exterior de los Ruiz-Mateos a los suizos Nicolás Faure, Joëlle Knopfle, Eric Guilloud y Rolf Inhof, además de los tres centroamericanos citados (De Raveneau, Davis y Hall). Pero también destaca el papel de Noelie Gbteie, de la República de Benin, o el centroamericano David Paniagua Carrillo. Se señala también a Rufino Martín Maestro, de quien se dice que es “administrador único de la sociedad Janer & Bailly, empresa sin actividad, y apoderado de una cuenta bancaria de esa sociedad en el Banco Etcheverría. A través de esa cuenta, la mercantil Janer & Bailly recibió 78 millones de euros procedentes de la sociedad Bardajera [esta sociedad controlaba el dinero obtenido por los pagarés de Nueva Rumasa]”. Rufino Martín Maestro también tenía poderes en Lerton Holdings, la propietaria de las marcas del Grupo Dhul.

Gran parte de las compañías matrices que controlaban Nueva Rumasa se encontraban fuera de España y, concretamente en Belice, un país caribeño. El informe Crossword enumera unos cuantos fondos y sociedades en el extranjero controlada por el sobrino de José María Ruiz Mateos: Barton Asset Fund Institutional Class, Baron Emerging Marxets Fund, Baron Fitth Avenue Growth Gund, Baron Focused Growsed Fund, Baron I Oportinity Fund, Baron Real Estate Fund… y así hasta un total de 18 fondos. Pero hay más: también tiene apoderamiento en los fondos de inversión Stichting Asamur 1, Stichting Asamur 2, Srichting Asamur 3. El epígrafe Asamur se corresponde con el nombre de Rumasa al revés.

El dossier de Crossword sostiene que Alfonso Baron creó una fundación llamada Stiftung Für Internationale Zusammenarbeit para la familia Ruiz-Mateos, domiciliada en Ginebra y ramificaciones en Liechtenstein, en la que figura él como presidente, Joëlle Knopfel como secretaria, el alemán Mathias Pérez como vicepresidente y la venezolana Ilma Nyerges como vocal.

Además, algunos hechos desmienten las supuestas penurias económicas de la familia, ya que poco antes de entrar en la cárcel de Aranjuez José María Junior pudo recuperar su casa embargada gracias a la intervención de su cuñado Joaquin Bohórquez que pagó algo más de 800.000 euros por ella. Sin embargo, la casa en la que vivía Teresa Rivero junto a su hijo Alfonso sí fue desahuciada por dos bancos.

"Estamos arruinados"

El pasado septiembre de 2019  durante el juicio por estafa en la compra del hotel Eurocalas de Mallorca, uno de los hermanos Ruiz Mateos, José María Junior aseguró que tras la quiebra de Nueva Rumasa lo perdieron todo. “No tenemos nada, nuestras casas están hipotecadas, ejecutadas y embargadas; y no tenemos absolutamente patrimonio de ningún tipo, a pesar de las calumnias, estamos arruinados”, declaró José María Junior.

Finca de Agustín Figueroa en Los Santos de la Hunosa.

Sin embargo los Ruiz Mateos son propietarios mediante sociedades interpuestas de una decena de restaurantes en toda España, la mayoría cerrados todavía por el COVID-19, también tiene la bodega Marqués de Campo Nuble hoy llamada Nubori y adquirida en concurso de acreedores por Javier Ruiz Mateos y su suegro Manuel Mateos por 3.5 millones de euros, también Radio Libertad, supuestamente de Carmen Lovelle y su hija Sonia.

La Audiencia Nacional todavía investiga en el entorno de los Ruiz Mateos para saber quienes actuaron y actúan todavía de testaferros de la familia. Cristina Figueroa, la esposa de José María jr. para evitar la presiones de los acreedores después del escándalo por la recompra de la casa de Aravaca que salió a subasta, vive actualmente en una finca de su padre, Agustín Figueroa, en Los Santos de la Humosa y sigue veraneando en Sotogrande como siempre en otra casa que supuestamente continúa siendo de su propiedad. 

COMPARTIR: