16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El escrito aportado al Juzgado por el centro de estética indica que sufrió "fascitis necrotizante, una complicación infecciosa" que la llevó al coma

Caso Silvia Idalia: El Informe pericial de CEME concluye que la infección fue "ajena a la clínica" y "no hubo mala praxis"

El Cierre Digital en Silvia Idalia.
Silvia Idalia. / La mujer que quedó en coma tras somerte a tres operaciones estéticas.
El caso de Silvia Idalia puede dar un giro según el informe pericial aportado por la defensa de la clínica CEME, que asegura que la infección que la condujo al coma fue provocada por bacterias "procedentes de la microbiota (flora) de la paciente". El documento, elaborado por el doctor Javier Cobo Reinoso, Jefe de Sección del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, mantiene que Silvia sufrió "una complicación infecciosa denominada fascitis necrotizante".

El caso de Silvia Idalia, la mujer que tras someterse a una operación estética en la clínica CEME sufrió una infección generalizada por la que fue ingresada en estado grave en el Hospital de La Paz de Madrid, puede dar un giro importante. 

La defensa del Centro Europeo de Cirugía Plástica y Estética S.L. ha pedido al Juzgado de Instrucción nº 46 de Madrid que se incluya en la causa un informe pericial a cargo del doctor Francisco Javier Cobo Reinoso, Jefe de Sección del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal.

Según el informe, Silvia sufrió "una complicación infecciosa denominada fascitis necrotizante, descrita previamente tras los procedimientos de cirugía plástica, pero excepcional". 

El trabajo del doctor Cobo Reino resuelve que "las bacterias implicadas en la fascitis necrotizante sufrida por la paciente no son de adquisición hospitalaria ni transmitidas a partir de personal o el entorno sanitario, sino procedentes de la microbiota (flora) de la paciente". 

Se señala así que "el diagnóstico de la fascitis necrotizante puede ser difícil de establecer en las primeras horas o días de su presentación, pues los signos locales (crepitación, necrosis, dolor desproporcionado a la palpación) en la zona intervenida pueden aparecer después de manifestaciones generales inespecíficas (fiebre, malestar)".

Silvia Idalia. 

El informe señala que "la paciente fue atendida en el hospital Pío XII-CEME, realizándose exploración de las heridas, tomas de constantes y exploraciones analíticas y al detectarse signos generales de afectación general (sistémica) se procedió a su traslado a un centro de mayor complejidad".

El informe concluye que "de la documentación revisada no se deduce infracción de la lex artis médica en los profesionales sanitarios que atendieron a la paciente hasta su traslado al Hospital La Paz".

En coma tras una operación estética 

El pasado mes de mayo, Silvia Idalia se quedaba en coma después de someterse a una triple cirugía estética en la Clínica CEME (Centro Europeo Médico Estético) en Madrid. Tras el ingreso de la joven en el hospital, su familia decidió denunciar por presunta negligencia médica.

Los primeros en aportar testimonio fueron los médicos encargados de la cirugía de la mujer (34 años), que se negaron a responder a las preguntas realizadas por la acusación aunque sí lo hicieron con las de su abogado, afirmando que el procedimiento “salió correcto y perfecto” y que “la chica no tenía nada”, mostrándose sorprendidos ante el “misterioso” ingreso de la joven en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) el pasado 6 de mayo.

La intervención tuvo lugar el 29 de abril en la clínica CEME y, tras recibir el alta, sufrió una grave infección que le provocó el ingreso en el Hospital de La Paz y el posterior estado de coma inducido.

El Juzgado de Instrucción numero 46 de Madrid lleva a cabo una investigación sobre lo ocurrido en esta intervención estética realizada en la clínica CEME y tiene investigados a dos facultativos de la misma por un posible delito de lesiones por imprudencia en el caso de Silvia Idalia.

Fuentes directas de la dirección de la clínica informaron a elcierredigital.com que "Silvia está mejorando, por lo que se le ha rebajado la sedación y ya se ha comunicado con los médicos". Según la información facilitada, "los facultativos han indicado que, tras la recuperación, el siguiente paso será preparar la zona dañada para llevar a cabo injertos de piel".

Clínica CEME 

La dirección de la clínica CEME se quejaba en su momento a elcierredigital.com de que están “sufriendo un daño mediático enorme". Afirmaba que "lo de Silvia es una desgracia pero se operó correctamente y lo que ha sufrido es una infección postoperatoria". Y aseguraban que, en lo que a ellos respecta, "Silvia fue operada por un cirujano en un hospital con todas las garantías y con todas las revisiones correspondientes, la bacteria que le causó septicemia no tiene nada que ver con una mala praxis por parte de la clínica”.

Rafa Tena, dueño de CEME, en un vídeo publicado en YouTube.

La dirección de la clínica siempre ha sostenido que cuentan con "audios de la paciente saliendo de la clínica y pidiendo cita para revisión porque se encontraba bien". Relatan que “le dio fiebre y vino a la revisión, al día siguiente se encontraba mal y se le dio cita en el hospital en el que estaba el cirujano que la había operado. Tras once horas en revisión y monitorizada, Silvia Idalia mejoró, se le dio el alta sin tener fiebre y tras varias pruebas. Al día siguiente, tras volver a empeorar, se la derivó al Hospital de la Paz por el Samur", señalan.

Los responsables de CEME reiteran a elcierredigital.com que, en la medida en que lo que puedan, ayudarán a la paciente: “Lo que queremos es que Silvia se ponga bien”. La clínica ha superado las tres inspecciones realizadas tras la denuncia interpuesta en los Juzgados por la familia de Silvia Idalia.

La dirección del centro afirmó que había denunciado en los juzgados "por un delito contra el derecho al honor" a los responsables de la 'página de afectados por CEME', creada en la red social Facebook tras supuestos problemas en sus operaciones estéticas. Los responsables de CEME concluyen: “No hemos ocultado nada que haya sido consecuencia de mala praxis. Como clínica, somos la más grande de España, con una larga trayectoria en experiencia y casos de éxito.”

Ahora, este informe pericial podría dar un vuelco al caso ya que confirmaría que en la infección no hay responsabilidad alguna de la clínica estética. 

COMPARTIR: