01 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los dos primeros fueron directores de Comunicación del BBVA y el tercero fue quien encargó el Informe Austria sobre la vida de Luis Pineda

Juicio Ausbanc: Testifican tres "pesos pesados" del BBVA, Javier Ayuso, Ignacio Moliner y Astorqui

Luis Pineda, el primero de la imagen, en el juicio de Ausbanc.
Luis Pineda, el primero de la imagen, en el juicio de Ausbanc.
Este jueves declaran en la Audiencia Nacional durante el juicio de Ausbanc tres "pesos pesados" del BBVA. Javier Ayuso e Ignacio Moliner responsables de comunicación del banco durante algunos años y Juan Astorqui, exdirector de Caja Madrid, que encargó el famoso Informe Austria sobre las actividades de Luis Pineda, principal acusado en este caso para quien el Fiscal pide 118 años de cárcel y su defensa la libre absolución.

La Audiencia Nacional ha reanudado este martes el juicio al presidente de Ausbanc, Luis Pineda; al secretario general del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernad, y a otros ocho acusados, por los que los dos primeros se enfrentan a peticiones del fiscal de 118 y cinco meses y casi 25 años de prisión, respectivamente.

En la sesión de este jueves declararán Javier Ayuso, Ignacio Moliner y Juan Astorqui. Los dos primeros fueron directores de comunicación durante la etapa de Francisco González como presidente del BBVA, aunque en el caso de Ayuso jamás firmó un contrato con Ausbanc. Astorqui encargó, com él mismo reconoció al diario Vozpopuli el famoso "informe Austria" sobre las actividades profesionales y personales de Luis Pineda, mientras trabajaba para Caja Madrid. Astorqui es el exdirector de Comunicación de Caja Madrid y exdirectivo de la agencia de relaciones públicas Burson-Marsteller, cuando supuestamente vendió o cedió gratis ese informe al BBVA.

Tanto  Pineda como Bernard están acusados de extorsionar a bancos, cajas de ahorros y empresas para no publicar informaciones desfavorables y para retirar acusaciones en causas judiciales, como la seguida contra la infanta Cristina en el caso Nóos, a cambio de importantes cantidades de dinero que supuestamente camuflaban con convenios de publicidad en publicaciones de la asociación o en la compra de sus informes trimestrales.

Javier Ayuso, exdirector de Comunicación del BBVA.

En la sesión de este pasado martes declaró un inspector de Policía que realizó el informe de las subvenciones percibidas por Ausbanc de organismos públicos como el Ministerio de Sanidad y la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid. El policía explicó que en 2011 a raíz de que Ausbanc fuera expulsada del Registro de Consumidores disminuyeron las subvenciones.

Según la acusación fiscal entre 2004 y 2014 Ausbanc Consumo recibió subvenciones en concepto de subvenciones a entidad si ánimo de lucro de ámbito nacional destinadas al fomento del asociacionismo de consumo otorgadas por el Ministerio de Sanidad. Añade que aunque en ningún caso excedieron de 20.000 euros. Entre 2003 y 2006 también obtuvo subvenciones en el desarrollo de programas de colaboración entre Ausbanc Consumo y el Servicio Regional de Empleo de la Comunidad de Madrid por un total de 233.858 euros. Entre 2006 y 2011 le fue concedida a Ausbanc por la Dirección General del Servicio Regional de Empleo de la Comunidad de Madrid subvenciones por 545.897 euros, ingresados en la cuenta de Ausbanc Empresas.

Entre 2003 y 2009 Ausbanc Empresas percibió de la Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid como beneficiario de subvenciones por contratación de trabajadores desempleados en la realización de obras y servicios de interés general y social más de un millón de euros, siempre según la Fiscalía.

El fiscal destaca que "estas ayudas estaban destinadas a entidades sin ánimo de lucro que tuviesen su sede y ámbito de actuación dentro de la Comunidad de Madrid y que realizasen acciones de orientación profesional para el empleo y asistencia para autoempleo". La Fiscalía también explica en su escrito de acusación que "Ausbanc Empresas era una asociación con sede en Madrid y ámbito territorial nacional no circunscrito a la Comunidad de Madrid". 

Luis Pineda comenzó a ser investigado tras una extraña denuncia anónima presentada el 2 de febrero de 2015 ante la Brigada Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional en la que se exponía, por un lado, que Ausbanc no era una asociación de consumidores, sino que buscaba el lucro de sus administradores y por otro, que presuntamente presionaban a diversas entidades financieras para que efectuas en “cuantiosas aportaciones económicas encubiertas”.

Siete días después de la recepción de esa denuncia anónima, la UDEF remitió un informe a la Fiscalía de la Audiencia Nacional que abrió la causa el 24 de febrero, solicitando escuchas telefónicas. En abril, Pineda fue detenido y enviado a prisión provisional en la madrileña cárcel de Estremera, donde estuvo tres años ingresado hasta su puesta en libertad bajo fianza.

Dudas sobre la legitimidad del procedimiento

A la luz de la investigación sobre la relación del BBVA y el excomisario Villarejo, la defensa del presidente de Ausbanc cuestiona la legitimidad del procedimiento articulado y plantea la posibilidad de que estuviese contaminado desde el inicio.

Además, tal y como destaca la defensa de Pineda, todos estos hechos coinciden con los logros que Ausbanc había conseguido a favor de los consumidores como el final de las cláusulas suelo que, precisamente, afectaban muy directamente al BBVA, que según la defensa de Pineda, “cobró unos 100 millones de euros por cláusulas suelo que no figuraban en los contratos de sus hipotecas". Según la misma defensa, Ausbanc descubrió que el BBVA cobraba la Cláusula Suelo incluso a quienes no la tenían, y que, por ello, “le persiguieron”.

Según Pineda, Javier Ayuso pagó igualmente los acuerdos publicitarios, aunque rebajó las tarifas a la mitad y pagó semestralmente en vez de anualmente como hasta entonces. Pero Luis Pineda también acusa a Ayuso de haber eliminado toda la publicidad del banco en las revistas de Ausbanc y montar una campaña de desprestigio sobre el propio presidente de Ausbanc. Los fiscales que instruyeron la causa llegaron a preguntar a Javier Ayuso por qué guardaba contratos de Ausbanc con el BBVA entre 2003 y 2007 si eran del banco y no estaban firmados por él.

 Juan Astorqui.

Hay que recordar que el juicio por el Caso Ausbanc se suspendió en marzo porque la esposa de uno de los acusados se había contagiado de Covid-19. En la primera jornada del juicio declaró Luis Pineda que negó la extorsión a los bancos a cambio de recibir publicidad en sus revistas. En sentido contrario, el presidente de Ausbanc se ha quejado de los ataques recibidos de la entidad entonces presidida por Francisco González (FG): "BBVA puso en marcha una actividad criminal para destruir nuestra reputación", dijo durante su declaración.

"En 2008 nosotros estábamos en plena guerra, y ahora sé que ese es el término, con una entidad bancaria que por no poner en riesgo sus préstamos hipotecarios, está dispuesta a destruir a quién le ha denunciado", ha continuado Pineda, que ha asegurado que las prácticas de BBVA eran "ilegales" e incluso "criminales": "Porque las cláusulas suelo han sido declaradas ilegales ante la instancia de Audiencias, Supremo y Tribunal de Justicia de la Unión Europea", relató.

Pineda cree que la denuncia contra él tiene como base que "el Banco de España ha demostrado que el BBVA cobraba la cláusula suelo a miles de personas, más de 4.000 hipotecas confirmadas, y falta por verificar si en una cartera de 300.000 clientes existe la práctica criminal de decirles a los clientes que tienen una cláusula suelo, pero en realidad no la tienen. Se les engañaba y se les cobraba hasta cuatro veces el importe pactado", ha destacado Pineda, que ha explicado que al detectar esta irregularidad Ausbanc lo denunció ante los tribunales: "Y sabemos que al menos han devuelto 100 millones de euros".

COMPARTIR: