20 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El software fue desarrollado por asesores externos al consistorio municipal, vinculados a Unidos Podemos, y pagado con dinero público

La trama holandesa de Manuela Carmena: quiere regalar la aplicación Consul a una fundación domiciliada en Amsterdam

Exclusiva Foto del patronato de la Fundación Consul Democracy, realizada en Amsterdam.
Foto del patronato de la Fundación Consul Democracy, realizada en Amsterdam.
El Ayuntamiento de Madrid decidió a última hora no firmar la adhesión como "órgano consultivo" a la Fundación Consul Democracy, radicada en la ciudad holandesa de Amsterdam y formada por patronos extranjeros para que gestionen y difundan la aplicación Consul usada en los procesos de Participación CIudadana. El grupo municipal de Ciudadanos ha preguntado la causa de este movimiento que no beneficia en nada a los madrileños sino solo a bolsillos privados, pero no ha obtenido respuesta.

¿Qué hay en Amsterdam para que el Ayuntamiento de Madrid se empeñase en adherirse a una desconocida Fundación en el último pleno de la legislatura y retirasen la propuesta precipitadamente después de que Ciudadanos se interesase por este asunto? ¿Canales navegables y bonitas vistas? Parece que no.

La respuesta se encuentra en la cronología de los siguientes hechos. El 18 de marzo de 2019 el grupo municipal de Begoña Villacís preguntaba al ayuntamiento de Madrid quién era el propietario real de la aplicación Consul y su uso en la portal de Participación Ciudadana del ayuntamiento.

Consul (acrónimo de consulta) es un software informático desarrollado por asesores externos en 2015, colaboradores de Podemos que habían desarrollado también la web de participación de la formación morada, tal y como ya contamos en elcierredigital.com, que trabajan como asesores y personal eventual con cargo a los presupuestos municipales. Consul se usa habitualmente para preguntar a los madrileños sobre los proyectos municipales a debate, como la reforma de la Plaza de España o la remodelación de la Gran Vía madrileña.

El 22 de marzo, apenas tres días después, Network Democracy, junto con otras seis organizaciones internacionales creaba en Amsterdam, Países Bajos, la Fundación "Consul Democracy", con un nombre mezclado entre la aplicación madrileña y Network. Además de Network Democracy, con un holandés al frente, el consejo de la Fundación está formado por Fundacia Epanstwo (Polonia), Open Source Initiative (Estados Unidos), Mehr Demokratic (Alemania), Acces Info Europe (España), Danes Je Now Dan (Eslovenia) y Digidemlab (Suecia). Este comité cuenta con el asesoramiento de representantes ingleses, italianos, belgas, finlandeses, franceses, australianos y estadounidenses. En este maremágnum internacional desde el grupo municipal de Ciudadanos no sabían muy bien qué pintaba el ayuntamiento de Madrid en todo esto.

El 26 de marzo la Fundación daba de alta sus estatutos en Amsterdam. Holanda es uno de los pocos países de la Unión Europea donde las fundaciones pueden realizar trabajos comerciales y no necesariamente son organizaciones sin ánimo de lucro, como sí ocurre en España.

El 27 de marzo el Ayuntamiento de Madrid contestaba al grupo de Ciudadanos que había preguntado qué pasaba, con evasivas, pero al mismo tiempo, la Dirección General de Participación Ciudadana llevaba a la Comisión correspondiente la aprobación de esta adhesión como "órgano consultivo" y presentaba el correspondiente expediente y toda la documentación. En esta comisión se aprobó elevarlo a pleno con los votos en contra de PP y Ciudadanos.  El 30 de abril, último pleno de esta legislatura, se retiró a última hora del orden del día. Quizás porque elcierredigital.com publicó ese mismo día parte de esta historia y saltaron todas las alarmas en el Consistorio municipal, el caso es que el punto se quedó sin aprobar en esta legislatura de Manuela Carmena.

¿Sin ánimo de lucro?

La propuesta que se iba a presentar recoge en su expediente que "para el Ayuntamiento de Madrid, compartir tecnología es el primer paso en la estrategia de compartir conocimiento, habiéndose reforzado este objetivo con la colaboración del Ayuntamiento con entidades privadas sin ánimo de lucro que trabajan en los ámbitos de la participación ciudadana (...)". Más abajo añadían que "algunas de estas organizaciones han constituido el pasado 22 de marzo de 2019 la Fundación Consul Democracy".

La clave está entre líneas en este mismo expediente, que se pretendía aprobar en el último pleno de la legislatura: "esta Fundación está inscrita en Amsterdam y entre sus fines se encuentra gestionar y contribuir a la mejor, el desarrollo y la ampliación global de la participación del software abierto Consul (...). Se trata de fines de naturaleza no lucrativa". 

No es la primera vez que la candidatura de Begoña Villacís protesta ante las instancias municipales por algo relacionado con Consul Democracy, ya que en su momento denunciaron una irregularidad en un contrato menor y fue anulado gracias a esta denuncia.

El equipo de Acces Info Europe en Madrid, la segunda por la derecha es Helen Darbishire. 

Aparentemente no hay ninguna conexión entre esta Fundación y la aplicación Consul del Ayuntamiento, ya que todos los responsables que figuran entre sus patronos son extranjeros. La única posible conexión que pudiera haber está entre uno de los patronos, la organización Acces Info Europa, a cuyo frente se encuentra una británica, Helen Darbishire.

Casualmente, en esta misma organización de derechos humanos establecida en Madrid, en concreto en la Cava baja de San Miguel, trabajó entre 2010 y 2015 Victoria Anderica Caffarena, Directora del Proyecto de Transparencia del Ayuntamiento de Madrid y ha sido profesora del Módulo de Transparencia del Máster de Periodismo de Investigación de la Universidad Rey Juan Carlos.

Victoria Anderica en la televisión.

Además Victoria trabajó en Acces Info Europe coordinando proyectos de investigación y campañas sobre la transparencia de las instituciones públicas. Anderica trabaja ahora como personal eventual y asesora en Participación Ciudadana, junto al concejal Pablo Soto y es la Directora del Proyecto de Transparencia del Ayuntamiento de Madrid "desde donde impulsa y pone en marcha las medidas necesarias para implementar una política de transparencia", según la propia web municipal.

Desde el grupo municipal de Ciudadanos se ha esgrimido en numerosas ocasiones el temor de que los datos que se aportan en esta Plataforma de Transparencia "no estén del todo salvaguardados de interes partidistas y puedan ser usados en el futuro por un partido político concreto". Elcierredigital preguntó también por conducto oficial el pasado martes al gabinete de Prensa del Ayuntamiento de Madrid sin obtener respuesta.

COMPARTIR: