27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El artista granadino irá a juicio junto con su socio, para el que se pide la misma condena, y un colaborador al que demandan seis años de cárcel

Rafael Amargo, tras la sombra de las drogas: La Fiscalía pide nueve años de prisión por sus delitos

Rafael Amargo.
Rafael Amargo.
La Fiscalía Provincial de Madrid considera al bailaor Rafael Amargo autor de un delito "persistente" de tráfico de drogas por presuntamente vender estupefacientes en su casa de Madrid. El conocido como 'caso Corax' llegará a los juzgados con la demanda de nueve años de cárcel para el granadino, que se sentará en el banquillo junto a su socio y a un colaborador de su trama delictiva.

La Fiscalía Provincial de Madrid ha solicitado para el bailaor Rafael Amargo –acusado de un delito contra la salud pública y vender estupefacientes en su domicilio– una pena de nueve años de cárcel. Para J.E.S.B., socio del artista en la compra y posterior distribución de las sustancias, también se ha requerido la misma condena.

Según ha podido saber elcierredigital.com, el escrito de acusación sostiene que durante los meses de abril y diciembre de 2020 Jesús Rafael García (nombre real de Amargo) y su "cómplice", “se venían dedicando de manera concertada y persistente a la distribución de sustancias estupefacientes, entre otras metanfetamina, a terceras personas a cambio de dinero”. A tal fin, los dos acusados adquirían la sustancia de manera “conjunta” a los distintos suministradores para posteriormente repartirla entre ambos y venderla a terceras personas. En el caso de Amargo, la venta se hacía desde su piso en Madrid o a través de un colaborador, para el que la Fiscalía pide seis años de prisión.

"Hacía llegar la sustancia al lugar donde el cliente indicaba para lo cual se valía de su hombre de confianza, el también acusado M.A.B.L. (…) a sabiendas de lo que portaba, después de hacer la entrega correspondiente regresaba al domicilio para entregarle el dinero obtenido con la venta", expresa el fiscal en su escrito.

Para justificar esta decisión, la Fiscalía se ha valido de un suceso que data del 27 de abril de 2020: "Fue sorprendido por la Policía cuando se disponía a entregar a un cliente, a cambio de 50 euros, una bolsita con una sustancia que resultó ser metanfetamina, con un peso neto de 0,943 gramos y una pureza del 76,7% que, minutos antes, había recogido de casa de Rafael Amargo, donde debía regresar para entregar el dinero". Según han indicado, el valor de la sustancia en el mercado era de 24,42 euros por gramo.

En cuanto a las ventas en su vivienda, la Policía observó durante la investigación que al piso "acudían numerosas personas que, tras acceder al mismo y permanecer en el interior escasos minutos, salían nuevamente de manera apresurada, procediendo la policía a identificar a dos de ellas, interviniendo sustancia estupefaciente que se había adquirido en dicho domicilio, levantándose las correspondientes actas de aprehensión".

Las claves del Caso Corax

En febrero de 2021, como informó elcierredigital.com, la Audiencia Provincial de Madrid rechazaba el recurso de la Fiscalía y confirmaba el auto del juzgado de Instrucción número 17 de la capital que acordó la puesta en libertad de Rafael Amargo, el productor Eduardo De los Santos, la mujer del bailaor (Luciana) y otra persona de su máxima confianza.

Todos fueron detenidos el 1 de diciembre de 2020 por la Policía por supuestos delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal. Dos días después, la jueza los dejó en libertad con la prohibición de salir de España y la obligación de acudir al juzgado dos veces al mes. La Fiscalía recurrió esa decisión al entender que había "bastantes" indicios de que Amargo se dedicaba de manera "permanente" a la distribución de sustancias estupefacientes, por lo que pidió su ingreso en prisión sin fianza y la del productor Eduardo De los Santos.

A juicio del Ministerio público, ambos actuaban de manera "conjunta" adquiriendo las sustancias "para luego repartirlas entre ellos y venderlas a terceros". Pero la Audiencia respondía que la Fiscalía no acreditó la necesidad de esa medida de privación de libertad y consideró que la jueza actuó de forma correcta y ajustada a derecho y adoptó medidas cautelares de acuerdo con el arraigo personal, familiar y laboral de los investigados.

Rafael Amargo en una de sus actuaciones.

La titular del Juzgado de Instrucción número 17 de Madrid, que se encontraba de guardia durante la detención, decidió dejarlos en libertad con cargos el 3 de diciembre de 2020, aunque con la obligación de tener que acudir a firmar al juzgado cada 15 días. Ahora la jueza se ha inhibido en favor del juzgado que por turno correspondía, que resultó ser el número 48, el del juez Juan Ramón Reig, que ya había instruido la primera denuncia de Corinna Larsen contra el CNI y el Rey Emérito.

El auto de puesta en libertad de la jueza del 17 se fundamentaba en que los investigados tienen domicilio conocido y arraigo en nuestro país. Los cuatro están investigados por un delito de tráfico de drogas y otro de pertenencia a organización criminal, aunque esta calificación penal es inicial y podría variar según se vayan practicando las correspondientes diligencias de investigación en el marco de la instrucción judicial, que fue declarada secreta.

Rafael Amargo permaneció dos noches en los calabozos de la comisaría del distrito Centro tras ser detenido el 1 de diciembre en el marco de la operación Corax y pasó a disposición judicial a las 11.30 horas del día 3 de diciembre de 2020. Los cuatro arrestados, por su supuesta pertenencia a grupo criminal y tráfico de drogas, fueron llevados a los juzgados de plaza Castilla para prestar declaración ante la jueza de guardia, que recaía aquel día en el juzgado número 17.

Sustancias y dinero requisado en la operación Córax.

Unas horas después se levantaba el secreto del sumario y se conocía lo que encontraron los investigadores en los registros de dos domicilios, el del bailarín y el del productor de la nueva obra que presentaba Amargo, Yermacuya función de estreno tuvo que ser cancelada.

Rafael Amargo fue detenido tras varias llamadas telefónicas intervenidas donde aseguró mover la metanfetamina "de diez en diez", en referencia al peso en gramos de la droga. En esas mismas conversaciones el bailaor estaría tratando de conseguir una cantidad mayor de la que poseía.

Según adelantó 'Expediente Marlasca', en La Sexta, el bailaor intentaba encontrar quien le vendiera un kilo de metanfetamina "para un productor de teatro". Aseguraba que disponía de 13.000 euros para esa compra. En otras grabaciones se escucha al artista buscar un local supuestamente para almacenar la droga.

COMPARTIR: