06 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En comunidades autónomas como Castilla y León apenas se realizan diez servicios de transporte por día

Las VTC crecen en las grandes ciudades de España, pero fracasan en las zonas rurales

Los vtc avanzan en las grandes urbes y no en las zonas rurales.
Los vtc avanzan en las grandes urbes y no en las zonas rurales.
La expansión de los vehículos de turismo con conductor ha generado en todo el mundo un fuerte debate sobre el futuro de la movilidad. España no ha sido ajena a los avances tecnológicos, los nuevos modelos de mercado y la polémica. Mientras Madrid, Barcelona o Málaga viven un rechazo firme del sector tradicional del taxi en otros como Castilla y León, la diferencia aún es imperceptible. La imagen es clara, en las provincias rurales estos modernismos no calan.

Este año las VTC han roto el record en Madrid, al cierre de la primera mitad del año se han registrado un total de 8.033 vehículos de Uber y Cabify, lo que posiciona a la capital como la ciudad con mayor porcentaje de este tipo de transporte. El incremento se ha debido a los fallos por sentencias judiciales de solicitudes anteriores a 2015.

La subida de licencias para este tipo de vehículos ha sido de un 22,4% con respecto al cierre de 2018. Existen en la ciudad algo menos de dos coches de vehículo con conductor (VTC) por cada taxi. Sin embargo, como explica Eduardo Martín, presidente de Unauto VTC, no se trata de licencias nuevas, ya que la emisión está congelada desde 2015. La razón del aumento son las resoluciones judiciales de casos iniciados entre 2009 y 2015.

Por su parte, en regiones interiores como Castilla y León aún no termina de instalarse. Según destaca lagacetadesalamanca.es, la provincia de Salamanca dispone de 32 vehículos vtc, el 11% de todas las licencias de la comunidad, que cuenta con 293. Fuentes documentales consultadas por el medio regional, afirman que en toda Castilla la vieja se realizan unas 9 solicitudes de Uber y Cabify por día.

La escena se repite en varias provincias. Soria, es la única provincia de España que no cuenta con un VTC que haga frente a las 81 taxis con licencia. Esto no se produce por falta de interés en adquirir este tipo de licencias, la Sección de Concesiones y Autorizaciones del Servicio Territorial de Fomento explica que es normal ofrecer información, pero que en el caso de Castilla y León, está superado el índice de un vtc por cada 30 que se exige por legislación.

Taxis en Madrid.

La normativa es aplicada por los gobiernos de cada comunidad autónoma, por lo que Soria se debe al resto de las provincias de la comunidad, aunque por el número de taxis, podrían operar entre 3 y 4 licencias de VTC. Algo similar ocurre en Zamora, la provincia del norte de Castilla apenas cuenta con 1 VTC frente a 151 taxis.

Más al sur, Jaén registra una de las menores tazas de VTC por taxi, 135. Por las licencias 404 taxis que hay en esta provincia andaluz, apenas hay tres vehículos turismo con conductor. No obstante, la proporción 1-30 solo se cumple en nueve provincias: Biscaya, Badajoz, Lérida, Huesca, Lugo, Albacete, Soria, Jaén y Lugo. En el resto, la pro porción es menor, llegando en varios casos como Madrid, Segovia o Málada a dos vtc por taxi.

Baja proporción, bajo número de licencias

Los datos de Fomento ofrecen más información que la cuota de 1-30. No es lo mismo esta proporción en Madrid que en Guadalajara, el número de licencias de taxi también disminuye en cada provincia, por lo que la cantidad de vtc desciende estrepitosamente aun superando la “proporcionalidad”.

Teruel, es el caso más evidente, sus 23 vtc representan uno por cada cinco taxis. En Ávila, 16 vtc representan uno por cada 6 licencias de taxis. En Guadalajara, la proporción de sus 17 vtc es de uno a siete. En estas regiones, aunque el límite se supera, el impacto de las vtc es mucho menor que en las grandes concentraciones de población.

Algunas provincias que superan el límite pero tienen un número pequeño de vtc son Palencia (10), Cuenca (10), Orense (20), Cáceres (16), Toledo (15) y Ciudad Real (10).

El caso Madrid

Martín explica que 2019 es un año de visados en el que se deben presentar las documentaciones de licencias y de vehículos. “Este tipo de revisiones permite encontrar casos  que ocurrieron antes de la prohibición y que hasta el momento no habían podido trabajar”.

VTC en Madrid.

El presidente de la patronal ha recordado que desde la emisión del BOE del 21 de noviembre de 2015, las licencias han estado totalmente paralizadas a nivel general, lo que ha impedido que crezca el número de permisos. Considera normal el crecimiento de las plataformas VTC como Uber y Cabify por permitir mejores experiencias al usuario.

Además, Martín agrega que medidas extraordinarias, como las tomadas por la Generalitat de Catalunya de establecer tiempos de contratación atentan contra la libertad de los usuarios. Ante los problemas en algunas comunidades, Madrid ha acaparado el 52% del total de vehículos de España.

Por su parte, Jesús Fernández, vicepresidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, asegura que el aumento no es algo que llegue por sorpresa. “Nosotros ya conocíamos esta información, se trata efectivamente de procesos judiciales de licencias otorgadas durante el periodo de no regulación de vehículos VTC”. Desde la Federación esperan que pronto el aumento frene y que el límite de VTC en la ciudad llegue a la línea de los 9.000, que son los datos que manejan los taxistas.

COMPARTIR: