25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Después de once años de matrimonio sin hijos, la pareja se separa teniendo solo que ponerse de acuerdo en las condiciones económicas y patrimoniales

Christian Gálvez y Almudena Cid, un divorcio traumático para la exgimnasta olímpica

Christian Gálvez y Almudena Cid.
Christian Gálvez y Almudena Cid. / La pareja se separa después de 11 años de matrimonio.
Christian Gálvez y Almudena Cid continúan pendientes de formalizar su divorcio mientras en las redes sociales el hecho de que Almudena haya dejado de seguir a Christian ha levantado revuelo. El abogado Alberto García Cebrián explica para elcierredigital.com las acciones legales a las que tendrán que enfrentarse el presentador y la exgimnasta para llevar a cabo su separación.

Christian Gálvez y Almudena Cid se conocieron en 2007 en el programa Pasapalabra y tres años más tarde, el 7 de agosto de 2010, contrajeron matrimonio. Ahora, once años después, están pendientes de formalizar su divorcio.

Ambos destacan por ser personajes públicos discretos, educados y respetuosos, todo un ejemplo a seguir. Su situación está de actualidad al conocerse que Christian Gálvez ha iniciado una nueva relación sentimental con la presentadora Patricia Pardo, según ha trascendido.

Patricia Pardo.

El matrimonio no tiene hijos comunes, por lo que previsiblemente firmarán un divorcio muy sencillo, pudiendo tramitarlo en Notaría de manera inmediata sin tener que esperar la burocracia judicial.

Aparentemente, la relación se ha distanciado coincidiendo con el momento en el que ha trascendido que Christian Gálvez comenzaba su nueva relación sentimental con Cristina Pardo. ¿Esto es frecuente? Como pasaremos a exponer a continuación, sí.

En España, en más de la mitad de las rupturas alguno de los esposos comienza una nueva relación en menos de 6 meses. En cambio, más de la mitad de los divorcios se hacen efectivos pasados 6 meses desde la ruptura. Esto se debe a varios factores:

·       Uno de cada cinco divorcios es contencioso, lo que supone que el plazo de tramitación suela ser aproximadamente de 9 meses a un año.

·       También hay matrimonios que se separan de hecho pero no dan el paso de divorciarse hasta pasados meses e incluso años.

·     Otros quieren divorciarse pero tardan meses en ponerse de acuerdo. Además, una vez que se han puesto de acuerdo en el convenio regulador de divorcio y disponen de los documentos necesarios para ello, desde que se presenta la demanda en el Juzgado la media de tramitación de un divorcio en un Juzgado oscila entre los 3 y 4 meses (según el INE en 2019 era de 3.1 meses y en 2020, a raíz de la pandemia, pasó a ser de 3.9 meses).

Por tanto, podemos afirmar que son frecuentes las rupturas matrimoniales en las que alguno de los esposos comienza una nueva relación sentimental antes de firmar el divorcio. Esto enrarece y condiciona la relación de los cónyuges de cara a la tramitación del divorcio.

El caso de Christian Gálvez y Almudena Cid

En el caso de Christian Gálvez y Almudena Cid, al no tener hijos comunes, sólo tendrán que ponerse de acuerdo en las condiciones económicas y patrimoniales del divorcio, por lo que previsiblemente será muy sencillo. Además, el hecho de que ambos cónyuges tengan ingresos propios facilita la ruptura, pues ambos podrán costear los gastos de sus respectivas vidas por separado.

Christian Gálvez y Almudena Cid en Pasapalabra.

A pesar de ello, no es siempre tan sencillo pues en un 47% de los divorcios existen hijos comunes, y en muchos casos no tienen ingresos ambos esposos, lo que supone un gran problema para que ambas partes puedan hacer vidas independientes.

En un divorcio de mutuo acuerdo los esposos deben de ratificar personalmente la petición de divorcio y, por tanto, volver a verse, lo que en ocasiones es desagradable y traumático para las partes. Especialmente ocurre en casos como el de Christian y Almudena, en el que después de una relación matrimonial muy consolidada, en el momento del divorcio la situación está enrarecida al haber comenzado una de las partes un nuevo proyecto sentimental.

Es perfectamente normal, ambos lo pasarán mal, pero es evidente que, en este caso, la firma del divorcio se enfoca desde puntos de vista muy diferentes en el aspecto emocional y psicológico, pues:

·       Christian ya cuenta con el apoyo y refuerzo de un nuevo amor, sin que tenga el inevitable sentimiento de pérdida de Almudena igual de tangible, pues ella aún no ha comenzado ninguna relación.

·       A Almudena le ocurre justo lo contrario, no cuenta con el refuerzo de un nuevo proyecto sentimental y sabe que el que hace unos meses era su pareja, ahora tiene otra pareja, lo cual puede suponer una dificultad añadida.

Asumir y superar la ruptura

Un divorcio es doloroso, pero en ocasiones el sufrimiento puede ser más o menos llevadero. En este caso, el cónyuge que se dispone a firmar un divorcio amistoso en el que el otro tiene una nueva pareja puede tener a corto plazo muy difícil asumir y superar la ruptura. Todo proceso de divorcio necesita un tiempo. En este caso, al ser una ruptura del pasado mes de diciembre, aún está muy reciente y pueden estar a flor de piel sentimientos encontrados como: amor, reproches, frustración, soledad, ansiedad, incertidumbre, miedo, esperanza de reconciliación, inseguridad, celos… etc.

En estas situaciones, son muchos los cónyuges que al tramitar la firma del divorcio tratan por todos los medios de reducir el contacto con el otro. ¿Por qué? Cada caso tendrá un motivo concreto, pero en general, por ser algo doloroso verse y relacionarse en el contexto antinatural del divorcio, más aún cuando el otro cónyuge ya ha superado la ruptura hasta el punto de tener una nueva relación sentimental.

Es habitual que se dejen se seguir en las redes sociales

Ha saltado a los medios de comunicación el hecho de que Almudena Cid haya dejado de seguir a Christian en las redes sociales. Pero, desde luego, no es algo extrano. En estos casos, se rechaza el contacto con el otro cónyuge al mínimo indispensable a pesar de que, en la firma del divorcio, salvo que se realice por exhorto o por poder (casos minoritarios), tendrán que coincidir y verse las caras. En el trámite de divorcio algunos esposos bloquean la comunicación por Whatsapp, hablan por medio de terceras personas que son las que interceden en la ruptura y un sinfín de intentos de cortar al máximo la relación.

Debemos aclarar que el hecho de que exista matrimonio no impide que la pareja, que además ya no esta junta, pueda comenzar nuevos proyectos sentimentales. Legalmente están casados pero sentimentalmente son libres, con independencia de su estado civil.

En el caso de Christian y Almudena, es previsible que a pesar de que no sea nada fácil firmar el divorcio cuando ha existido una relación matrimonial tan fuerte, ambos lo perfeccionarán con cordialidad. A pesar de ello, como ya hemos dicho, la posición emocional en la que cada uno está situado es muy diferente, siendo mucho más delicada la de Almudena.

COMPARTIR: