18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Defensor del Pueblo advirtió de un informe sobre condiciones insalubres en residencias de mayores en el archipiélago del que Podemos no dijo nada

Escándalo residencias mayores Canarias, denuncia del Diputado del Común Rafael Yanes: "Chinches, ratas y cucarachas"

Exclusiva Rafael Yanes, Defensor de lo Común en Canarias.
Rafael Yanes, Defensor de lo Común en Canarias.
El Diputado del Común de Canarias avanza en El Cierre Digital que presentará este martes ante el Parlamento de Canarias las conclusiones sobre un demoledor informe elaborado desde su institución, basado en las diversas visitas realizadas a centros de atención residencial en el Archipiélago, documento que denuncia la presencia de ‘chinches, cucarachas y roedores’, además de otras graves deficiencias en estas residencias. Mientras la Consejería de Derechos Sociales, dirigida por Podemos, calla.

Un informe extraordinario elaborado por la institución del Diputado del Común de Canarias, -al que ha accedido El Cierre Digital-, denuncia la deplorable situación insalubre en la que se encuentran algunos centros de mayores en el archipiélago canario. Desde esta oficina, el Defensor del Pueblo en las Islas, Rafael Yanes,  subraya en nuestro medio que "durante la inspección a diferentes centros asistenciales de mayores, lamentablemente, hemos encontrado algún centro con deficiencias muy importantes como la presencia de chinches, cucarachas y roedores". Por este motivo, Yanes, avanza  que al presentar este próximo martes ante la comisión parlamentaria de derechos sociales las conclusiones del citado informe, "solicitará de inmediato el incremento de inspectores de la Consejería de  Derechos Sociales, para garantizar que estos incumplimientos no se vuelvan a repetir en el futuro".

Mientras, la consejera responsable de estos centros de mayores, Noemí Santana (Unidas Podemos),  ha mantenido su inacción política y un sepulcral silencio respecto a este grave informe a pesar de ser recibido en el Parlamento de Canarias en octubre de 2020, el Diputado del Común, asegura en El Cierre Digital que "tiene la competencia de la supervisión del funcionamiento de la administración pública canaria,  por lo que realizamos estos informes extraordinarios, para informar al parlamento, y en este caso concreto,  respecto a las visitas realizadas desde nuestra institución, hemos comprobado que la mayoría de los centros residenciales para  mayores en el archipiélago cumplen perfectamente  su función, con un personal entregado a su servicio, que desempeña su trabajo correctamente, pero en relación a otros centros, se observaron las deficiencias descritas en el documento entregado ante la cámara parlamentaria". 

Condiciones insalubres

El Cierre Digital ha realizado un estudio sobre el informe extraordinario sobre centros asistenciales elaborado por el Diputado del Común, un trabajo de campo recogido en este documento configurado por María Milagros Fuentes, Adjunta de protección de los derechos de las personas mayores,  Nieves Rosa Pérez, Trabajadora Social de la Diputación del Común y Juan Jesús Pérez , Administrativo de la Diputación del Común, bajo el lema: "Un día, si todo va bien, serás viejo. Prepárate para tu futuro, lucha contra el edadismo".

Noemí Santana de Unidas Podemos.

Se han visitado 1274 personas mayores residentes en centros, que corresponde con el 22% de las plazas existentes en Canarias, en el año 2019. Por islas, Gran Canaria es el territorio con más plazas visitadas, un 44%, en Tenerife el 28 %, mientras en Lanzarote son el 11% y de La Palma, el 17%.   

Algunas de las anomalías denunciadas por esta institución, consisten en las condiciones insalubres que confirman la presencia de "chinches cucarachas y roedores en algunos centros de mayores", pero también constan diversas sugerencias y recomendaciones que fueron promovidas por la Oficina del Diputado del Común durante las visitas a los centros de mayores, para subsanar deficiencias como "humedades en las habitaciones, paredes descacarilladas, con pintura decolorada o con claros signos de falta de pintura, zonas comunes, con evidentes deficiencias por desuso, maderas astilladas, balcones con ventanas desajustadas y sin el correspondiente cierre, cocinas sin las debidas protecciones de mosquiteras, abiertas a espacios abiertos, uno de ellos utilizado como vertedero de los propios desechos de las cocinas, elementos decorativos como cortinas, cuadros, portarretratos rotos, sin los correspondientes apliques para estar sujetos, y deficiencias de higiene y salubridad", se recogen en este informe, además de poner en valor que "dos centros declararon brotes de escabiosis o sarna afectando a varias de sus personas usuarias, infestaciones por chinches en habitaciones, colchones e interruptores".

Evidentes signos de suciedad

Por otra parte,  desde el Defensor del Pueblo se recoge en su análisis de estos centros de mayores que también "existe personal sin las medidas de protección individual, sobre todo, en personal de cocina, baños con evidentes signos de suciedad,  colchones en desuso apilados en zonas comunes y pasillos, comedores con restos de la anterior comida, pasada más de una hora después de haberse efectuado, tanto sobre la propia mesas como por suelo, pasillo, uso del mismo par de guantes para varias funciones, aseo personal - limpieza de instalaciones- apoyo en la alimentación, mobiliario desgastado y con roturas; camas antiguas usadas como cabeceros sin soportes, material de rehabilitación o gimnasio con capa de herrumbre, dormitorios con acumulación de enseres, sin orden ni limpieza, pavimentos con escasa limpieza y apreciándose pringoso, colillas amontonadas en las puertas de salidas, espacios habilitados como peluquería con los residuos orgánicos acumulados por un largo periodo de tiempo, presencia de ratas en zonas de cocina, presencia de hormigas en diferentes partes de las instalaciones, llegando incluso a las habitaciones de las personas residentes, y presencia de cucarachas".

Rafa Yanes.

Según manifiesta el equipo del defensor del pueblo canario que  ha realizado este informe extraordinario, que será objeto de debate en el Parlamento, "resulta indescriptible la conmoción que produce encontrar esta falta de higiene y salubridad en los centrossin ser detectada por las administraciones encargadas de inspeccionar y velar por el funcionamiento en los recursos para personas mayores, y, a su vez, sin ser desvelada por familiares u otras personas que accedan a las instalaciones. Apelamos a la responsabilidad social de trabajar por un mínimo de bienestar de las personas mayores".

Deficiencias estructurales

En estos centros asistenciales de mayores, otras deficiencias también  fueron objeto de sugerencia y se observaron también  barreras tal como constan en este informe: "En primer lugar, se hace referencia a ascensores sin señal acústica. Uno de los centros afirmó, con especial contundencia, que esta medida es adoptada para que únicamente puedan ser utilizados en compañía de las personas cuidadoras. Ningún centro informa de disponer de bucle magnético o de inducción magnética en sus ascensores para las personas mayores con pérdida auditiva".

Pero igualmente se aprecian irregularidades como: "Tablones de anuncios, incluido el menú con letras pequeñas y sin opción alternativa para leer y comprender su contenido o, en ocasiones colocados en lugares inaccesibles como detrás de columnas, de flores, en pasillos. Zonas exteriores, ajardinadas y zonas comunes sin uso por falta de medidas de seguridad o sin elementos que faciliten la accesibilidad. Acceso con barreras, escaleras u otros elementos arquitectónicos que interrumpen de manera brusca el itinerario.  Puertas o barandillas interiores cerradas que limitan el paso entre zonas. Zonas comunes sin las debidas garantías de espacios de aproximación al mobiliario, sin medidas de accesibilidad para discapacidad sensorial. Mobiliario de zonas comunes, sin condiciones ergonómicas o meros espacios equipados con modelos del mercado estándar carentes de apoyos técnicos para la movilidad", especifica con detalle el Diputado del Común en un documento que destapa toda la gravedad de alguna de estas residencias canarias.

Mala praxis en alimentación

En cuanto al desarrollo de los protocolos de alimentación, las condiciones observadas en los comedores, determinaron que "varios centros no cuentan con el menú visible o inaccesible a la lectura por las personas mayores residentes. Además, se da muy poca importancia a que las personas conozcan qué van a comer, siquiera como mecanismo para orientar y trabajar la autonomía", aclaran desde la defensoría del pueblo.

También hacen hincapié en "los menús alejados de los gustos culturales y sin productos locales, comidas preelaboradas, precocidas, personas que comen solas, en un rincón del salón, sin interacción y de espaldas al resto de la actividad del centro, personas que se mantienen con manchas de restos de comida, sin cambios de ropa salpicada durante el resto de la jornada, menaje de cocina normalizado, con evidentes signos de desgaste, sin contar con ningún producto de apoyo para facilitar la autonomía en la alimentación".

COMPARTIR: