24 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Visto para sentencia el juicio por injurias contra Cristina Gabarda, candidata naranja a la Comunidad Valenciana

La foto que nadie quería: la número 2 de Ciudadanos por Castellón se sienta en el banquillo en vísperas de las elecciones

Cristina Gabarda, en el banquillo.
Cristina Gabarda, en el banquillo.
Cristina Gabarda, candidata número 2 en las listas a la comunidad autónoma de Valencia por Ciudadanos, se sentó en el banquillo apenas cinco días antes de las elecciones generales del 28A. Gabarda no pudo evitar una foto que tanto daño hace a su partido y tuvo que responder en un juicio por injurias interpuesto por Miguel Barrachina, presidente del PP castellonés.

Ciudadanos quería evitar la foto a toda costa, su candidata número 2 a las Cortes Valencianas por Castellón, Cristina Gabarda, se sentaba en el banquillo del Juzgado de lo Penal número 4 de Castellón. Gabarda fue juzgada el 23 de abril, acusada de calumnias por Miguel Barrachina, presidente del Partido Popular en la misma provincia.

La candidata de Ciudadanos está acusada de haber publicado en Facebook un fotomontaje dos días antes de las elecciones generales de 2015 en el que Barrachina, que se presentaba al Congreso de los Diputados, aparecía vestido de preso con la frase "Imputado por corrupción", una afirmación que resultó falsa.

Entre los testimonios contra ella se presentaron dos miembros de su propio partido, Domingo Lorenzo, candidato número 2 al Ayuntamiento de Benicássim y Ramón Grau, exasesor del grupo en la Diputación Provincial.

El montaje fue eliminado poco después de la red social, aunque no se ha podido precisar cuánto tiempo, a pesar de que Gabarda aseguró haberlo borrado a los cuatro minutos y la acusación y el fiscal consideran que pasó más tiempo.

Barrachina declaró que conoció la existencia de este montaje por un periodista y que entonces se sintió "desconcertado y humillado". Según su relato, llamó a Gabarda "muy enfadado" y le pidió que rectificara públicamente. Esa misma noche presentó la denuncia ante la policía y posteriormente, mediante un requerimiento notarial, instó a la dirigente de Ciudadanos a difundir una nota de prensa en la que reconociera las injurias, reclamación a la que no accedió Gabarda.

Miguel Barrachina, presidente del PP en Castellón.

La imputada aseguró que todo se debió a un error y que seleccionó esa imagen de Barrachina, guardada en su móvil, por error, junto a otras dos fotografías, de una plaza y una carretera. Asimismo, la candidata de Ciudadanos eliminó el meme cuando se dio cuenta y "por voluntad propia", y que nadie se había quejado antes.

"A todos nos puede pasar, las fotos aparecen tan pegadas unas a otras que nos podemos equivocar", señaló el abogado de la defensa, que recordó el archivo de la causa por parte del juzgado de Instrucción número 6, con el acuerdo del ministerio público, archivo que fue recurrido y que ha llevado a Gabarda al banquillo de los acusados.

El fiscal sí vio intencionalidad en los actos de Gabarda. "Por la propia dinámica de cualquier publicación en Facebook se requieren ciertos pasos incompatibles con ese error", argumentó. Tampoco consideró convincente el argumento de los cuatro minutos porque la publicación "trascendió a los medios de comunicación, que era el fin último de la acusada". El ministerio público concluyó que el único objetivo de Gabarda "era atacar el derecho al honor y obtener un rédito electoral", por lo que solicitó una multa de 7.200 euros por un delito de injurias.

En el mismo sentido se pronunció la acusación particular, quien ve acreditada "una intencionalidad de faltar a la honorabilidad de un rival político" en campaña electoral, ya que "si se puede desprestigiar a un político es relacionándolo con un hecho de corrupción" y elevó la petición de multa a 8.400 euros.

Por el juzgado desfilaron varios testigos, entre los que destacan el candidato a las municipales en Benicàssim Domingo Lorenzo, y un exasesor de Gabarda en la Diputación de Castellón, Ramón Grau.

Domingo Lorenzo explicó que llamó a Barrachina para pedirle que retirara el montaje tras recibir la llamada de Barrachina. Ramón Grau declaró que en mayo de 2015 ya existían fotomontajes similares sobre Barrachina y que el partido investigaba posibles casos de corrupción del PP en la provincia. También declaró como testigo Juan Lozoya, director de Comunicación de la Diputación, que aseguró haberse enterado de la polémica por los medios de comunicación que llamaron. Tras escuchar todos los testimonios, el juicio ha quedado visto para sentencia.

COMPARTIR: