18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Agrupaciones como AUGC llevan años pidiendo una puesta a punto de estas instalaciones, que en muchos casos sufren graves deterioros

La 'okupación' de un cuartel de la Guardia Civil en Badajoz refleja su abandono en las zonas rurales

Un Guardia Civil.
Un Guardia Civil.
El personal de la Guardia Civil que vela por la seguridad de los ciudadanos de la España 'vaciada' sufre los efectos de la precariedad. En este contexto, en el que muchos de los cuarteles de las zonas más rurales comienzan a presentar un evidente estado de abandono, no sorprende la 'okupación' de uno de estos puestos en Badajoz, que lleva deshabitado cuatro años. No es la única instalación en desuso, el pasado julio Interior ponía a la venta diversas propiedades de la Benemérita.

La España vaciada también afecta a la Guardia Civil. Muchos de sus cuarteles están obsoletos, hay pocos agentes, escaso recambio en el número de efectivos y se hace inevitable recorrer grandes distancias en un mismo día para atender los servicios que toca desarrollar. En este contexto, en el que muchos de los cuarteles de las zonas más rurales comienzan a presentar un evidente estado de abandono, no sorprende la 'okupación' de uno de estos puestos en Badajoz. 

Los vecinos del barrio de Suerte de Saavedra piden soluciones. Y es que los 'okupas', tal y como recoge el programa 'Espejo Público', son familias vulnerables que no han tenido más opción que entrar en estas viviendas, que llevan deshabitadas más de cuatro años y cuyas condiciones las hacen prácticamente inhabitables. Por ello, piden a la Junta de Extremadura que se llegue a un acuerdo para que el espacio sea dedicado a la construcción de vivienda social. 

Las propiedades en venta de la Guardia Civil 

No son las únicas propiedades de la Benemérita en desuso. El pasado 29 de julio, el Ministerio del Interior ponía a la venta en su portal web inmobiliario una serie de inmuebles pertenecientes a la Guardia Civil y que actualmente se encuentran en desuso. 

En total, más de doce cuarteles repartidos por diferentes puntos de España, un castillo de 3.500 metros cuadrados en Toledo, edificios residenciales en Zaragoza o en Girona y antiguas casas-cuartel situadas en Guadalajara.

En teoría, el objetivo principal de esta venta es la mejora de las instalaciones que a día de hoy sí utiliza la Guardia Civil pero, tal y como ha explicado Pedro Carmona, secretario nacional de Comunicación de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), a elcierredigital.com los guardia civiles del país “llevan años reclamando que se modernicen las instalaciones” ya que “no están adaptadas al servicio al ciudadano que tienen que dar”.

Estado de las instalaciones de los perros de la Guardia Civil en Madrid. 

Humedades, tejados que se rompen, calabozos mal adaptados o la presencia de ratas son algunos de los problemas con los que los agentes de la autoridad tienen que lidiar a diario. Por ello, sostienen, urge actualizar una gran cantidad de sus espacios.

Incidentes que se repiten 

No es la primera vez que desde colectivos de la Guardia Civil advierten de la precaria situación de los agentes dedicados a labores de Seguridad Ciudadana. En lugares como Burgos, La Rioja, Teruel o Huelva, y especialmente en los municipios más rurales, la situación es insostenible. Las causas son diferentes en cada caso, aunque se da un denominador común en todos ellos: La falta de acuartelamientos en zonas rurales y de incentivos para pedir traslados a ellos, así como la peligrosidad de algunos destinos.

El pasado 26 de mayo, por ejemplo, la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) denunciaba a través de un comunicado de un incidente acaecido en la casa cuartel de Rubielos de Mora, en Teruel.

En el escrito, la Benemérita explicaba que un joven había accedido a las instalaciones oficiales, así como a la vivienda de un agente. Este intruso, de 21 años, penetró en el acuartelamiento y, después de causar desperfectos en algunos de los vehículos privados de los guardias, accedió a una de las viviendas del puesto para desnudarse y acostarse en un sofá. Cuando los residentes del piso se despertaron encontraron al desconocido dormido y, tras dar la voz de alarma, se procedió a su detención. “Este individuo ocasionó daños en los vehículos aparcados en la casa cuartel y, además, logró entrar en una casa habitada con toda la tranquilidad del mundo” aclaraban en la nota, para después preguntarse “¿qué hubiera ocurrido si agrede a la mujer del agente que se encontraba en la casa? ¿Quién sería el responsable que respondiera de la negligencia de tener un cuartel sin vigilancia 24 horas?”

“La imagen de falsa seguridad de estos puestos que carecen de vigilancia y cuentan con muy poco personal, los convierten en muy poco atractivos para los agentes, porque a la falta de seguridad en sus instalaciones oficiales se suma, como hemos denunciado estos días, el mal estado de los vehículos oficiales”.

Un modelo obsoleto 

Ya entonces, apuntaban desde AEGC a la falta de medios y la disposición de los cuarteles en las provincias de la España rural, que no serían más que el reflejo de un modelo obsoleto. De hecho, la asociación lleva años exigiendo que se acometa una reforma efectiva de la Guardia Civil, empezando por el despliegue, “que sigue siendo el mismo de la España de Curro Jiménez”, indican.

La solución, explicaban desde la AEGC, pasaría por una reestructuración de las infraestructuras de este tipo con las que cuenta el Estado. “O se acomete con voluntad política una nueva distribución de la Guardia Civil con macrocuarteles que de verdad sean operativos, o se invierte en estos vetustos edificios para garantizar la seguridad de los agentes, de sus familias y de los ciudadanos a los que prestan servicio”.

COMPARTIR: