08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se proclama canciller de la Real Imperial y Soberana e Ínclita Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII tras dejar un reality junto a Carmen Lomana

La vida de Liberto López de la Franca, de la televisión a presidir una Orden de Caballería

Liberto López de la Franca.
Liberto López de la Franca.
José Liberto López de la Franca fue hace años un mediático personaje que se hizo popular por su cercanía con Leandro de Borbón, el hijo extramatrimonial del Rey Alfonso XII y la actriz Carmen Ruiz Moragas. Hoy se dedica a presidir una singular Orden de Caballería: La Real Imperial y Soberana e Ínclita Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII.

José Liberto López de la Franca, historiador y experto en protocolo, se ha convertido en Canciller de una singular orden, La Real Imperial y Soberana e Ínclita Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII. 

Esta es la última reconversión de un supuesto experto en Casas Reales que saltó a los medios de la mano de Leandro Alfonso de Borbón, un hombre que consiguió ser reconocido como hijo de Alfonso XIII tras años de luchas. ¿Pero quién es realmente este particular personaje que en su día estuvo en los medios de comunicación?

José Liberto López de la Franca, nacido en Ciudad Real en 1974, se autodefine como historiador y afirma ser experto en historiografía universal, terminando sus estudios en Roma. Su verdadero salto a la popularidad lo dio en 2009 cuando se convirtió en Jefe de la Casa de Su Alteza Real el Infante de España Don Leandro Alfonso de Borbón Ruiz Austria, el popular hijo extramatrimonial del Rey Alfonso XIII y la actriz Carmen Ruiz Moragas.

Renunció a este puesto en 2010 y entonces comenzó su peregrinaje por los platós televisivos sacando tajada de los enfrentamientos familiares de esta peculiar rama de los Borbones. Así los programas del corazón fueron testigos de su enfrentamiento con el que fuera su mentor. Por si fuera poco, la hija de don Leandro, Blanca de Borbón entró junto a él en un reality televisivo y allí también tuvo varios enfrentamientos.

El fallecido hijo de Alfonso XIII acabó llamándole estafador en los programas. Sin embargo, Liberto ya había llegado al mundo de la popularidad. Esto le sirvió para acabar participando en Las joyas de la corona, un reality show presentado por Carmen Lomana y Jordi González que se basaba en educar en buenas maneras a los participantes. López de la Franca ejercía como profesor de oratoria. También con la famosa Lomana acabó tarifando y hablando mal de ella. Hoy Carmen Lomana no quiere saber nada de él. "Ningún comentario sobre este personaje", ha declarado a elcierredigital.com

En 2011 acabó participando en el reality Acorralados donde los famosos tenían que trabajar como granjeros. El supuesto historiador participó con otros personajes como Leticia Sabater, Antonio David Flores, El Dioni, Regina Do Santos, Raquel Bollo o Bárbara Rey. Resultó ganadora Nagore Robles. En el programa se reencontró con Blanca de Borbón y, como era de esperar, acabaron tirándose los trastos a la cabeza en directo.

Recién salido del reality concedió varias entrevistas e incluso posó en ropa interior para la revista Shangay. En una conversación para Exclusiva Digital definía así su ideología política: “Mis ideas se basan en un espíritu liberal reformista y netamente justicialista. Hombre ‘excéntricamente’ de centro. Me considero monárquico constitucionalista y hombre de espíritu libre”.

Sin embargo, su paseo por los medios de comunicación tocó a su fin e incluso intentó llevar a los tribunales al televisivo colaborador Kiko Hernández “por una presunta intromisión ilegítima en su derecho al honor, intimidad personal y propia imagen con motivo de las publicaciones y comentarios que los mismos habían hecho en determinadas páginas y blogs de internet hacia él”.

Liberto López de la Franca.

El examigo de don Leandro de Borbón exigía “la cantidad de 150.000 euros por daño emergente y otros 150.000 por lucro cesante, un importe total de 300.000 euros, en concepto de indemnización por daños y perjuicios morales, psicológicos y económicos sufridos por el demandante como consecuencia de las declaraciones publicadas y expuestas en la demanda, así como al pago de intereses y costas”. 

COMPARTIR: