29 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nacida en Albacete en 1931 y fallecida en 2012, trabajaba a las órdenes de un industrial cuando en 1981 empezó a recibir supuestos mensajes marianos

Amparo Cuevas, la vidente de El Escorial: De empleada de hogar a amasar en vida una gran fortuna en nombre de la Virgen

Amparo Muñoz.
Amparo Muñoz.
La demolición de la capilla en la finca de Nuevo Prado en El Escorial, donde supuestamente se aparecía la virgen, ha vuelto a traer de actualidad la polémica figura de Amparo Cuevas, la vidente que decía recibir mensajes marianos. Cuevas, enterrada al lado de la capilla, organizó un entramado económico-financiero entorno a sus supuestas conexiones divinas. Hoy, las fundaciones que ella creó atesoran un patrimonio calculado en 300 millones de euros.

Luz Amparo Cuevas se convirtió en una líder religiosa en vida. Desde que en 1981 dijera que era capaz de transmitir mensajes de la Virgen hasta su muerte en 2012, forjó un imperio económico inmobiliario y de bienes raíces que algunos han tasado  en 300 millones de euros. Al socaire de sus supuestos contactos marianos creó cuatro fundaciones: Fundación Pía Autónoma Virgen de los Dolores, Fundación Benéfica Virgen de los Dolores, Fundación Benéfica San Andrés, Asociación Privada de Fieles Seglares Reparadoras Amor Unión y Paz, Asociación Pública de Fieles Reparadores de Nuestra Señora Virgen de los Dolores y Asociación Internacional de Amigos de Prado Nuevo de El Escorial.

La manera en que forjó su fortuna le llevó a tener que rendir cuentas con la justicia en junio de 2008. En concreto, en el Juzgado de Instrucción número 4 de San Lorenzo de El Escorial. No estaba sola. También fueron imputados la mayoría de los componentes de las directivas de las fundaciones, que constituyeron toda una guardia pretoriana para la supuesta vidente. Personas que, en sus últimos años, se encargaron de evitar que los medios accedieran a ella. Se le acusó de estafa, coacciones y detención ilegal.

Amparo Cuevas en pleno éxtasis.

Sin embargo, para la Asociación de Víctimas de las Supuestas Apariciones de El Escorial el verdadero cerebro era Miguel Martínez Pascual, un hombre clave en la vida de Amparo. Fue él, jefe de la albaceteña cuando trabajaba como empleada del hogar, quien supo poner los cimientos del entramado económico-financiero entorno a las apariciones marianas.

La querella interpuesta por los damnificados aseguraba que “conseguían que los fieles donasen sus bienes a estas asociaciones, a cambio de promesas de redención, desposeyéndoles de todo cuanto tenían”. Además, afirmaban que “canalizaban estas donaciones apropiándose de ellas y destinándolas a un uso particular”.

De empleada de hogar a vidente

Nacida en 1931 en la localidad albaceteña de Peñascosa, en la que sus fundaciones tienen hoy 4.55 hectáreas de fincas rústicas, 0,46 hectáreas en rústicas de regadíó, 1.986 metros cuadrados de fincas urbana, además, de una vivienda de 236 metros cuadrados, empezó a trabajar como empleada de hogar en los años cincuenta.

Ya en octubre de 1980, madre de siete hijos, supuestamente vivió desvanecimientos y presentó estigmas en sus manos, cabeza y costado. En julio del 81 se produjeron las presuntas primeras apariciones en la finca Prado Nuevo, en El Escorial. Amparo Cuevas empezó a hacer de intérprete de los comunicados de la Virgen, ante el silencio de la Iglesia Católica oficial.

En 1983, el Arzobispado de Madrid encargó una investigación en la que un psiquiatra, Francisco Alonso-Fernández, habló de la vidente de El Escorial como una mujer “histriónica” y llegó a calificarla como una “secta cerrada y destructiva”. En abril de 1985 el arzobispo madrileño Ángel Suquía habló alto y claro sobre los sucesos de El Escorial: “No consta el carácter sobrenatural de las supuestas apariciones... Ruego a sacerdotes, religiosos y religiosas que se abstengan de participar”.

Seguidores de Amparo Cuevas. 

A pesar de esto, en 1994 este mismo arzobispo cambió su rumbo y permitió a las organizaciones económicas de Ámparo Cuevas inscribirse como "Fundaciones Pías". Con el arzobispo y jerarca Rouco Varela, la libertad de movimientos de esta peculiar amalgama de organizaciones marianas creadas bajo la estructura de la vidente de El Escorial llegó a su máximo esplendor.

El controvertido cardenal autorizó en 2007 organizar misas en la nave de Los Milagros. También el PP de Esperanza Aguirre dio facilidades de los seguidores de Amparo Cuevas. Todas y más. Se daba la singularidad de que una de las cabezas visibles de esta organización era Pedro Besan, vocal del Partido Popular en El Escorial.

Fallecida en 2012, su cuerpo descansa junto a la capilla construida en la finca de Prado Nuevo que ahora se ha derruido por orden judicial. ¿Es la demolición de la capilla de la vidente de El Escorial el inicio del fin del imperio inmobiliario de más de 300 millones de euros forjado a la sombra de unas nunca demostradas apariciones marianas consentidas por la Iglesia Católica?

COMPARTIR: