23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según ha podido saber 'Elcierredigital.com' Felipe VI ha enviado un emisario para convencer a su padre de que retrase lo máximo posible su regreso

Juan Carlos I quiere imponerse ante su hijo y volver ya a España

Juan Carlos I.
Juan Carlos I.
El Rey Emérito está decidido a volver a España. El cierre de las investigaciones en Suiza es la última información que necesitaba Juan Carlos I para tomar la decisión de volver. Sin embargo, ni Zarzuela ni Moncloa quieren que la llegada sea inminente. Según ha podido saber 'Elcierredigital.com', Felipe VI ha enviado un emisario para convencer a su padre de que retrase lo máximo posible su vuelta.

El viernes 17 de diciembre el Rey Emérito hizo todo lo posible para romper la discreción que parece rodearle desde que se instalase en Abu Dabi en 2020. Fue en un partido de tenis que enfrentaba a Rafael Nadal con Murray. Un encuentro que suponía la vuelta a las pistas del mallorquín después de cinco meses. El periódico de España retrató al monarca acompañado de dos amigos, José María López de Letona y Borja Gervás

Una aparición que venía a culminar una semana marcada por la decisión del Fiscal suizo Yves Vertossa de cerrar la investigación sobre sus asuntos económicos y la decisión de PSOE y PP de vetar la comparecencia de Bárbara Rey en el Senado a petición de Compromís. 

Juan Carlos I quiere volver a España y su regreso se da como un hecho consumado. Sin embargo, el problema está en el cuándo y en el dónde. Según ha podido saber Elcierredigital.com, Felipe VI habría enviado un emisario para intentar convencer a su padre de alargar la vuelta a España. Sin embargo, fuentes cercanas al Emérito confirman a este periódico que su intención es volver cuanto antes ya que considera que "las circunstancias que motivaron su marcha ya no existen". Sin embargo, Felipe VI quiere alejar en el tiempo la vuelta de su padre y, desde luego, que no coincida con fechas cercanas a la emisión del discurso anual de Nochebuena. 

De Portugal a Galicia 

Uno de las desavenencias entre Zarzuela y Moncloa en el asunto del exmonarca es el lugar donde se instalaría. Una de las opciones del Gobierno es Portugal, un destino ya conocido de sobra por Juan Carlos I ya que la la familia real vivió allí la mayor parte de su exilio. En concreto, en Estoril entre 1946 y 1977. Un lugar lejano pero suficientemente cerca de Madrid. Sin embargo, el Rey Emérito no contempla esta posibilidad. 

Pedro Campos. 

El objetivo de Juan Carlos I es volver a España y recuperar su vida en Zarzuela. Una opción en la que sí coinciden Zarzuela y Moncloa como descartada. Para Casa Real, según informan fuentes cercanas a este periódico, la mejor opción estaría en un lugar de Patrimonio Nacional pero sin el valor mediático y de visibilidad que representa La Zarzuela, residencia oficial del Jefe del Estado. 

Los rumores también hablan de Sanxenxo como otra posibilidad, un lugar donde Juan Carlos I podría instalarse a su vuelta. Allí el Emérito cuenta con la cobertura y el apoyo de Pedro Campos, un empresario que hoy forma parte del círculo de amigos en los que más se apoya. 

La amistad entre el empresario gallego y Juan Carlos viene de lejos pero se afianzó cuando la salud del Rey le permitió volver a las regatas. Sanxenxo se ha convertido en su nuevo refugio nacional tras la decadencia de su corte mallorquina. Juan Carlos se alojaba cuando visitaba esta localidad gallega en un chalet a las afueras, que fue propiedad de un sobrino del expresidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo y que está muy cerca del Club Náutico, cuyo presidente es Pedro Campos desde 1999. Sin embargo, en otras ocasiones prefería la hospitalidad de la segunda esposa de Pedro Campos, Begoña Franze, y se alojaba en la parte superior de la casa de los Campos en Sanxenxo.

Nerviosismo en Abu Dabi

Mientras el Rey Juan Carlos reaparecía en público asistiendo al partido de Rafael Nadal. Un equipo del programa Viva la Vida de Telecinco, encabezado por el fotoperiodista Diego Arrabal, ha sido retenido durante cuatro horas por grabar al Rey Emérito en la Isla de Nurai, la exclusiva isla de Emiratos Árabes donde el Rey Juan Carlos reside desde hace más de un año. 

Diego Arrabal. 

Seis personas del equipo de seguridad de la isla mantuvieron a varios miembros del programa Viva la vida aislados durante varias horas, llegando incluso a quitarles los móviles y procediendo a borrar una buena parte del material conseguido a lo largo de la investigación. Después de hacerles firmar una declaración, los periodistas lograron abandonar el país rumbo a Francia. 

Diego Arrabal contó para Elcierredigital.com su experiencia: "Cuando estábamos a punto de embarcar se presentaron unos policías de allí pidiéndonos que los acompañáramos en un inglés muy deficiente. Fue ahí cuando nos encerraron en una habitación, pero lo grave no es eso. Lo más grave es que toda la operación estaba dirigida por un agente español, miembro de la escolta del Rey Emérito que estaba en una habitación contigua y que conozco perfectamente. En un momento, pedí hablar con la embajada española pero nos dijeron que si hablábamos con nuestra embajada o nuestro consulado podríamos tener muchos problemas. Lo peor de todo, es que eso lo estaba escuchando un agente español que, en teoría, debe proteger a ciudadanos de su país".

La cosa no terminó ahí y Arrabal y sus compañeros, para librarse, tuvieron que firmar un declaración de una forma sui generis"Llegó una chica que nos hizo de traductora y hablaba bastante bien español y nos fue dictando lo que teníamos que escribir. Nosotros lo hicimos porque en esos países hay que actuar rápido para que te suelten y salir de allí. No hay que darles tiempo a pensar porque puede ser peor. Lo que queríamos era llegar a Europa lo antes posible. De eso sí que hay un vídeo y va a salir a la luz. No sé si el Rey sabrá lo que ha pasado pero la gente que se encarga de su seguridad no asume que ya estamos en otra época y que hay cosas que antes hemos tragado y que ya no se pueden hacer". 

COMPARTIR: