17 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este tipo de timos se denominan 'phishing' y su objetivo es conseguir información personal, principalmente bancaria

Alerta por una nueva estafa en WhastApp: Los supuestos regalos con los que te roban los datos

El phishing se realiza todo de manera virtual
El phishing se realiza todo de manera virtual
El 'phishing' es una técnica que busca el engaño haciéndose pasar por una empresa de confianza para conseguir que el usuario revele información confidencial. En los últimos tiempos, el correo electrónico y el WhatsApp están siendo las vías de transmisión de estos timos. El sorteo gratuito de productos de marca está convirtiéndose en el principal modelo de 'phishing'. El pasado lunes se alertó sobre un timo que usaba la imagen de CaixaBank.

Es más que probable que en los últimos años, alguna vez hayas recibido un mensaje de WhatsApp en el que se te ofrecía un producto de forma gratuita. Posiblemente, en alguna de las ocasiones habrás participado y reenviado el sorteo con la esperanza de que te tocase. Sin embargo, todos estos mensajes son engaños a través de internet. Este tipo de estafa se denomina 'phishing' y su objetivo es conseguir información sobre nosotros, principalmente la bancaria.

Los estafadores utilizan el nombre de una marca y de su producto. De esta manera, los usuarios, al percibir este mensaje como familiar por la denominación de la empresa o del regalo, caen en el engaño. Claramente, el premio no se gana sino más bien lo contrario, si el estafado facilita sus datos bancarios probablemente acabe pagando una cantidad de dinero por una suscripción. La petición usual para poder participar en el sorteo es que se reenvíe a nuestros grupos y contactos, estrategia que se utiliza para conseguir los datos del mayor número de personas posible.

Recientemente se han descubierto dos engaños a través de WhatsApp siguiendo esta táctica. En uno de los mensajes, es la empresa Hèrmes la que regala supuestamente bolsos celebrando el 184 aniversario. En el otro, es Rolex, la marca de relojes, la que está sorteando alguno de sus productos entre los participantes voluntarios de una supuesta encuesta. En este último caso, la introducción de nuestros datos puede suponer la suscripción a un servicio premium.

Con estas estafas buscan acceder a nuestros datos bancarios

Aunque la estafa utilice el nombre de reconocidas empresas, podemos desenmascarar el engaño: La URL de la página a la que lleva el mensaje es la principal prueba de que estamos ante un caso de phishing. Esa página web no es la de la marca original sino que es una que suplanta su identidad. Para cerciorarnos de la identidad, también podemos pinchar en las barras de menú o en el carrito de estos sitios web, de forma que si estamos ante una estafa, estos no conducirán a ningún lado.

Lo importante, por lo tanto, es ser precavido y realizar estas pequeñas acciones antes de introducir nuestros datos en las encuestas. Sin embargo, si caemos en el engaño e introducimos la cuenta bancaria o el número de teléfono es posible solucionarlo.

Si la información introducida ha sido el número de teléfono podemos asegurar si realmente eso ha supuesto una suscripción. La factura del móvil dará conocimiento de una posible tarificación adicional a las contratadas. Si está sucediendo, se puede deshabilitar contactando con la operadora y solicitando la baja de cualquier servicio SMS premium o de tarificación especial.

En el caso de que el estafado haya aportado los datos bancarios, normalmente acaba suscrito a un servicio de contenidos online de pago mensual. Hay varias maneras de darse de baja de esta suscripción. Una llamada al banco solicitando la cancelación de ese pago es una de las soluciones. La otra es a través de la dirección de correo electrónico facilitada por el 'phishing' para anular la suscripción y la opción más radical, si las otras dos no funcionaran, sería la cancelación de la tarjeta.

Otro intento de 'phishing' utilizado recientemente es la llegada de un correo electrónico de CaixaBank afirmando que la cuenta bancaria ha sido suspendida. En esta estafa claramente se busca el acceso a los datos bancarios de las personas. El modo de reconocer que estamos ante un timo es la dirección de correo electrónico, la web a la que dirige el correo y nuevamente los apartados internos de la página online. Además, en este caso se encuentran faltas de ortografía en el mensaje, lo que podría servirnos también para identificar la irrealidad de esta suspensión de la cuenta.

Este tipo de estafas a través de la mensajería aumentan considerablemente en un mundo cada vez más virtual. La pandemia ha cambiado la manera de delinquir de algunos estafadores que se han pasado al mundo virtual. El crecimiento de este tipo de delincuencia nos obliga a estar alertas y a ser especialmente cuidadosos con las páginas a las que accedemos y los mensajes que reenviamos.

COMPARTIR: