27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exsecretario y exviceministro de la Embajada de España en Moscú explica los intereses que se esconden tras estas tensiones internacionales

García-Valdecasas, embajador: "El conflicto de Ucrania se presta a la manipulación de sectores interesados"

Ignacio García-Valdecasas.
Ignacio García-Valdecasas.
A propósito de las permanentes tensiones internacionales por la intención de Rusia de que Ucrania no se una a la alianza defensiva de la OTAN, elcierredigital.com analiza junto al diplomático Ignacio García-Valdecasas las claves del conflicto. El que fuera secretario y viceministro consejero de la Embajada de España en Moscú, de 2013 hasta 2015, explica lo que podría desencadenar esta creciente tensión política mundial con epicentro en estos países del este.

El diplomático Ignacio García-Valdecasas Fernández, de larga y reconocida trayectoria profesional, guarda una estrecha conexión con Rusia que comenzó con sus estudios de este idioma al lado de Juan Antonio Samaranch, mientras este preparaba las olimpiadas como presidente del COI, y que se afianzó cuando ejerció como secretario de la embajada española en la Unión Soviética entre 1981 y 1985. Posteriormente, regresó como ministro consejero número dos de esta Embajada en el 2013 y hasta 2015.

Hoy, García-Valdecasas analiza en una entrevista con elcierredigital.com las claves para entender el conflicto internacional del que Rusia y Ucrania son protagonistas, motivado por la intención del presidente ruso Vladimir Putin de que la República de Ucrania no se una a la alianza defensiva de la OTAN.

-¿Existe un riesgo real de que se produzca un enfrentamiento armado?

-Creo que no hay un riesgo alto de enfrentamiento armado, al menos generalizado. Lo que sí es posible es que haya algún movimiento por parte de Rusia, ya sea en terreno político-diplomático al reconocer la independencia de las repúblicas prorrusas de la Cuenca del Don (Dombás) o haciendo una incursión limitada en Ucrania. Pero, le repito no creo que haya un conflicto generalizado.

-En caso de iniciarse este enfrentamiento entre Ucrania y Rusia, ¿qué respuesta tendría Occidente?

-Ya ha habido una respuesta por parte de Estados Unidos al enviar material y armamento al Gobierno de Ucrania, que de esta manera ya ha logrado colocar en una posición estratégica. Pero en todo caso, sí habrá un incremento en las acciones de carácter económico. Por ejemplo, bloquear a Rusia del SWIFT (Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales) sería una de las posibilidades de actuación. Esto le afectaría gravemente al Gobierno ruso, pero me imagino que Putin tendrá prevista alguna salida ante esta situación.

Ignacio García-Valdecasas Fernández.

-En estos momentos, ¿qué es lo que comparten Rusia y Ucrania?

-Ucrania es un país que nunca fue independiente antes de la disolución de la Unión Soviética. Tiene cuatro partes diferenciadas: Está la parte histórica, que es Kiev y sus alrededores donde se habla ucraniano; la Cuenca del Don (Dombás) ,donde se habla ruso –y que siempre fue rusa–; el sur (Crimea y la ribera del mar Negro), que conquistó Catalina La Grande a los turcos y los tártaros –llamándola Nueva Rusia– y la última incorporada a Ucrania, que es la Ucrania Transcarpática católica, que nunca perteneció a Rusia y siempre había formado parte de Polonia o del imperio polaco-lituano o del austrohúngaro.

Para que los españoles lo entendamos mejor, Kiev es Asturias para el pueblo ruso y Crimea es Granada. Antes de que existiera Rusia existió el Rus –palabra antigua para denominar el nacimiento de los pueblos eslavos rusos–. Y la Rusia moderna es Rosía, así su adjetivo es rosiski. Ucrania para el ruso es una parte esencial de la propia Rusia por su historia.

-Vladímir Putin ha dejado claro que no contempla la anexión de Ucrania a la OTAN, ¿por qué considera una amenaza la influencia de esta organización sobre Ucrania?

-La teoría realista de las relaciones internacionales dice que a las grandes potencias no les gusta tener vecinos que pertenecen a alianzas no amigas. Le voy a poner un ejemplo para comprender lo ocurrido en Kiev en 2014.

Imaginémonos que en Canadá ese año hubiera sido elegido democráticamente un presidente canadiense pronorteamericano quien se había enfrentado a una revuelta de canadienses prorrusos que no estaban contentos con su elección. Los revoltosos en Ottawa recibieron las visitas de senadores rusos acompañados de amigos venezolanos y nicaragüenses. Finalmente la revuelta ocasionada y los países extranjeros que les ayudaron provocan que el legítimo presidente pronorteamericano tenga que renunciar y refugiarse en Washington. Le sucede un presidente prorruso y antinorteamericano en Ottawa, Canadá. Se trata de una explicación esquemática, pero tiene la ventaja de que es fácil de entender.

Vladímir Putin.

-¿Puede evitar Rusia que Ucrania se una a la OTAN como ya hizo en 2013 con el tratado con la Unión Europea?

-El caso de la Unión Europea es singular. Por entonces le ofreció a Ucrania una asociación dentro del partenariado euro-oriental que, a largo plazo, podría llegar a convertirse en la adhesión a la Unión Europea. El entonces presidente Yanukovic jugó a dos bandas, pues también se acercó a Rusia. Algunos ucranianos prorrusos dudaban de si querían unirse a Europa, pues les traería beneficios económicos. Esto originó lo que pasó en el Maidán en 2014, que terminó con la revuelta de las repúblicas de la cuenca del Don, la ocupación militar en Crimea y la incorporación de Crimea a la República Rusa.

-Como diplomático, ¿cómo diría que se podría poner fin a esta tensión internacional?

-Me parece bastante acertada la propuesta del Gobierno de España, respaldada por el Partido Popular, de que lo fundamental es la vía diplomática. Yo diría que cuantas menos intervenciones exteriores se produzcan en Ucrania, mejor será. Por lo menos, se disminuiría esta tensión.

-Moscú tiene hasta 100.000 soldados en las fronteras con Ucrania. ¿Putin apoyaría a los rebeldes en un posible amago de ataque?

-Rusia podría intervenir si ve en peligro la posición de los prorrusos. Hay que recordar que Stalin nunca estuvo de acuerdo con Lenin en que se les diera a las repúblicas soviéticas el derecho a la autodeterminación, aunque lo aceptó en la constitución soviética. Sin embargo, las fronteras las dibujó personalmente Stalin, y fue poniendo bombas de relojería en todas partes por si alguna vez el dominio del partido comunista se debilitaba y había alguna república que intentara independizarse de la Unión Soviética. Una de las cosas que hizo fue colocar la cuenca del Don en Ucrania, para que esta no fuera solo una república agraria y tuviera también un fuerte componente industrial y que hubiera proletarios.

-¿Qué le diría a los lectores de elcierredigital.com para que pudieran entender y sacar sus propias conclusiones de este conflicto?

En todos estos conflictos es importante el contexto histórico y geográfico. De no conocerlos, uno se presta a la manipulación de ciertos sectores interesados.

COMPARTIR: