25 de febrero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Junto al exmayor de este Cuerpo serán juzgados también Pere Soler y César Puig como responsables políticos, así como la intendente Teresa Laplana

José Luis Trapero en el banquillo acusado de rebelión por la actuación de los Mossos en el Procés

Trapero durante su etapa al frente de los Mossos.
Trapero durante su etapa al frente de los Mossos.
Hoy 20 de enero comienza en la Audiencia Nacional el juicio contra José Luis Trapero, responsable de los Mossos d’Esquadra. Junto a él se sentará toda la cúpula policial de este cuerpo por su presunta participación en el Procés. El primero en declarar como acusado será el mayor Josep Lluis Trapero, que se enfrenta a una pena de 11 años de cárcel por el delito de rebelión.

Junto a José Luis Trapero se sientan en el banquillo los exjefes políticos de la policía autonómica catalana Pere Soler y César Puig y la intendente Teresa Laplana, en un juicio que se alargará hasta el 19 de marzo de 2020. Por ahora la Fiscalía mantiene la acusación por rebelión, aunque no se descarta que rebaje esta petición al inicio del juicio en la fase considerada de cuestiones previas, una vez que el Tribunal Supremo ha fijado que no hubo rebelión sino que fue sedición.

Según fuentes jurídicas, las testificales comenzarán con la declaración del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, que tendrá lugar el 3 de febrero.  Pérez de los Cobos ya aseguró en el Tribunal Supremo durante el juicio al Procés que el operativo organizado por Trapero para el 1-O fue una “estafa”.

El coronel Diego Pérez de los Cobos.

Al día siguiente, el 4 de febrero está previsto que declare Ferrán López, número dos de Trapero durante los hechos investigados. López fue designado por el Gobierno central para dirigir a los Mossos tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

López ya negó, en su declaración como testigo en el Supremo, las afirmaciones vertidas por el coronel Pérez de los Cobos. En aquel juicio dijo que ellos sí entregaron previamente el operativo que iban a llevar a cabo, que resumidamente consistía en el envío de dos agentes de los Mossos a cada colegio para intentar cerrarlos y evitar el referéndum. Asimismo, López mantuvo que Pérez de los Cobos dio el visto bueno a esa organización.

 

COMPARTIR: