26 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Reducción de precios, alianzas estratégicas o remodelación de las tiendas son algunas de las medidas para afrontar las pérdidas

La crisis del sector de los supermercados provoca importantes "agujeros" en las cuentas de Mercadona, Día o El Corte Inglés

El sector de los supermercados vive una etapa de desconcierto que provoca déficit en las cuentas de Día, Mercadona o El Corte Inglés. La nueva política de precios de la cadena Supersol ha hecho que los grandes nombres de la competencia, se movilicen y protesten por esta decisión

En un contexto de inflación, como prueban la subida de precios por parte de otras empresas como Carrefour Express (4%), Alcampo (3,2%) e Hipercor (3%), la cadena de los hermanos Domínguez ha tomado la decisión de reducir los precios en un 0´6 %. Esta medida es una reacción del grupo para intentar frenar la complicada situación en la que se encuentran. Su último ejercicio, 2017, se cerró con pérdidas que ascienden a la cantidad de 1,31 millones de euros.

HiperDino Supermercados S.L. es la empresa que controla la cadena de distribución alimentaria y ha tenido una historia llena de altos y bajos, marcada por cambios en el control de la misma. Fue fundada por los hermanos José Abraham y Andrés Domínguez en 1.978 y las tiendas utilizaban el nombre de DinoSol. En 1.996, fue adquirida por Vista Capital, sociedad participada por el Banco Santander, que las rebautizó como Superdiplo. Años más tarde pasaron a la multinacional holandesa Ahold las adquirió para convertirlas en DinoSol. Sin embargo, Ahold sufrió importantes pérdidas y en 2004 terminó vendiendo la compañía al fondo de capital riesgo británico Permira. Siete años después, en 2011, los supermercados ya habían acumulado más de 400 millones de euros en deudas, por lo que la empresa pasó a manos de un amplio grupo de bancos propietarios. En 2.012, con el fin de salvar la empresa, un grupo de accionistas canarios, comandados los hermanos Domínguez y Javier Puga, decidieron adquirir la cadena a los 24 bancos que ostentaban por último la titularidad de la empresa.

La bajada de precios de Supersol como estrategia para afrontar este periodo convulso es un reflejo de la situación que el sector vive. La competencia feroz entre las empresas se suma además la enorme fragmentación del mercado. Mientras las cinco grandes enseñas concentran en el territorio español poco más del 50% de las ventas, en los países de la Eurozona es habitual que eleven su dominio a entre el 70 y el 80%. La elevada presencia de cadenas de supermercados regionales y la resistencia del denominado canal especializado en la venta de alimentos frescos perecederos (carnicerías, charcuterías, pescaderías, etcétera), dibujan un mapa de la distribución todavía muy atomizado.

SuperSol no es la primera marca dentro del sector que se suma a los conocidos hard discounts para intentar mejorar su posicionamiento y fidelizar clientela. Mercadona y Lidel hace tiempo que han hecho de esta característica su principal reclamo. La primera tomó, además, la decisión de apostar por la telecompra, aunque con resultados adversos.

Como informó El Cierre Digital en su momento, al frente de la tienda online se colocó a la hija de Juan Roig, dueño de la empresa. El primer año situó sus ventas online en tan solo 169 millones de euros, menos del 1% de la facturación total de la empresa que fue de 20.831 millones de euros. Unas cifras del todo insuficientes si tenemos en cuenta el importante crecimiento de otras empresas con una apuesta más decidida por el comercio online. El motivo del fracaso, que obligó a la cadena de alimentación a replantearse su forma de encarar este tipo de ventas, estuvo motivado por considerada por los usuarios como una de las peores por su diseño y su lentitud a la hora de intentar hacer la compra.

Otra de las cadenas de supermercados que no está teniendo su mejor etapa económica es el Grupo Día. La entidad ha perdido más de 2.500 millones de capitalización en doce meses. Con estos datos, Día ha visto esfumarse más del 50% de su valor en lo que va de año. Se trata de un grupo que a finales de julio de 2017 capitalizaba más de 3.700 millones de euros y hoy está valorado en bolsa en menos de 1.200 millones. La pérdida de su poder en el mercado es evidente: en sólo dos años ha pasado de controlar el 9% del mercado a tener una cuota del 7,6%. Más de 60 empresas de la bolsa española muestran un tamaño mayor que el grupo Día.  Ante esta situación, la compañía que dirige Ricardo Currás comenzó una intensa labor para reconvertir sus establecimientos con el fin de atraer a un mayor número de clientes. Así, la cadena española está sufriendo las consecuencias de su modelo de tienda clásico, renovando 860 tiendas. A esta problemática hay que añadir la ruptura de las relaciones comerciales en Portugal y España con las empresas Intermarché y Eroski, lo que han supuesto una limitación de sus capacidades de negociación con proveedores.

Esta última, aunque mantiene una tendencia estable, no ofrece tan buenos resultados y ha perdido cuota de mercado hasta caer al 6,1% en regiones como Cataluña. Debido a esta situación, la compañía está llevando a cabo un plan para reforzar su presencia en la región española.

Tal es el desorden en el sector de los supermercados, que incluso El Corte Inglés ha buscado acuerdos estratégicos con Repsol para crear "la mayor red de tiendas de proximidad y conveniencia de España" en las estaciones de servicio de la compañía energética, bajo la marca Supercor Stop&Go. De este modo, Supercor se convierte en una marca separada y de la mano de El Corte Inglés pasa a ser la nueva central de compras de la red de estaciones de servicio de Repsol.

En cuanto a Carrefour, la segunda empresa de distribución con mayor poder en el mercado cayó un 0,3% de cuota de mercado en los ocho primeros meses del año. Para tratar de solucionar esta caída, la multinacional francesa ha reforzado su estrategia de comunicación y su red de proximidad, para alcanzar una mayor conexión con el consumidor. En el supermercado online Carrefour posee una cuota de mercado del 12,3%. Carrefour llegó a perder 861 millones de euros en el primer semestre de este año, que la distribuidora francesa achacó en gran parte al impacto de las actividades de las antiguas tiendas DIA que adquirió en 2014. Carrefour compró 800 establecimientos de la marca española, de los que solo quedan 273 actualmente.

COMPARTIR: