27 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El movimiento iniciado por la etnia gitana inspira a otros padres con problemas en los centros que acoge a estos jóvenes

Nuevo escándalo en los menores tutelados, encuentran a dos en un local durante una redada antidrogas

Menores a la entrada de un centro de acogida.
Menores a la entrada de un centro de acogida.
Sigue el escándalo de los menores tutelados. Una redada a cargo de la Policía Nacional y la Policía Local en Palma de Mallorca en las noches del viernes y el sábado en varios locales de ocio para prevenir el consumo de sustancias estupefacientes y dar respuesta a las demandas y quejas vecinales se saldó con 31 menores identificados, dos de ellos tutelados en Centros del Consell de Mallorca.

Ya el jueves anterior, la propia delegación del Gobierno de Baleares, informaba de que la Policía Nacional había inspeccionado cuatro locales en las barriadas de Camp Redó, Escorxador, Bons Aires y el Polígon Son Castelló de Palma de Mallorca.

Una vez más los menores a cargo del Estado o las Comunidades Autónomas protagonizan un escándalo que pone en el debate público las dudas sobre cómo cuidan de estos jóvenes. Cada vez más son las familias que deciden ‘salir del armario’ y contar los casos de cómo les fue arrebatada la custodia de sus hijos.

Es el caso de la madrileña Marina García Ferrero y su marido el argentino Adrián Marcelo Villareal Cuellos vecinos de Plenas (Zaragoza). En esta localidad comenzó todo cuando Marina denunció a la dueña del bar del pueblo que, además, era la Teniente de Alcalde. Poco después, se les bloquearon las ayudas sociales que les habían concedido y no pudieron dar de comer a sus hijos, pero siguieron adelante y se trasladaron a vivir a Madrid. Desde Aragón solicitaron la apertura de un expediente de desamparo ante los Servicios Sociales del distrito madrileño de Usera.

A esto hay que sumar una guerra familiar. Acudieron a un hospital por la sospecha de que la hija mayor hubiese bebido limpiador. Todo quedó en una falsa alarma, pero los padres de Marcelo decidieron denunciar a Marina. En el 2013 su hijo menor empezó a tener problemas en la guardería, por entonces tenía 4 años, porque sufría agresiones importantes por parte de algunos compañeros. Los desencuentros que tuvieron con la Dirección del Centro Educativo provocaron la reapertura del expediente de desamparo. Así, el 24 de junio de 2015 la Comisión de Tutela del Menor acuerda llevarse a los niños.

Cuando pudieron ir a visitarlos a las casas de acogida por primera vez encontraron que los mantenían separados. Marina y Adrián aseguran que sus hijos han sufrido un trauma que los ha marcado de por vida y han hecho de su situación una causa por la que luchar. En ocasiones, se las ha impedido ver sus hijos como ‘castigo’ por su actitud.

Esta historia es una de las muchas por las que Juan Cortés ha iniciado una lucha a favor de los menores tutelados. Uno de los movimientos cívicos que más repercusión han tenido entre el pueblo gitano.

En general, en los vídeos a los que ha tenido acceso Elcierredigital.com se puede comprobar la ilusión que entre la etnia gitana ha despertado esta lucha de que cual es cabeza visible, por su popularidad, el citado Juan Cortés.

Toda la Asociación Nacional del Menor Gitano está volcada en este asunto. Incluido el tesorero, Miguel Fernández, al que se puede ver en otro de los vídeos. La comunidad gitana parece haber seguido el consejo que les enviaba hace unos días desde Elcierredigital.com: “Las familias están asustadas, pero yo les digo que lo que tienen que hacer es aprovechar el tirón de todo lo que ha pasado. La sociedad ha tomado conciencia gracias a estas noticias tan terribles y ahora es el momento”.

Sin embargo, no todo son facilidades, ya que Manuel Maldonado, tal y como contó Elcierredigital.com, un responsable de esta asociación en la localidad mallorquina de Inca encuentra numerosas trabas para llevar a cabo su labor de recogida de firmas. Cada vez que ha intentado poner una mesa en la calle para hacer esta labor altruista la policía local se lo ha impedido con apercibimiento de multa, así que ahora Manuel lleva colgados los papeles y los ofrece a firmar por la calle.

COMPARTIR: