08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según los investigadores, el detenido es una persona “muy violenta y agresiva” y habría cometido el crimen para robar

Crimen del tapicero: Lo mataron para robarle el dinero de la cartera porque le vieron sacar efectivo del banco

La Policía Nacional custodia al presunto homicida de Fernando el tapicero
La Policía Nacional custodia al presunto homicida de Fernando el tapicero
La Policía Nacional ha encontrado objetos y restos biológicos en la casa del presunto asesino del decorador, propietario de la tienda “Tapifer” situada en el número 122 del Paseo de Extremadura, además de la cartera de la víctima, Fernando. Las autoridades siguen manejando el robo como principal del móvil del crimen, mientras el presunto homicida, de 45 años, fue puesto a disposición judicial. El asesino pensó que Fernando había sacado una gran cantidad dinero del banco y quiso robarlo.

Lo mató solo para robarle la cartera porque le había visto sacar dinero del banco. El presunto asesino del tapicero de Madrid vivía cerca de su negocio, en la calle Francisco Sahuquillo, y el día del suceso le vio sacar dinero del banco. Pensaba que había sacado mucho dinero y quiso robarlo.

La Policía Nacional comprobó que en el local no habían intentado forzar la caja fuerte, pero faltaba la cartera de la víctima, que encontraron en la casa del detenido por el homicidio de Fernando, el tapicero. El pasado 4 de noviembre Fernando fue asaltado en su tienda de decoración en el número 122 del Paseo de Extremadura de Madrid. Los agentes hallaron también elementos con restos biológicos que implicaban al arrestado en el asesinato cometido. Además de la cartera los agentes de policía científica encontraron restos de sangre en su ropa. Policialmente el caso está resuelto para el grupo VI de Homicidios.

El arresto del presunto homicida, de 45 años y nacionalidad española, se produjo bajo la acusación de ser el autor material del homicidio que tuvo lugar en esta tapicería, cuando se encontró el cuerpo de la víctima con golpes en la cabeza. El fallecido, Fernando, era un hombre de nacionalidad española de 62 años, dueño del negocio.

El detenido había sido sometido a una estrecha vigilancia hasta proceder a su arresto y ser llevado a la comisaría del distrito de Tetuán.  Según los investigadores, es una persona “muy violenta y agresiva” y habría cometido el crimen mientras robaba.  El Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional de Madrid se hizo cargo de la investigación.  El detenido tenía antecedentes por violencia. Hacía poco había zanjado a ladrillazos una discusión de tráfico en un paso de cebra.

Crimen_del_tapicero_2

La tienda "Tapifer" que tenía Fernando el tapicero

El fallecido, de 62 años, vivía en Móstoles y regentaba la tapicería “Tapifer” ubicada en el número 122 del Paseo de Extremadura, en el distrito madrileño de Latina. Una tapicería por la que cada día pasan cientos de personas al ser una calle de tráfico intenso tanto rodado como peatonal, y repleta de negocios de todo tipo.  A la víctima, de nombre Fernando, le quedaba solo un año para jubilarse. Pero la fatídica mañana, alguien entró en el local alrededor de las 11 y le propinó varios golpes en la cabeza, luego le asestó varias puñaladas. Las primeras hipótesis policiales apuntaban al principio a dos autores, pero luego se comprobó que solo uno había cometido el asalto y el asesinato.

Robo como posible móvil del crimen

Fernando tenía este comercio desde 2014 y se estaba planteando jubilarse el año que viene. El asesinado recibió, al menos, cuatro cuchilladas en la espalda, además de dos fuertes golpes en la cabeza: uno en la parte delantera y el otro, en la parte de atrás. Todo ello hacía alejar en los investigadores la hipótesis de atraco como móvil del crimen, aunque ahora, la Policía considera el robo como móvil creíble.

Crimen_del_tapicero

El cadáver de Fernando fue encontrado en el interior de su tienda con signos de violencia

Este crimen ha creado cierto desasosiego en el barrio y, sobre todo, entre el resto de los comerciantes. Algunos como el del bar cercano, conocían a la víctima e incluso había hablado con él esa misma mañana, mientras el fallecido tomaba café en su establecimiento. Otra vendedora, también de una tapicería, situada frente a la de Fernando, le recuerda como un hombre muy amable y muy trabajador.  El asesinado tenía mujer, una hija y un hijo. Su cadáver fue descubierto por una vecina que fue quien avisó a la Policía.

COMPARTIR: