21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El asesino de Miriam, Toñi y Desirée salió de España y, 28 años después, sigue sin conocerse su paradero

Caso Alcàsser: El ADN descarta que las piernas halladas en la costa británica sean de Antonio Anglés

Cartel de búsqueda de Antonio Anglés
Cartel de búsqueda de Antonio Anglés
El crimen de Alcàsser fue el primer crimen que levantó un gran interés mediático en nuestro país. Uno de sus autores, Antonio Anglés, se fugó del país e intentó llegar a las costas inglesas saltando de un barco en el que se había colado. Unos meses después de su fuga, aparecieron restos humanos en una zona cercana a su huida, por lo que la hipótesis de su ahogamiento cobró fuerza. Finalmente, las pruebas de ADN confirmaron que estos restos no pertenecían a Anglés, que sigue desaparecido.

Los hechos que tuvieron lugar en las inmediaciones del municipio valenciano de Alcàsser el 13 de noviembre de 1992, se han convertido, tristemente, en uno de los casos más famosos en la historia del crimen de nuestro país. Este hace referencia al secuestro, violación y tortura hasta la muerte de tres niñas de entre 14 y 15 años que se dirigían a una discoteca de un pueblo cercano. Los autores de los crímenes fueron Antonio Anglés y Miguel Ricart. Ricart fue condenado a 177 años de prisión como autor de los delitos, pero, en el año 2013 salió de la cárcel, mientras que Anglés nunca fue detenido y huyó del país.

La policía sigue buscando al segundo autor de los crímenes 28 años después de su huida, una fuga que le llevó hasta un barco que se dirigía a Irlanda. Anglés fue detenido a bordo pero, poco antes de llegar a su destino, desapareció. Tan solo un día después se encontró un chaleco salvavidas flotando en el mar que abrió la posibilidad de que muriera ahogado.

Esta hipótesis se vio reforzada cuando tan solo tres meses después apareció en la costa inglesa el pie izquierdo de un hombre.

Zapatillas de las piernas halladas en la costa británica.

La extremidad fue inspeccionada por un médico forense, que determinó que había estado varias semanas en el agua. Un año más tarde, apareció la segunda pierna en la misma zona de la costa y la Agencia Nacional contra el Crimen de Reino Unido asumió la investigación. Pese a que esta revisó todos los casos de personas desaparecidas en la costa inglesa, no logró identificar a qué persona pertenecían esos restos.

Según las autoridades de Reino Unido, en la misma zona se encontraron, entre los años 1971 y 2002, hasta 12 cadáveres que aún no han sido identificados. Esta curiosa noticia llamó la atención de los medios de comunicación británicos, que publicaron reportajes y documentales acerca de los hechos.

Debido a la gran difusión promovida por los medios de comunicación, un ciudadano británico decidió enviar un correo electrónico a una trabajadora del Ministerio de Justicia el pasado mes de enero en el que se solicitaba que se realizara una comparación del ADN de Anglés con el de las extremidades encontradas tras su fuga. Esta petición se reenvió a la jueza que lleva el caso de Alcàsser, que informó de lo ocurrido a todas las partes del litigio. Sin embargo, una de las acusaciones reaccionó con un escrito explicando que ya se hizo una comprobación del ADN y los restos no coincidieron. De hecho, anima al juzgado a solicitar el certificado pertinente de la prueba de ADN realizada.

Barco en el que se fugó Antonio Anglés.

Pese al resultado negativo de esta prueba, las autoridades no pueden descartar la hipótesis de que Anglés muriera ahogado, ya que existe la posibilidad de que sus restos no hayan sido aún identificados. Aún así, la Guardia Civil y la Policía Nacional siguen buscándole como si estuviese vivo.

Esta es la última vuelta de tuerca de un caso que se convirtió en el primer crimen con gran repercusión mediática en nuestro país ya que, desde el primer momento y hasta cuatro años después, cuando finalizó el juicio, los medios de comunicación centraron su atención en él. Casi tres décadas después de que sucediera, los interrogantes que le rodean siguen despertando el interés de la población y atormentando a unas familias que nunca olvidarán ese fatídico día.

COMPARTIR: