24 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

SINAÍ GIMÉNEZ, DE LA SOCIEDAD GITANA ESPAÑOLA, INDICA QUE "CREEMOS QUE PODRÍA HABER ALGUNA MANIOBRA ARBITRARIA PARA OBSTACULIZAR LA VERDAD"

Caso menores Carabanchel: Se mantienen abiertas todas las hipótesis pese a un 'informe final' de la Policía

El Cierre Digital en Cartel de la desaparición de Ángel y Fernando, los menores de Carabanchel fallecidos.
Cartel de la desaparición de Ángel y Fernando, los menores de Carabanchel fallecidos.
El juez del caso 'menores de Carabanchel' mantiene abiertas todas las hipótesis pese a que la Policía ha entregado un informe en el que concluye que los primos murieron en el contenedor de forma accidental. El Juzgado está a la espera de la autopsia definitiva, por lo que todas las diligencias siguen abiertas y se mantienen bajo secreto de sumario, según ha explicado en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. Todavía se baraja la opción de una muerte violenta.

En la mañana de este miércoles se ha filtrado el 'informe final' de la Policía Nacional sobre el caso de la muerte de los dos primos hallados en el vertedero de Toledo, en el marco del caso 'menores Carabanchel'. Según este informe, los investigadores han concluido que los menores murieron de manera accidental al no encontrar un lugar donde dormir y se asfixiaron al refugiarse en un contenedor de basura. Sin embargo, a primera hora de la mañana del 22 de febrero el abogado de las familias, Marcos García-Montes, ha presentado un escrito de queja ante el Juzgado de Instrucción nº 3 de Toledo por la filtración de este informe de la Policía.

Por su parte, el juzgado nº 3 de Toledo ha dado constancia de que todas las líneas del caso están abiertas y se sigue con la investigación de el hallazgo en el Ecoparque de Toledo de los restos mortales de ambos menores. Entre las hipótesis no se descarta la opción de la muerte violenta, que contradice la filtración del supuesto informe de la Policía, en el que se cerraba el caso afirmando que, según la autopsia de los dos menores, se ha determinado que ambos murieron por asfixia sin la participación de terceras personas. El informe también indica que se ha descartado realizar una segunda autopsia a los cadáveres, pese a que el juez mantiene todas las líneas de investigación abiertas. 

Por otro lado, continúan las diligencias de la investigación enfocadas a esclarecer lo hechos y aún está pendiente los resultados del informe definitivo de la autopsia de los restos de los menores. 

Vertedero de Toledo donde fueron hallados los menores

La Policía descartaría, según lo filtrado, la participación de terceros en la muerte de Ángel y Fernando. Sin embargo, el Juzgado está a la espera de la autopsia definitiva por lo que todas las diligencias siguen abiertas y se mantienen bajo secreto de sumario según ha manifestado en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

"Estamos estudiando presentar una querella" 


Elcierredigital.com ha contactado con Sinaí Giménez, presidente de la asociación Sociedad Gitana Española, que denuncia: “Sospechábamos que esto podía ocurrir porque desde el primer minuto el trabajo efectuado por la policía, junto con las actuaciones judiciales, nos han hecho sospechar que algo raro hay en todo esto. Con esto nos referimos a que los comienzos de la investigación realizada por la policía fueron una autentica chapuza. No es normal que en una desaparición de alto riesgo, con la denuncia presentada el 10 de diciembre, la policía no incaute los teléfonos de los niños hasta el día 24 de diciembre, es decir después de enterrar a Fernando”. 

Fernando apareció en el vertedero el día 15 y la Policía no tuvo constancia de que era él hasta el día 22 y porque lo dijeron los medios de comunicación, ya que ellos en un primer lugar lo desmienten. Una vez se confirma que es Fernando, el juez, en vez de paralizar el vertedero para no contaminar las pruebas, emite un auto en donde ordena seguir echando basura, por lo que esa basura tapó cualquier medio de prueba. Cuando acude la policía al vertedero han pasado más de diez días desde que apareció Fernando y ya se habían vertido toneladas de basura”, indica Sinaí. 

El presidente de la asociación Sociedad Gitana Española explica que “por lo tanto, entre el juez y la Policía Nacional de Toledo y de Madrid no hubo la coordinación que era necesaria, ahí está la gravedad del asunto. Si ahora no se esclarecen los hechos, es porque la policía de Madrid y la de Toledo no se entendieron y porque el juez de los Juzgados de Toledo, de forma errónea, ordenó seguir echando basura sin consultar la base de datos de desaparecidos. Además Fernando apareció entero y Ángel no y cada uno apareció en una zona distinta del vertedero. Por lo que la tesis de la policía choca frontalmente porque si fuese verdad, los dos niños tendrían que haber aparecido juntos y en las mismas condiciones”.

Ángel, uno de los menores desaparecidos en diciembre de 2022

La Sociedad Gitana Española está estudiando presentar una querella ante la Fiscalía Anticorrupción contra los investigadores policiales y contra el juez instructor. “Estamos barajando esta posibilidad por si hubiese habido algún tipo de maniobras arbitrarias entre la policía de Toledo, la de Madrid y el juzgado”, comenta Sinaí. Cabe destacar que el forense en el caso de Fernando tardó dos días en afirmar que era un accidente mientras que en el caso de Ángel tardó quince días.

“Como supuestamente la causa estaba en secreto de sumario hasta el día de hoy, ni nuestros investigadores privados ni los abogados ni los forenses contratados han podido intervenir en la causa ni realizar una segunda valoración de los cuerpos de los niños. El día en el que se abre la causa emiten un informe de cierre del proceso porque entienden que es un accidente sin que hayamos tenido la oportunidad de estudiar la causa ni de dar esa segunda opinión. Toda la maniobra efectuada por la policía y los juzgados ha sido una forma de obstaculización para no saber la verdad”, concluye Sinaí.

El entierro de Ángel

Tras el hallazgo de los restos de los cuerpos de los menores de Carabanchel desaparecidos, Ángel y Fernando, en un vertedero de Toledo, sus familias solo buscan saber la verdad de sus muertes y "conocer con exactitud cómo fue su desaparición", según afirmaba a elcierredigital.com el secretario general de la Sociedad Gitana Española, Ángel Benedicto.

A pesar de que la investigación continúa su curso, sin acusados por el momento, la familia del pequeño Ángel, de 11 años, respiraba algo más aliviada al recibir el pasado 8 de febrero el cuerpo del chico. El entierro se produjo al día siguiente, el jueves 9 de enero, a las 17.00.

COMPARTIR: