15 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Francisco Hernando se negaba a acudir al hospital hasta el pasado lunes para dejar esa plaza a otras personas

Muere 'Paco el Pocero' de coronavirus en Madrid a los 74 años: Ésta es su polémica biografía como hombre de negocios

Francisco Hernando, Paco el Pocero.
Francisco Hernando, Paco el Pocero.

Todo lo que rodeó al constructor Francisco Hernando Contreras, Paco el pocero en España, tío Paco en Guinea, era polémico. Ni sus inversiones en el país africano, ni su equipo de motociclismo, ni sus yates, ni la megaciudad de Seseña. Nada le salía en los últimos tiempos.

Dicen sus conocidos que arrastraba una cruz de problemático, que no tenía crédito en el mercado financiero, que debió dinero a mucha gente que no le denunciaba por miedo a represalias, que después intentó penetrar en Hispanoamérica (Ecuador, Paraguay y México), que como abrelatas usó, en ocasiones, al experiodista Alfredo Urdaci (al que llama Fredi), y que su vida fue una constante huida hacia adelante como lo fue hace años, cuando quebró su antiguo buque empresarial, Horpavisa.

El constructor fallecido.

Es la vida ciclotímica de Hernando, un hombre salido de la nada, sin estudios ni formación, que supo tirar de la sabiduría que le ha dado la calle y conseguir los apoyos políticos necesarios para fomentar sus proyectos. Y si no, los creó con su dinero. Sin embargo, dicen sus amigos que su prepotencia -«hago siempre lo que quiero»- le traicionó en ocasiones. En sus últimos años sus proyectos fallidos se contaban por doquier:

AVIONES. Su empresa Jets Personales SA, compañía dedicada al flete de aviones y creada en 2004, pasó de ofertar cinco aeronaves a no poder enviar su famoso avión privado a recoger al periodista Julián Lago a Paraguay debido a problemas técnicos en sus equipos de navegación aérea. Por sus aviones pasaron todo tipo de personajes singulares desde el piloto Valentino Rossi, al que llevó a Italia desde Malasia, el cantante Julio Iglesias, el ex banquero Alberto Cortina, la tonadillera Rocío Jurado (antes de fallecer) y Elvira Roda, una enferma de sensibilidad química múltiple a la que trasladó a España desde Dallas (EEUU).

GUINEA. Su gran fracaso. No logró plasmar la constitución de empresas mixtas con financiación pública para iniciar su nuevo megaproyecto inmobiliario de 36.000 viviendas. Y eso, a pesar de tener residiendo en su casa de Madrid al hijo de un integrante del gobierno guineano, quien apodaba a Hernando tío Paco, como se le conoce en todos los ambientes gubernamentales de Malabo. Esta amistad con ciertas familias del organigrama de poder de Guinea no sirvieron para conseguir el espaldarazo a su proyecto especulativo. Tampoco en países vecinos como Angola o en otros estados como Dubai, donde mantuvo conversaciones con el emir. El Pocero pretendía establecer dos centros de atención preferentes en Guinea: uno en Malabo, la capital situada en la isla de Bioko, y otro en Bata, la ciudad costera más importante. Ambas serían protagonistas de un ambicioso plan de reconstrucción, ampliación y desarrollo urbano. Hernando pensaba llevar a estas ciudades hasta 50.000 trabajadores, a los que pretendía duplicar su sueldo español con dos meses seguidos de trabajo y quince días posteriores de libranza. Quería aprovechar el aumento de población producido por los empleados de las multinacionales que se dedican a la extracción y comercialización de hidrocarburos.

Paco el Pocero en su yate.

MOTOCICLISMO. Ocho carreras duró la aventura de MotoGP con su equipo Grupo Francisco Hernando Onde 2000-Guinea Ecuatorial, lo que le supuso perder en torno a cuatro millones de euros, bastante menos de lo que tenía previsto invertir -unos 30 millones de euros-. Su relación con el piloto líder, Sete Gibernau, fue tormentosa.

YATES. También su flota marítima quedó anclada. Durante los últimos veranos no llegó a Mallorca el famoso Clarena II, el yate más grande de todos los que poseen los magnates españoles, 72 metros de eslora, treinta más que el Fortuna del Rey, y cuya fabricación le habría costado unos 60 millones de euros.  Su anterior yate, el Clarena I, fue vendido en el invierno de 2007 por 18 millones de euros a otro compañero de la construcción, el ex ministro Juan Miguel Villar Mir. El yate sigue llamando la atención por sus 46 metros de eslora.

PUERTO PORTALS. El pleito que Hernando mantuvo con el empresario alemán Klaus Graff por el control y la concesión de Puerto Portals, el principal puerto deportivo mallorquín, se murió en los despachos. Tras su turbulenta guerra marítima en Mallorca, Hernando tuvo que refugiarse en el conocido Club de Mar, de Palma, al serle prohibida la entrada en Puerto Portals.

El contructor en Seseña.

SIN CRÉDITO. Al final de sus negocios no poseía crédito bancario. Su penúltima satisfacción fue un acuerdo con algunos acreedores que le permitieron canjear la deuda que tenía por pisos en su complejo residencial de Seseña (Toledo). Se habla de que logró limpiar con ello cerca de 400 millones de euros, aunque su constructora Onde 2000 tenía al cierre del ejercicio de 2007 deudas por valor de 526 millones. En su día las entidades crediticias que principalmente le prestaron fueron Caja Castilla la Mancha, bajo el poder de su ex amigo José Bono, y la Caja de Ahorros del Mediterráneo, bajo el dominio de su todavía gran amigo Eduardo Zaplana.

NUEVOS PROYECTOS. Francisco Hernando pretendía materializar en el norte de la Comunidad de Madrid un gran proyecto inmobiliario que incluiría un aeropuerto privado de nombre, claro está, Francisco Hernando y un circuito para coches y motos por valor de «unos 15.000 o 20.000 millones de pesetas máximo», como reconoció él mismo a la revista Motoclismo. El proyecto naufragó.

SESEÑA. Su gran sueño frustrado. Ideado en mayo de 2003 cuando dio un gran pelotazo con la recalificación de 1,8 millones de metros cuadrados (equivale a 182 campos de fútbol) dentro del PAU de El Quiñón, en Seseña (Toledo). Hoy queda ya en el olvido la megaciudad con 13.508 viviendas, en bloques de 10 alturas, con un lago y donde podrían vivir más de 40.000 personas. En junio de 2009 anunciaba que dejaba esta macro urbanización. Sólo ha logrado situar en el mercado 5.600 viviendas de las más de 13.000 que prometió.

 

COMPARTIR: