09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

ESTAS DENUNCIAS FORMAN PARTE DE LA LISTA DE PRESUNTOS CASOS DE SUMISIÓN QUIMICA, QUE SE REPITEN EN LOS FESTEJOS MULTITUDINARIOS ESTIVALES

La 'fiebre' de los pinchazos: La Semana Grande de Bilbao suma 19 nuevas víctimas

El Cierre Digital en Día del Txupinazo de la Aste Nagusia 2022
Día del Txupinazo de la Aste Nagusia 2022
La Semana Grande de Bilbao, la fiesta más importante del municipio, comenzó el pasado sábado 20 de agosto. En tan solo cuatro noches se han detenido a 64 personas y se han contabilizado más de 400 hurtos. Sin olvidar que "preocupa mucho" la tendencia al alza de la nueva moda de sumisión química, los pinchazos. En estos cuatro días se han registrado un total de 19 denuncias que se suman a las ya interpuestas en lo que llevamos de verano en España, algo que tiene en "vilo" a las mujeres.

El ‘Aste Nagusia’, la Semana Grande de Bilbao, dio comienzo el pasado sábado 20 de agosto y está dando que hablar por la excesiva delincuencia que se está produciendo en los cuatro días que llevan los bilbaínos celebrando la fiesta más importante del municipio.

En el primer día de fiestas, según los datos conjuntos de la Policía Local y la Ertzaintza, se cometieron diez robos y 109 hurtos, tres delitos de lesiones y 16 personas fueron detenidas, de las que 12 tenían relación con delitos de robo y hurto. Esa misma noche, siete mujeres sufrieron supuestos pinchazos en el recinto festivo. Dos de estas mujeres interpusieron una denuncia ante la Ertzaintza, y otra ante la Policía Local.

Juan Mari Aburto, alcalde de la ciudad, apoyó la libertad de las mujeres: “tienen que sentirse libres, sentirse en plena disposición de disfrutar de la fiesta y no de estar pendiente de que algún tonto venga con malas ideas. Social y colectivamente, el conjunto de la sociedad tenemos que implicarnos para favorecer esas sensación de libertad y de seguridad de nuestras mujeres”.

El 21 de agosto, en la madrugada del domingo al lunes, el segundo día de fiestas, un total de diez personas fueron detenidas por hurto y robos con violencia. Por otra parte, se produjeron seis pinchazos en la zona de El Arenal, donde se celebró el Concurso Gastronómico Txiki de ensaladas.

Coche de la Policía Local de Bilbao en las fiestas del municipio

Está previsto que los casos de pinchazos sean tratados en Euskadi como un delito de odio a priori. Posteriormente, serán los jueces los encargados de calificar cada uno de los hechos de manera individual. De los trece supuestos pinchazos la Ertzaintza ha comunicado que solo investiga ocho posibles casos de ataques a mujeres, aunque fuentes sanitarias desvelaron cinco casos más de jóvenes asistidas por pinchazo.

La tercera jornada de Aste Nagusia dejó un balance de 156 hurtos, 20 robos con intimidación, 4 delitos de lesiones y 17 detenidos. Durante la noche del 22 de agosto, hubo una víctima más por un supuesto pinchazo. Y la noche del 23 de agosto, supuso 139 hurtos, 21 robos con intimidación y un total de 21 personas detenidas. También se denunciaron cinco pinchazos en las fiestas de la capital vizcaína. 

En pleno interludio del ‘Aste Nagusia’, el balance de detenciones alcanza las 64 personas. Respecto a los pinchazos, han sido 19 las supuestas víctimas de este nuevo ‘método’ de moda. 

El incremento de pinchazos en España

La oleada de pinchazos a chicas continúa expandiéndose en España. Las redes sociales han hecho una labor fundamental para que las mujeres se hagan eco de este tipo de agresión. 

A mediados de julio el asunto de los pinchazos volvía a sonar. Con motivo de la celebración de los Sanfermines se llegaron a recoger ocho denuncias por pinchazos, según informó Javier Remírez, consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior del Gobierno de Navarra.

Esta nueva moda de sumisión química se inició en Francia —concretamente en la sala Bataclán, según pudo conocer elcierredigital.com— y se extendió rápidamente por las discotecas europeas de Bélgica y Reino Unido. En Francia llegaron a contabilizarse 300 denuncias por este tipo de agresión.

Las afectadas por los pinchazos suelen ser mujeres jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 26 años. De hecho, fue precisamente una joven de 26 años una de las primeras afectadas en España. El suceso tuvo lugar en un pequeño pub de la zona de Las Retamas, en Alcorcón y, como la mayoría de las víctimas, no estaba sola en el momento de recibir el pinchazo.

“Mi amiga y yo estábamos esperando la cola para ir al baño y un chico que estaba a mi lado, esperando la cola también, se acercó a mí haciendo que se tropezaba o que le empujaban y se chocó conmigo. En ese momento sentí un pinchazo en la pierna, como si me clavaran un alfiler. Mi mente entonces no lo asoció, porque no era capaz de pensar que me estuvieran pinchando, por eso lo que noté fue el dolor del impacto”, explicó la afectada en exclusiva a elcierredigital.com.

Las consecuencias del pinchazo comenzaron de quince a veinte minutos después del incidente. “Empecé a notar que se me dormía la pierna y después fue subiendo la sensación hasta el brazo y el hombro. Me tocaba y no sentía nada, pero podía andar sola. En ningún momento perdí el conocimiento, ni la capacidad de hablar o tuve lapsus de memoria”.

“Si tenéis la más mínima duda, antes de que os empecéis a encontrar mal, avisad a alguien para que haya más testigos del agresor y llamad directamente a la policía. Si no podéis hacerlo así, acudid directamente al hospital, pedid un protocolo de sumisión química para que os hagan pruebas más exhaustivas y pedid que os pongan el tratamiento preventivo contra el VIH. Y, por favor, denunciar”, pedía la víctima a todas aquellas que puedan encontrarse en una situación similar a la suya. Añadía que también es importante “que la policía esté informada de que está habiendo agresiones de ese tipo” y que se les transmita cualquier tipo de información útil sobre cualquier agresor.

COMPARTIR: