19 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La extracción de este recurso limitado y altamente demandado supone un gran impacto para el medio ambiente y afecta a las zonas más pobres del mundo

Peligro ante la crisis mundial de la sustancia sólida más valiosa del planeta: La arena

/ Un barco esparce arena en una playa.
La arena está presente en nuestras casas, las aceras de nuestra ciudad, el ordenador, el cristal de las ventanas y hasta en nuestro cepillo de dientes. Se trata de una de las materias primas más utilizadas del planeta, pero su alta demanda supone un problema para el medio ambiente debido a los procedimientos de extracción utilizados.

Según un informe reciente del Pnuma (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), cada año se utilizan unas 50.000 millones de toneladas de arena y grava. Suficientes para construir un muro de 27 metros de ancho y 27 metros de alto que dé la vuelta al globo terrestre.

Después del agua, la arena, al igual que la grava, la piedra triturada y los áridos, es la sustancia sólida natural más explotada del mundo, aumentando su uso enormemente en las últimas décadas. Tan sólo en los últimos 20 años, se ha multiplicado por tres la cantidad de arena que se extrae y se comercializa en el planeta

La arena se usa para casi todo: Podemos encontrarla en los edificios y, en general, en todo tipo de infraestructuras, ya que la mayoría están hechos a base de hormigón, que se extrae de la arena. También forma parte de los dispositivos tecnológicos puesto que, gracias a la arena, se origina el cristal de nuestros smartphones. Es imprescindible para la pavimentación de las carreteras, del peine que utilizamos y hasta en las gafas. En definitiva, se trata de una materia prima básica para infinidad de productos cotidianos de nuestro día a día.

Es omnipresente y universal, la arena es un material fundamental para la civilización moderna. Lamentablemente, este material se encuentra ante una crisis universal y silenciosa. Según apunta Pnuma “La trazabilidad de la arena en las cadenas de suministro dentro del sector de la construcción es extremadamente débil. ¿Cómo podemos tener un consumo responsable sin rastrear y diferenciar las fuentes de arena responsables e irresponsables?” Estos interrogantes están relacionados con las prácticas de comercialización y extracción masiva de arena que afecta a la biodiversidad del planeta.

El gran impacto comercial y medioambiental de la arena

La demanda supera a la oferta y en torno a este material se organizan negocios multimillonarios debido a su popularidad y a la rapidez con la que emerge la industria de esta materia prima. En la India, Oriente Medio o Australia se comercializa en el mercado negro, donde se encuentran diferentes actividades ilegales con la arena, con negocios corruptos y violentos, y hasta se organizan mafias en relación a esta materia.

La extracción de arena supone un gran impacto para el medio ambiente y afecta a las zonas más pobres del planetaY para quien piense en la abundancia de este material en el desierto, cabe recordar que esta es completamente ineficaz ya que es demasiado fina. Por ello, se busca extraerla de otros ecosistemas naturales como ríos, dunas, suelos marinos o costas, que quedan degradados al tiempo que se influye negativamente sobre la flora y fauna que habita en ellos. 

La falta de regulación vigente y la escasez de alternativas éticas para su extracción, impide que en torno a este recurso limitado no se establezca un control, lo que fomenta este negocio en el mercado negro.

COMPARTIR: