08 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Al Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores pretendieron descabalgarlo de unas primarias del PSOE filtrando que era novio de Ortega Cano

Outing y política: Desde Josep Borrell, y el intento de estigmatizarlo con la palabra 'gay', a Miquel Iceta

/ Josep Borell
Josep Borrell fue uno de los políticos que sufrió un 'outing falso'. Del Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad decían que era gay para estigmatizarlo. Y él hacía bromas sobre su presunta relación con el torero José Ortega Cano. Otros políticos también han recibido ataques por su orientación sexual, real o inventada.

La Organización Mundial de la Salud dejó de considerar a la homosexualidad como una enfermedad en 1990. Pero la estigmatización sobre la condición sexual de gais y lesbianas ha continuado en los últimos años. 

También en el mundo político y artístico. Bien lo sabe Federico García Lorca, al que mataron por "rojo y maricón", o Jaime Gil de Biedma, al que no le dejaron afiliarse al PCE porque creían que iba a 'cantar' bajo torturas porque los homosexuales, decían, eran más débiles. 

Josep Borrell

El hoy Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad no salía de su asombro cuando en los años noventa vio como desde las filas de su propio partido y cierta prensa se le relacionaba sentimentalmente con el torero José Ortega Cano. A Borrell le querían sacar de la carrera por liderar el PSOE con este tipo de argumentos

Eran tiempos en los que José María García atacaba a José Ramón de la Morena insinuando que tenía una relación con José Tomás. O en los que a Guti le gritaban "maricón", palabra con la que también perseguían a Josep Guardiola. Cierto es que en el mundo del fútbol las cosas no han evolucionado demasiado porque oficialmente no hay un solo gay jugando en primera división. 

Quemar armarios

El hoy ministro Miquel Iceta ha explicado por qué salió del armario: "Yo lo hice porque me lo pidieron personas del colectivo de gais y lesbianas antes de unas elecciones. Lo consulté con mi pareja de entonces y elegí para contarlo el 12 de octubre de 1999, el día de la raza, que era como se decía entonces". 

El dirigente catalán asegura que hay que "quemar armarios" y reconoce que le da "mucha importancia a la fidelidad, aunque es una fidelidad poco tradicional. Un amigo mío me explicó hace muchos años lo que es querer. Se puede ser fiel y tener un desliz porque la fidelidad se tiene en la cabeza". 

Miquel Iceta. 

También ha declarado su homosexualidad otro ministro, Fernando Grande-Marlaska, al que la fiscal general del Estado, Dolores Redondo, llamaba "maricón" junto a José Villarejo. Y otro ministro de Pedro Sánchez fue Màxim Huerta, que tampoco ha tenido reparos ha explicar su condición sexual. 

Otros socialistas también salieron del armario con anterioridad: los diputados Felipe Sicilia, Arnau Ramírez y Raquel Pedraja; el exministro Miguel Sebastián; o el portavoz en el Ayuntamiento de Barcelona Jaume Collboni (que se divorció del productor televisivo Óscar Cornejo, padre de 'Sálvame'). 

Hace casi dos décadas lo hizo otro socialista, el eurodiputado José María Mendiluce, que lo contó en la extinta revista Zero. El dirigente explicó sus gustos: "Desde luego no me gustan los jovencitos, pero tampoco me gusta la gente de mi edad, me aburren profundamente".

Por aquel entonces, 2003, Mendiluce se presentó a las municipales madrileñas con Los Verdes y contó sus sensaciones: "No he presentado mi candidatura a la alcaldía de Madrid porque sea gay, sino por muchas otras cosas y, por tanto, no me gustaría ser sólo el candidato de los gays; lo que sí me hace mucha gracia es que todo el mundo ande rifándose unos cuantos gays para sus listas y de pronto, una la encabezo yo".

"Lo de ser gay es importante, ya que normalmente deberías tener una sensibilidad mayor por formar parte de un colectivo marginado, ninguneado, perseguido o bromeado por los homófobos. En ese sentido no me cabe ninguna duda de que el alcalde de París o el de Berlín tienen una sensibilidad mucho mayor con los derechos de las llamadas minorías y la libertad, pero es que además son buenos políticos, personas que aparte de gays son muy capaces", aseguró. 

Otro socialista, el exministro Jerónimo Saavedra, contó que pertenecía al colectivo LGTBIQ+ en el libro 'Outing en España'. El canario aseguró que fue "un proceso que realicé sólo cuando me sentí preparado para ello. No planifiqué ese escrito como una declaración pública, fue algo mucho más normal, un acto de agradecimiento a la persona que fue mi pareja durante años"

"Para mí, este cambio de actitud ha supuesto una pequeña victoria de la tolerancia y quizá de algo más. Del reconocimiento de la autenticidad y la coherencia entre lo que se piensa y cómo se vive. Si todos fuesen auténticos, nadie tendría que salir de los armarios para animar a otros a hacerlo", explicó. 

Saavedra aseguró que este gesto era "una actitud que ayuda a que la gente se sienta liberada y se acepte a sí misma. Si todos fuéramos más sinceros, si se viera con mucha más naturalidad todo este proceso, los psicólogos estarían mucho menos ocupados". 

Otros políticos destacados del colectivo LGBIQ+ por el que tanto luchó Pedro Zerolo son Javier Maroto, Concepción Causapié, Jaime de los Santos, Xavier Domènech, Eduardo Fernández Rubiño, Marta Higueras, Beatriz Gimeno, Joan Mena, María Mar García Puig o Sergi Miquel. Y algunos que han sufrido dimes y diretes sin confirmar son Rita Barberá, José Bono, Juan Vicente Herrera o Loyola de Palacio. 

COMPARTIR: