13 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El excomisario está acusado de calumnias por el exdirector del CNI, pero su defensa ha llamado a la examiga del Rey Emérito como testigo principal

Villarejo, Corina Larssen y Félix Sanz Roldán se verán las caras este viernes en el juzgado

El exdirector del CNI, el general Félix Sanz Roldán.
El exdirector del CNI, el general Félix Sanz Roldán.
Se prevé que este viernes la temperatura dentro del Juzgado de lo Penal número 8 de Madrid sea muy superior a la de estos fríos días en la capital. A caldear el ambiente contribuirá el juicio contra el excomisario Villarejo, acusado por Félix Sanz Roldán, exdirector del CNI, de calumnias y falsa denuncia contra su persona tras unas declaraciones del primero en La Sexta donde acusaba al segundo de amenazar a Corinna Larssen para que guardase silencio sobre su relación con Juan Carlos I.

El excomisario José Manuel Villarejo, investigado en la Audiencia Nacional en la causa Tandem, abierta alrededor de sus negocios privados mientras supuestamente estaba en la Policía se sentará el próximo viernes por primera vez en el banquillo.

En esta ocasión irá a juicio por presuntas calumnias y denuncia falsa contra Félix Sanz Roldán, exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), a quien el excomisario considera responsable e impulsor de su detención.

Sanz Roldán presentó una querella por calumnias contra Villarejo después de que éste, en junio de 2017, afirmara en el programa ‘Salvados’ de La Sexta que el jefe del servicio de Inteligencia español había amenazado de muerte a Corinna Larsen, ex amante del rey emérito, para que callara sobre todo lo que sabía de Juan Carlos I.

La Fiscalía, que también considera que Villarejo afirmó que Sanz Roldán había amenazado de muerte a Corinna Zu Sayn-Wittgenstein "siendo consciente de que no era cierto", acusa al comisario jubilado de calumnias y pide para él un año de prisión por estos hechos. La Abogacía del Estado también participa en el proceso en contra de Villarejo.

La defensa de Villarejo, sin embargo, sostiene que no hay ningún delito en la manifestación pública del comisario puesto que transmitió lo que la empresaria germano-danesa le había contado a él previamente. En este sentido, tiene en su poder una declaración jurada de Corinna Larsen ante un notario de Londres en abril de 2019.

 Villarejo en "Salvados" de La Sexta.

Además, está previsto que Corinna Larssen declare por videoconferencia desde Londres durante la primera jornada del juicio para ratificar su versión de los hechos, es decir, que supuestamente Sanz Roldán la habría amenazado de muerte pidiéndole que guardara silencio después del accidente de Botsuana en el que Juan Carlos I tuvo un accidente por el que fue operado de la cadera.

Cuatro aplazamientos

La jueza Pilar Casado, del Juzgado de lo Penal número 8 de Madrid, había fijado la primera vista oral el pasado 7 de febrero, con las declaraciones del exdirector del CNI y de Corinna Larsen, ambos por videoconferencia, pero fue suspendida hasta el 23 de marzo por los citados problemas técnicos.

La empresaria Corinna Larssen.

La vista de marzo fue de nuevo aplazada por el estado de Alarma decretado tras la crisis sanitaria y que paralizó los tribunales. Después del estado de Alarma se fijó la vista para el 10 de julio, que se retrasó de nuevo hasta el 18 de septiembre y ahora corre el riesgo de sufrir otro retraso.

Como testigos están citados también el excomisario José Luis Olivera, exdirector del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) y la jefa del Gabinete de la ministra de Defensa Margarita Robles, Esperanza Castelerio.

El motivo fue una denuncia inicial de Villarejo, provocada por el hecho de que Olivera, el exjefe del CITCO, apareciera en una fotografía junto al comisario José Manuel Villarejo. Esta imagen fue publicada por el diario El País, y Villarejo presentó entonces una denuncia contra Sanz Roldán, al entender que había existido una revelación de secretos y "colaboración con actividades de organizaciones terroristas" porque dicha imagen fue tomada durante una operación antiterrorista en la que había intervenido como agente encubierto para infiltrarse en una red relacionada con el yihadismo.

El excomisario Villarejo explicó en su denuncia que sólo tenía acceso a ese archivo el CNI, puesto que las imágenes de aquella operación estaban en poder del CNI, de manera que solo esta organización podía haber filtrado esta fotografía. La denuncia recayó en la Audiencia Nacional, pero fue desestimada y finalmente archivada por la Sala de lo Penal de la misma Audiencia. Tras el archivo de la denuncia, la Fiscalía de Madrid actuó de oficio y denunció a Villarejo por un delito de denuncia falsa por el que pide un año de prisión que se suma al otro solicitado por el delito de calumnias.

La jueza decidió no admitir los testimonios del exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez y del exdirector Adjunto de la Policía (DAO), Eugenio Pino, al considerar que no tienen "conocimiento directo de los hechos imputados". Tampoco aceptó la citación en calidad de testigos de varios periodistas.

COMPARTIR: