14 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ha solicitado que se abra un expediente disciplinario contra la logopeda del centro, la monitora del aula específica y la tutora del menor

La madre de otro niño autista del colegio denunciado de Dos Hermanas presenta una nueva queja a la Junta de Andalucía

El colegio de la discordia.
El colegio de la discordia.
La madre de un niño con trastorno del espectro autista (TEA) que asiste al Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Cervantes de Dos Hermanas (Sevilla), del cual cuatro docentes han sido denunciadas por un supuesto trato degradante a una niña con autismo, ha presentado una solicitud de inicio de expediente disciplinario a la Consejería de Educación por hechos similares.

En el escrito de solicitud, la madre del menor pide que se abra un expediente disciplinario contra la logopeda del centro, la monitora del aula específica y la tutora del menor para que se determine el grado de falta que han cometido ante el incumplimiento de sus "deberes y obligaciones previstas de la función pública" y que "de acuerdo con la normativa" se suspenda a todas ellas hasta que se resuelva el expediente.

La queja recoge que debido a cambios de comportamiento del menor y algunos de sus compañeros a la salida del colegio Cervantes, "consistentes en estado muy nerviosos, llantos y frases de 'no se pega', abrazos continuados de llantos y ansiedad", situación que tenía "continuidad" en el seno del hogar familiar la progenitora ha tomado medidas consistentes "en la grabación de lo ocurrido en el aula dándose todos los indicios de una supuesta situación de vulneración de derechos de los menores consistentes en gritos, palabras malsonantes y un maltrato que pudiera ser la causa de consecuencias psíquicas y emocionales para los pequeños".

El colegio Cervantes de Dos Hermanas.

"Dada la posibilidad de un perjuicio efectivo o peligro cierto para la integridad física y psíquica de mi hijo exigimos el inicio de un expediente disciplinario", concluye la queja.

La madre de este menor, que ha dejado de asistir al centro educativo, ha lamentado que las docentes hayan aprovechado un "abuso de poder" ante alumnos que tienen dificultades para expresar lo que viven en el aula "para hacer dejaciones de sus funciones".

La madre ha indicado que tiene previsto reunirse la próxima semana para tramitar una querella contra las docentes del centro por "las vejaciones" a los que someten a los pequeños. "Estas docentes se dedican a hablar de sus vacaciones y de criticar a los padres de sus alumnos a quienes no atienden como es debido", ha señalado la madre del pequeño, al tiempo que ha censurado que estas docentes "de manera curricular están cualificadas para atender a menores con TEA pero moralmente no".

"El peor castigo será escucharse"

Por su parte, la madre de la niña de siete años con autismo que ha denunciado a cuatro maestras de un colegio de Dos Hermanas (Sevilla) por burlarse de su hija, ha señalado que para las docentes "el peor castigo será escucharse" en las grabaciones que apoyan la denuncia.

Así lo ha indicado en una carta publicada por la madre en su perfil de la red social Facebook, en la que señala que "cuando dejas a tu hijo en el colegio esperas que sea un sitio seguro, donde mínimo lo respeten", y añade que "confías, porque si en esta vida dejamos de confiar en las personas, nos volveríamos locos".

Además, señala que su hija tiene un Trastorno del Desarrollo (Tea/Tel), pero no es solo "la niña autista de las noticias", sino una niña "independiente, simpática, cariñosa, risueña, que no vive en su mundo, que habla lo poco que por ahora puede pero que comprende casi a la perfección".

También afirma que su hija "no le pudo contar con palabras" la situación "pero sí lo hizo con miradas y el presentimiento de una madre nunca falla", y manifiesta que tras todo lo ocurrido y la denuncia interpuesta hoy puede decir "orgullosa" que su hija "ha conseguido movilizar a un país a favor de los niños con cualquier tipo de discapacidad".

Igualmente, la madre, que a través de esta carta ha querido dar las gracias a todos por el apoyo recibido, indica, respecto a las maestras denunciadas, que "el peor castigo será escucharse", aunque añade que "aún así hay muchos profesionales de verdadera vocación que merecen estos puestos".

Asegura que "están bien". "Hemos tenido mucho tiempo para no dormir, llorar, sentirnos culpables, pedir perdón a nuestra hija y coger fuerzas para lo único que queremos, luchar para que se haga justicia", recoge en su carta. Por último, la madre destaca que su hija "está feliz en un colegio nuevo maravilloso", del que "nunca sale con la mano mordida", y agrega que "ha dado un giro de 180 grados en todos los aspectos".

COMPARTIR: