23 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El gobierno de Ankara dice que los aparatos nunca se han "confiscado" y que los países “han impuesto limitaciones y prohibiciones a la exportación"

Turquía pidió protección tras las amenazas a su embajador en Madrid por el caso de los respiradores

Cihad Erganay, embajador turco en España que ha pedido más seguridad.
Cihad Erganay, embajador turco en España que ha pedido más seguridad.
La embajada de Turquía en Madrid pidió el pasado 4 de abril más seguridad al ministerio de Asuntos Exteriores tras sentirse amenazada por la actitud de algunos ciudadanos que habrían proferido amenazas contra los intereses turcos en España, según el embajador. En un comunicado emitido este martes también aseguran que los respiradores nunca fueron "confiscados" y argumenta que el gobierno turco como otros países "ha impuesto limitaciones y prohibiciones a la exportación".

La forma de actuar del Gobierno de Erdogan requisando en Turquía respiradores comprados por el Gobierno español y los Gobiernos autonómicos de Navarra y Castilla-La Mancha tal y como publicó en exclusiva el periódico El Mundo, generó indignación entre gran parte de la población española.

La mercancía había sido fabricada en Turquía, por encargo de una compañía española que, a su vez, había importado los componentes desde China. La Ministra de Asuntos Exteriores, Arantxa González Laya, negoció durante dos días con el Gobierno turco que no se mostró flexible. Finalmente, la titular de Exteriores logró desbloquear la situación y anunció que el día 8 de abril saldrán los respiradores rumbo a España a las 16:15 horas.

El avión español esperando poder despegar de Turquía.

A pesar del final de la solución del problema a algunos ciudadanos españoles no les gustó la actitud del Gobierno turco y reaccionaron realizando amenazas contra la embajada de Turquía en España.

Al menos así lo denunció el embajador de la República de Turquía Cihad Erganay ante el ministerio de Asuntos Exteriores español al que solicitó especial atención “con el fin de garantizar la protección del embajador y todas las dependencias de esta Misión Diplomática, a saber: Cancillería y Residencia del Embajador, Oficina de Comercio, Oficina de Turismo, Consulado General de Turquía en Barcelona, Consulados Honorarios de Turquía, así como las oficinas de las Líneas Aéreas de Turquía”.

La petición de más seguridad de la embajada turca.

La Embajada de Turquía en España también envió este mismo  martes un comunicado en el que rechaza que las autoridades de ese país hubieran “confiscado” los respiradores que habían comprado Castilla-La Mancha y Navarra y que se espera que salgan el miércoles de Estambul hacia España.

La nota verbal, calificada como "muy urgente" hace referencia a la publicación en medios de comunicación del problema suscitado con los respiradores entre España y Turquía y los "numerosos mensajes" que recibió el embajador turco en Madrid tras aparecer esa noticia.

Además, este mismo martes la embajada envió un comunicado a la agencia Europa Press: “Se han publicado algunas noticias en medios de comunicación en las que se informa sobre la exportación y el transporte de respiradores desde Turquía a España representándolo errónea e injustamente como una confiscación”, dice la nota.

“Se ha revelado en muy poco tiempo que estas acusaciones carecen de fundamento“, añade la nota, que subraya que esos respiradores “han sido fabricados en Turquía, no han sido traídos de ningún otro país y, por lo tanto, no se ha realizado ninguna confiscación en el aeropuerto”.

Tras recibir el domingo la licencia de exportación de las autoridades, los respiradores fueron ayer empaquetados y trasladados desde Ankara a Estambul, de donde partirán el miércoles en un avión de Turkish Airlines, ha detallado la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, en una entrevista en Onda Cero.

En su nota, la Embajada asegura que “Turquía tiene el convencimiento de que la única manera de luchar contra la pandemia de Covid-19” es la “solidaridad y colaboración” internacional, y que así lo demuestran los pasos que ha dado, en concreto, con España.

Los respiradores, ha señalado, están “contemplados dentro de las limitaciones a las exportaciones” que rigen en Turquía, pero se han concedido a España “de forma excepcional” todos los permisos necesarios para comprar “todos los materiales y equipamientos que le hagan falta”, teniendo en cuenta que España “necesita con urgencia” esos respiradores.

Todo ello, prosigue, en unas circunstancias en las que todos los países “han impuesto limitaciones y prohibiciones a la exportación de materiales sanitarios, de tal forma que incluso los países de la UE se niegan a vender estos materiales a otros estados miembros, y en el que Turquía también se encuentra luchando contra un rápido incremento de los contagios”.

Además, asegura que Turquía “tiene la determinación de seguir ofreciendo al pueblo amigo de España en estos días difíciles toda la ayuda y facilidades que le pueda ofrecer, tal y como ha venido haciendo hasta ahora”.

La Embajada recuerda también que Turquía respondió a la petición que hizo España en el seno de la OTAN y el 1 de abril envió material en un A400M de las Fuerzas Aéreas turcas. Este cargamento de material sanitario estaba compuesto por 250.000 mascarillas, 250 pantallas protectoras panorámicas, 750 gafas protectoras, 2.000 EPIs y 1.000 litros de gel antibacteriano.

Además, las autoridades han concedido el permiso de exportación necesario para que las empresas turcas puedan vender la gran cantidad de EPIs solicitada por España, así como diversos tipos de mascarillas protectoras.

COMPARTIR: