10 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La falta de mecanismos de supervisión provoca que estos fallos reciban críticas en redes sociales y en otros espacios televisivos

Indignación entre los trabajadores de Televisión Española por los continuos errores en la emisión de sus programas

Gráfico corregido en un informativo de TVE.
Gráfico corregido en un informativo de TVE.
Los errores sintácticos, de léxico, ortográficos y tipográficos en los rótulos y gráficas son tan comunes en los informativos de TVE que sus trabajadores se han visto obligados a mostrar una queja pública ante este problema. Estos errores, según ellos, son consecuencia del abandono al que se ha sometido a este Servicio Público, en el que no existe el escalafón de méritos sino que se mueve impulsado por el compadreo y el sectarismo ideológico.

La sección sindical de USO en CRTVE ha emitido un comunicado denunciando y exponiendo los errores que “más frecuentemente de lo aceptable y exigible” han estado apareciendo en las pantallas de los espectadores de Televisión Española en los últimos tiempos. Unos errores que, según ellos, son una pequeña parte de los motivos por los que se está produciendo una “caída de audiencias y un descrédito en la opinión pública” con respecto a RTVE.

La gota que colmó el vaso de la paciencia de USO se produjo el pasado domingo, cuando tuvo lugar la final del Torneo Conde de Godó, que enfrentaba al tenista español Rafa Nadal contra el griego Stefanos Tsitsipas y que se pudo ver en abierto en La 1 de Televisión Española. En el informativo posterior de este mismo canal, se podía leer en los rótulos que Nadal había ganado en 2 sets, cuando en realidad el tenista de Manacor lo había hecho en 3, una equivocación que pasó todos los filtros hasta llegar a emitirse.

Error en el número de sets que necesitó Nadal para ganar el partido ante Tsitsipas.

Esa no es la única vez que se comete un error de este tipo, ya que, por ejemplo, durante los dos telediarios de la cadena de la semana pasada, la pantalla se quedó en negro durante unos momentos. Parece que se debió a que alguien descargó los minutados del sistema mientras estos se encontraban en emisión. A estos errores se les suman distintas “meteduras de pata” en los informativos que a veces, permanecen días sin que nadie las corrija y que han provocado que RTVE sea blanco de críticas en redes sociales o en otras cadenas de televisión.

Desde USO, consideran que la causa principal de que se cometan estos errores es un “deterioro paulatino en la cualificación y nombramiento de los cargos en los puestos de responsabilidad”. Según afirma José Carlos López, secretario general de la sección sindical, la estructura que supervisa este trabajo antes de emitirse “no está funcionando”, y esto “no es culpa de los curritos”, sino de los responsables de filtrar estos “comprensibles errores” que se producen en una cadena de televisión tan grande. Errores que “no están sirviendo para que los responsables aprendan de ellos” y, debido a ello, “se dará un paso atrás hasta el siguiente error, el cual será aún mayor”.

La presentadora Ana Blanco frente a una gráfica errónea emitida por TVE. 

La posibilidad de que se trate de un boicot o de una broma pesada queda descartada por parte de USO que tiene claro que todo se debe a la “nefasta gestión de sucesivas direcciones puestas a dedo por quienes solo buscan la defensa de intereses particulares” (...) “toda la estructura se ha ido deteriorando desde el tejado a los cimientos”.

La solución para este grave problema ellos la tienen clara y consideran que pasa por una “regeneración a fondo y a todos los niveles”. Una regeneración que les permita “mantener la dignidad y recuperar la credibilidad”. Para ello, se debe asignar a cada trabajador su cargo “en función de su valía, y no de su deriva ideológica o de amistad”, y dejar de “reconducir los contenidos de los informativos en función del interés electoral”. Y además se debe “afrontar que en las pantallas de RTVE no puede haber errores de bulto” si se quiere estar preparado para “prestar el Servicio Público” que exige su propia existencia.

COMPARTIR: