25 de febrero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ha conseguido que el Juez estime su petición para ampliar de dos a tres días semanales las salidas autorizadas de la cárcel de Brieva, en Ávila

Repasamos la vida de Iñaki Urdangarin tras cumplir 52 años y a punto de obtener el tercer grado

Iñaki Urdangarin.
Iñaki Urdangarin.

Chiqui, como es conocido familiarmente, nació en Zumárraga (Guipúzcoa), el 15 enero de 1968. Es el sexto de los siete hijos del que fuera presidente de la Caja Vital de Ahorros de Álava, el ingeniero industrial Juan María Urdangarín Berriochoa, y de Claire Liebaert Courtain. Iñaki estudió algún curso de Empresariales en la Universidad de Barcelona, carrera que nunca ha terminado oficialmente, pero que le sirvió para realizar un master de MBA (Administración y Dirección de Empresas) en Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (ESADE), ubicada en la Ciudad Condal.

Tras su matrimonio con la Infanta Cristina el 4 de octubre de 1997 en la catedral de Barcelona, adquirió el título nobiliario de duque de Palma de Mallorca. Desde entonces, ha sido responsable del programa de cooperación internacional en la Fundación La Caixa, precisamente donde trabaja su esposa. También fue nombrado vicepresidente primero del Comité Olímpico Español (COE), organismo donde tomó cargo en febrero de 2004 y en el que estuvo hasta noviembre de 2005, año en el que desapareció de la cúpula directiva tras decidir a última hora no presentarse a la candidatura a la presidencia del COE, al comprobar que no contaba con el apoyo mayoritario de las federaciones más poderosas. Durante el año y medio que estuvo como vicepresidente del COE, al frente de la Comisión de Alta Competición, fue protagonista de una intensa polémica ya que dos vicepresidentes de este organismo (Juan Álvarez, presidente de la Federación de Motociclismo, y Rafael Blanco, presidente de la Federación de Natación) solicitaron que el cargo de Urdangarín fuera incompatible “con sus negocios en empresas que gestionan o detentan derechos de federaciones nacionales y de organismos públicos”. El marido de la infanta Cristina comenzó a ocupar cargos de consultoría deportiva tan sólo un mes después de abandonar el balonmano profesional en activo, en marzo de 2001.

También tras su relación real fue contratado en el año 2001 como director de planificación y desarrollo de la empresa Octagón Esedos S.L. Esta multinacional norteamericana dedicada a la organización de espectáculos deportivos, que absorbió en el año 2001 a la empresa catalana Esedos, ha llevado la representación de los tenistas Conchita Martínez y Tommy Robredo, así como los derechos de la Federación Española de Tenis, a la cual ayudó en la organización de la final de la Copa Davis celebrada en Barcelona en el año 2000. Una de sus filiales es Motor Press Ibérica S.A., donde Urdangarín aparece como consejero en esta sociedad que edita, entre otras, las revistas Autopista, decana de las publicaciones de coches en España, Coche Actual, Automóvil, Autovía, Auto Verde 4X4, Motor Clásico, Motociclismo, La Moto, Ciclismo a fondo, Bike a fondo, Tennis a fondo, Ecuestre, Navegar, Avión Revue, Transporte Mundial, Connect, Sport Life o Men´s Health.

Boda de Iñaki y la Infanta Cristina en 1997. 

El duque de Palma de Mallorca fue reconfirmado en su cargo de administrador del grupo a finales de noviembre de 2005, por otros cinco años más. Meses antes había abandonado el consejo de administración de otra empresa de intermediación deportiva, la Agency Sports & Entertainment, donde estuvo un tiempo al lado del ex vicepresidente del Fútbol Club Barcelona, Gabriel Masfurroll Lacambra, quien preside esta sociedad.

Aprendiz de brujo de los negocios

Chiqui Urdangarín figuró a su vez como accionista de una empresa de asesoramiento y relaciones públicas de nombre Namasté 97, S.L., ya extinguida, que creó en Barcelona en el año 2002 junto a su mujer y dos de sus hijos, Juan y Pablo, que figuraban como accionistas. Su domicilio lo situó en la calle Santa Rosa, número 32, en la localidad barcelonesa de Esplugues de Llobregat y donde también figuraba como socio el empresario publicitario Juan Cusco Carbo, a su vez presidente de Octagon Esedos. Esta fijación de Chiqui por las relaciones públicas, fue su única salida profesional paralela al deporte antes del noviazgo con la infanta Cristina, que le llevó a constituir, aun siendo jugador de la sección de balonmano del FC Barcelona, la empresa Avibó S.A., junto con otros deportistas. Esta sociedad regentaba el conocido restaurante “Pou”, en la Ciudad Condal. Un lugar de encuentros de la “gente guapa” de Barcelona y de sus compañeros pijos del Esade. Precisamente, con algunos de éstos ha figurado como consejero en distintas sociedades como: Sport e Formazione S.L. (servicios financieros a empresas), Odont Mad S.L. (clínicas de odontología y estomatología), Dentiform XXI S.L. (enseñanza no superior de formación y perfeccionamiento profesional) y Dentipartners SL (servicios financieros a empresas), todas ellas creadas en el año 2003 y con domicilio en la barcelonesa calle de Balmes, número 224. En estas sociedades figuraban profesores del Esade, como Carlo María Gallucci, Francisco Delgado Ruiz y Juan Emilio Santiago Caracho.  

Pie de la foto Claire Liebaert. 

A su vez, como otros nuevos potentados, se introdujo de lleno en el negocio inmobiliario, con distintas propiedades repartidas por la isla de Mallorca. Lo hizo a través de su sociedad Aizoon SL, de la que es administrador único, y con la que posee varios pisos, locales y garajes en la zona del centro de Palma de Mallorca. Esta sociedad fue creada por Urdangarín en febrero de 2003 y con un capital social de tan sólo 3.006 euros. Su domicilio social se situó inicialmente en Barcelona, en la calle Balmes, número 224, que más tarde trasladó a su vivienda conyugal en la calle Elisenda de Pinos, número 13, en el exclusivo barrio de Pedralbes, en la zona alta de la Ciudad Condal, barrio en el que ya vivían en un piso de lujo de unos 300 metros.

Con la sociedad Aizoon, cuyo objeto social era el “servicio de consultoría y asesoramiento en gestión de empresas centrado en la realización de planes estratégicos, planes comerciales y dirección de proyectos, así como la compra venta y arrendamiento de bienes inmuebles”, Iñaki Urdangarín se introdujo de lleno en el mundo del ladrillo. Así, en junio de 2007, gracias a una ampliación de capital, entró en el accionariado de la empresa inmobiliaria Mixta África S.A., que preside el ex ministro catalán del PP, Josep Piqué Camps, su nuevo socio. El duque de Palma posee una cuota inferior al uno por ciento dentro de un capital social que suma la cifra de 1.885.906 euros. En la misma operación, los fondos de Morgan Stanley suscribieron la ampliación por el 4,3 por ciento del capital y varios inversores privados alcanzaron el 33 por ciento pagando 20 millones de euros. La empresa Aizoon de Urdangarín ha sufrió dos reclamaciones administrativas de la Seguridad Social: un procedimiento ejecutivo (23/05/2007) y un embrago (3/09/2007).

El origen del Caso Noos

Pero donde la figura pública del yerno del Rey Juan Carlos de Borbón más problemas de imagen ha sufrido ha sido con su empresa Noos Consultoría Estratégica SL, antes llamada Araujuzon SL. Una sociedad, de la que Urdangarín era socio fundador, creada en octubre de 2001 con un capital social de 3.006 euros, y que se dedica, en teoría, según su epígrafe registral 7020, a “alquiler de bienes inmuebles”. Su domicilio social también se sitúa en el mismo lugar donde han estado ubicadas otras empresas en las que ha figurado Urdangarín, la calle Balmes de Barcelona. Su administrador único es Diego Torres Pérez, a su vez profesor del Esade. Fue en febrero de 2006 cuando el PSOE denunció supuestos pagos irregulares del Gobierno balear, entonces presidido por el ex ministro del PP Jaume Matas, al Instituo Noos que dirigía Urdangarín. Un Instituto vinculado a la empresa matriz y dedicado a la consultoría deportiva. En concreto, el PSOE acuso al ejecutivo balear de pagar de forma irregular 1,2 millones de euros públicos al Instituto Noos para la organización en noviembre de 2005 de un congreso internacional de tres días de duración sobre turismo y deporte en Mallorca. Del dinero aportado, sólo en gastos de viaje, alojamiento y comida a los invitados se utilizaron 240.000 euros. Los cálculos establecidos supusieron un promedio de 75.000 euros de coste por hora. También la empresa de Urdangarín participó en la creación del equipo ciclista profesional “Illes Balears”, que financió el gobierno balear. El PSOE difundió que fueron siete millones de euros los que pagó el gobierno de Matas, una cantidad muy superior a la barajada en otros equipos ciclistas. Como también fue chocante la eliminatoria de la Copa Davis de tenis entre España y Holanda celebrada en el año 2004 en la plaza de toros de Palma de Mallorca, un lugar cuanto menos extraño para la práctica del tenis. El Gobierno Balear del PP fue lo suficientemente convincente para que la Federación Española de Tenis, representada por la firma Octagon Esedos, vinculada en su día Urdangarín, aceptara esta propuesta previo pago de 300.000 euros en concepto de derechos de imagen.

Con su suegro Juan Carlos I. 

No termina aquí el ámbito de actuación e interrelación de la empresa vinculada en su día al duque de Palma con los poderes públicos. Ya que el Instituto Noos recibió a su vez dinero de otra institución pública, y de nuevo presidida por el Partido Popular. Ocurrió en la ciudad de Valencia, cuyo ayuntamiento está presidido por la popular Rita Barberá, durante los años 2004 y 2005 con motivo de la promoción de la Copa de América de Vela que se celebró en la ciudad del Turia. La empresa de Urdangarín organizó durante dos años, en los meses de octubre, el Foro Valencia Summit, recibiendo como contraprestación más de 1,2 millones de euros, repartidos entre el canon de 450.000 euros anuales y los 360.000 euros destinados a desplazamientos y estancia de participantes.

El escándalo público hizo que el yerno del rey de España abandonará la presidencia del Instituto Noos en abril de 2006. Sólo se quedó oficialmente con tres actividades: ser profesor del Departamento de Política de Empresa del Esade, consejero independiente de Motor Press Ibérica y propietario de una inmobiliaria. Pero no tardaría mucho en incrementar su currículo profesional, ya que fue fichado dos meses después por César Alierta como consejero de Telefónica Internacional (en la rama latinoamericana) y miembro de los consejos de la compañía en Brasil y México. En marzo de 2009, durante un conclave empresarial celebrado en la localidad costera uruguaya de Punta del Este, el presidente César Alierta le ofreció un nuevo puesto: presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica Internacional, que aglutina a las compañías del grupo dedicadas a la telefonía fija en Iberoamérica. Este cargo le ha obligado a trasladar su residencia desde la Ciudad Condal hasta Washington.

Fue un exilio que de poco sirvió porque en 2011 estallaba el Caso Noos y la Casa Real se enfrentó a uno de los mayores escándalos de su historia. Un asunto por el que el cuñado de Felipe VI aún cumple condena pero cada vez ve más cerca su tercer grado penitenciario para intentar rehacer su vida.

COMPARTIR: