15 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En los alrededores de este de Centro de Acogida madrileño un joven recibió una paliza por negarse a dar un cigarro a unos menores que se lo pidieron

Imágenes: Siguen los problemas con los menas de Hortaleza con dos incidentes violentos en lo que va de semana

Atención a un joven herido por tres menas
Atención a un joven herido por tres menas
Durante la cuarentena los problemas que involucraban a menores migrantes no acompañados (Menas) han descendieron de forma considerable. Como explican a elcierredigital.com fuentes relacionadas con el trabajo social, la mejora en la convivencia en los municipios en los que se acogen a estos niños y jóvenes es obvia. No obstante, la desescalada ha traído un repunte en los enfrentamientos entre jóvenes y vecinos con momentos de gran violencia.

 

La noche del lunes, un grupo de tres menores migrantes agredieron a un joven en la calle Chaparral de Hortaleza en Madrid. Según explicó la víctima después de recuperar el conocimiento, unos chicos le pidieron cigarrillo, al negarse y continuar su camino, al menos tres menas le golpearon hasta dejarle inconsciente.

La familia de la víctima ha explicado que los agresores serían residentes del centro 'Isabel Clara Eugenia' para menores no acompañados. La Unidad Básica del Samur-Protección Civil atendió al herido sobre las 23:21 horas. Después de lo sucedido, la Policía Nacional logró detener a los tres agresores, uno cerca del sitio y los otros dos, mientras intentaban huir.

El joven requirió asistencia sanitaria después de la agresión.

La misma noche se difundió un vídeo de Arenys del Mar en el que un grupo de personas enfrentaron a una mena que presuntamente robo la cartera a un joven. En las imágenes se puede apreciar como varios transeúntes se enfrentan al menor y lo reducen.

No obstante, el presunto ladrón mantuvo una actitud de confrontación contra la víctima e intentó defenderse de forma violenta, terminando desconcertado en el piso.

 

 

Mientras tanto, en el madrileño barrio de La Latina, el albergue juvenil Richard Schirrmann sigue generando polémica entre los vecinos que acusan a varios menores de robar y atacar a vecinos. Sin embargo, la Plataforma Convivencia Latina defiende que son casos puntuales.

El debate sobre cómo tratar el tema ha llegado al Ayuntamiento de la capital. Mientras el PP, responsable de políticas sociales de Madrid, asegura que se "encontrará un recurso habitacional más adecuado a las especiales necesidades de atención e inclusión social que necesitan". Sus socios de Gobierno, Ciudadanos, optan por programas que mejore la convivencia e integración de estos jóvenes.

Hortaleza: Un problema sostenido

El centro de menores de Hortaleza ha estado en el punto de mira los últimos meses. El descontrol entre los jóvenes que son tutelados por la Comunidad de Madrid, los vecinos cansados de actos vandálicos e incluso delincuenciales, y hasta una granada lanzada contra el centro y desactivada por la policía, han sido algunos de los titulares que han rodeado a un centro que debería ser insignia de integración y formación para menores que llegan a España buscando una mejor vida.

“El problema no es nuevo, llevamos muchísimos años con esta situación” explica un trabajador del centro a elcierredigital.com, que explica que la situación sobrepasa todo el personal, tanto de seguridad como de educación, que no dan controlado a algunos grupos e individuos conflictivos que alteran a otros jóvenes y que terminan empujando a todo el centro al desorden.

“Unos llaman a otros y los llevan por el mal camino y nosotros, aunque hablamos con cada uno de ellos terminamos colapsados por estas situaciones”, aseguran. Actualmente el centro esta gestionado en tres turnos: mañana, tarde y noche. El personal no supera nunca los siete educadores y máximo cuatro personas de seguridad. Una situación que se agrava en la noche, cuando pueden llegar a quedar solo dos trabajadores que garanticen la integridad física de personal y menores.

Batán también en el punto de mira

En casos recientes, los habitantes de Batán, distrito de la Latina han tenido que cambiar sus rutinas, no por la cuarentena o al miedo al coronavirus, sino por el miedo a las menas, que, al parecer, ahora atacan con más frecuencias por la zona.

Algunos vecinos de Batán solían correr y realizar otras actividades deportivas durante la noche, ahora deben hacerlo durante el día, coincidiendo con las horas en las que los menores tutelados del albergue juvenil Richard Schirrmann comen, porque es la única manera en la que tendrán certeza de que estarán a salvo.

 

 

Protesta por la inseguridad en La Latina.

 

Los vecinos no tienen reparo en admitir que tienen miedo, se muestran sorprendidos de que lo que ocurre en Hortaleza esté ocurriendo también en Batán. Los actos vandálicos suceden con frecuencia y algunos afirman que nunca antes se habían sentido como ahora. La situación no tiene precedentes.

Tal y como ocurrió en Hortaleza, el centro fue incapaz de recluir a los jóvenes, quienes ante la desesperación decidieron saltarse las vallas y la cuarentena para tomar las calles. La primera semana de junio fueron detenidos nueve menores tutelados por apedrear a los vecinos después de haber robado la cartera a uno de ellos. Al parecer, uno de los vecinos intentó detener el robo y eso inició la lapidación. El episodio tuvo lugar en el paseo del Robledal, a las nueve de la noche.

Los episodios de las pedradas han originado una estrategia particular que utilizan estos menores en reiteradas ocasiones. En los laterales de la pasarela del paseo de la Venta apilan montones de piedras de tamaño considerable. Además de las piedras guardan otros tipos de armas como palos y otros objetos contundentes. Todo esto con el objetivo de estar preparados por si se les planta cara.

COMPARTIR: