23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El número de escaños, según la intención de Díaz Ayuso y Monasterio, pasaría de 136 a 91

Juan Lobato, líder del PSOE en Madrid, se abre a negociar con PP y Vox la reducción de diputados en la Asamblea

/ Juan Lobato
El Partido Popular y Vox quieren reducir el número de parlamentarios de la Asamblea de Madrid de 136 a 91 y el PSOE está abierto a negociar. El nuevo líder socialista Juan Lobato es proclive a fijar en 121 el número de diputados autonómicos, pero pretende reformar el Estatuto de Autonomía.

El Partido Popular de Isabel Díaz Ayuso y Vox, liderado en la Asamblea de Madrid por Rocío Monasterio, han llegado a un acuerdo para reducir el número de parlamentarios autonómicos desde los 136 actuales a los 91.

El PSOE de la Comunidad de Madrid está abierto a negociar. Eso sí, su nuevo líder, Juan Lobato, es proclive a que la reducción no sea tan drástica (pasarían de 136 a 121) y Unidas Podemos pide que los sueldos pasen a ser 2,5 veces el Salario Mínimo Interprofesional en vez de reducir escaños.

Nueva dupla socialista

Juan Lobato liderará previsiblemente el PSOE en la Comunidad de Madrid en 2023 y la delegada de Gobierno, Mercedes González, es la favorita para liderar al partido que lidera Pedro Sánchez en el Ayuntamiento de la capital.

Lobato está intensificando su campaña contra el PP y le ha lanzado un dardo vía Twitter: "Hoy (por ayer) despide a 6.000 sanitarios que se dejaron la piel para cuidarnos durante la pandemia. Justo cuando más los necesitamos, porque en Madrid hay más de 800.000 personas en listas de espera".

El barón madrileño también ha asegurado que hay otras maneras de recortar gasto público que no pasen por reducir escaños: "Si se quiere hacer populismo y demagogia hay otras formas de ahorrar dinero, como los cargos designados a dedo por la presidenta, que nos cuestan más de 21 millones de euros, frente a los dos millones de euros que supondría el ahorro de esos diputados elegidos democráticamente por los ciudadanos".

Lobato también quiere mostrarse como un opositor propositivo y es por lo que el PSOE ha propuesto un Plan de Choque contra la crisis que pasaría por aumentar el 15% la Renta Mínima de Inserción, reducir el precio de combustibles en 3,5 céntimos, y mejorar la calidad y régimen tarifario del transporte público.

"La única fórmula para hacer frente a cualquier crisis no puede ser siempre bajar los impuestos, pero esta vez los impuestos sí pueden servir para reducir el precio que están pagando los madrileños y madrileñas por la crisis", afirma el líder socialista autonómico.

Juan Lobato. 

Lobato dice que "todos los Gobiernos deben arrimar el hombro en un momento de especial dificultad para la sociedad en el ámbito de sus competencias. El Gobierno de España ha dado un importante paso en esa dirección y la Comunidad de Madrid no puede permanecer ajena a la crisis".

Nuevo líder del PSOE madrileño

Cabe recordar que Lobato se hizo con la secretaría general del PSOE madrileño gracias, entre otros asuntos, al silente apoyo de La Moncloa y Ferraz. El exalcalde de Soto del Real quiere que los socialistas regresen al poder en la Real Casa de Correos tras más de un cuarto de siglo de ausencia e insuflar ánimos en una federación que todavía no se ha repuesto de la debacle del 4M.

Aquel terremoto sacó de la política madrileña a Ángel Gabilondo y José Manuel Franco, y destrozó el plácido horizonte de Pedro Sánchez que, tras ser adelantado por el PP a cuenta de la implosión de Ciudadanos, recuperó a sus viejos amigos Óscar López o Antonio Hernando tras destituir a Iván Redondo y José Luis Ábalos.

27 años de inestabilidad en el PSOE madrileño

1995 fue el año en el que Joaquín Leguina perdió la Comunidad de Madrid tras doce años de poder y en el que Juan Barranco, tras seis años en la oposición, no pudo recuperar la alcaldía para unos socialistas que habían reinado en la capital en los ochenta con el viejo profesor Enrique Tierno Galván.

Cuatro años después, el PSOE apostó por dos candidatos mediáticos sin relación con la Federación Socialista Madrileña (FSM): Cristina Almeida, recién fichada de IU a través del proyecto PDNI, que patinaba en la Comunidad y Fernando Morán, exministro de Exteriores y con buen cartel tras haber ganado varias europeas, pero que no tuvo suerte en la alcaldía.

En 2003 el PSOE sí que tuvo algo que celebrar. No en la alcaldía, donde la 'zapaterista' Trinidad Jiménez cayó con estrépito. Pero sí en la Comunidad, con Rafa Simancas, que había sido ocho años portavoz socialista en el Ayuntamiento y ejercía como secretario general de la FSM. Cierto es que pocó duró la alegría porque el sórdido 'tamayazo' imposibilitó el cambio político.

En 2007 fueron peor las cosas: Miguel Sebastián no recogió siquiera el acta de concejal en el Ayuntamiento de Madrid tras haber mostrado en un debate la fotografía de una supuesta amante de Gallardón y Rafa Simancas fue derrotado y renunció al liderazgo de la FSM.

Cuatro años después, Tomás Goméz se estrelló en la Comunidad y Jaime Lissavetzky en la alcaldía. Y en 2015 el tándem Ángel Gabilondo-Antonio Miguel Carmona no obtuvo premio. En la siguiente cita electoral, Pepu fracasó en las municipales y Ángel Gabilondo obtuvo una 'amarga victoria' al no poder formar Gobierno. En 2021 Gabilondo cayó derrotado, fue superado por Más Madrid y no llegó ni a recoger el acta de parlamentario.

COMPARTIR: