16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Qatar y Arabia Saudí hacen caja en nuestro mercado a traves de empresas del Ibex35 como Telefónica o Iberdrola,a pesar del liderazgo de Amancio Ortega

Claves del control extranjero de la bolsa española: Fondos árabes y creciente dominio de Blackrock

El Cierre Digital en Montaje del emir de Qatar Tamim bin Hamad, los fondos de inversión Vanguard y BlackRock y Mohamed bin Salmán, príncipe heredero de Arabia Saudita
Montaje del emir de Qatar Tamim bin Hamad, los fondos de inversión Vanguard y BlackRock y Mohamed bin Salmán, príncipe heredero de Arabia Saudita
El mercado español se mantiene a pesar de la inestabilidad geopolítica. Sin embargo, varios análisis revelan el control del capital extranjero en numerosas entidades del Ibex 35 y del Mercado Continuo español, destacando fondos de inversión como BlackRock y Vanguard, así como fondos de capital soberano como Arabia Saudí y Qatar. Elcierredigital.com ha contactado con Javier Sanz, cofundador y CEO de Bolsazone, para conocer más detalles sobre la inversión extranjera en España.

En un contexto geopolítico especialmente inestable en los últimos años y tras superar en gran medida los principales efectos de la pandemia de Covid-19, el mercado español parece mantenerse en crecimiento y así se espera que continúe por lo menos el próximo año.

Sin embargo, en el último análisis realizado por el diario Expansión, quedó reflejado el poderoso dominio del capital extranjero en numerosas entidades del Ibex 35 y del Mercado Continuo español, destacando la sociedad de inversión BlackRock, que mueve alrededor de 30.000 millones de euros en acciones en nuestro mercado, seguido por los fondos estadounidenses Vanguard y Capital Group, que manejan entorno a 20.000 millones en cada uno. A pesar de los grandes números de los citados fondos, la sociedad de Amancio Ortega -Pontegadea- mantiene el primer puesto con más de 60.000 millones de euros en acciones.

No sólo destaca el papel de los grandes fondos de inversión, pues también han ‘irrumpido’ en el mercado español grandes fortunas de capital soberano. El mejor ejemplo de este tipo de operaciones es Telefónica, que tal y como ya informó elcierredigital.com, vendió un elevado porcentaje de sus acciones a STC Group, un fondo controlado por la familia real de Arabia Saudí.

El caso de la teleco no es el único en nuestro país, pues el gigante energético Iberdrola también tiene como máximo accionista a un fondo soberano extranjero, en este caso de Qatar, que a través de Qatar Investment Authority (QIA) tiene presencia en numerosas empresas españolas como El Corte Inglés, la inmobiliaria Colonial o IAG -holding español que resultó de la fusión entre las aerolíneas Iberia y British Airways-.

Elcierredigital.com ha contactado con Javier Sanz, Cofundador y CEO de BolsaZone, para conocer más detalles sobre el control extranjero en el mercado español. Sanz ha explicado: “El control extranjero estaba presente antes, y de hecho, diría que la bolsa española cada vez tiene menos interés para la inversión extranjera, es decir, que los grandes fondos de inversión se fijan antes en otros países como Estados Unidos. Lo que sí que es verdad que hay valores en la Bolsa española que son compañías de muchísimo valor como es el caso de Inditex, o en el caso de Telefónica precisamente la depreciación que ha tenido lo ha convertido en un activo de interés para el fondo de Arabia Saudí”.

4543323_1

Fotografía de la Bolsa de Madrid

“Los casos de Qatar y Arabia Saudí son especiales porque son grandes potencias del petróleo y en estos momentos tienen casi más dinero del que pueden gastar, pero al mismo tiempo saben que el petróleo es finito por lo que tienen que asegurar sus inversiones para el futuro y así no depender únicamente de la extracción petrolera, por eso se ven este tipo de movimientos”, expone Sanz durante su conversación con este medio.

Según los análisis realizados por Expansión, una veintena de estados extranjeros controlan más de 70.000 millones de euros de la Bolsa española. En concreto, se estima que hay más de 70.600 millones de euros invertidos en España a través de 351 participaciones. Algunos países tienen una presencia destacada como inversores principales, como los mencionados casos de Qatar y Arabia Saudí. Italia, por ejemplo, es el principal accionista de Endesa, de la que posee más de un 70 por ciento a través de Enel, al igual que Singapur y Canadá son principales accionistas de Cellnex. Por otro lado, Noruega también destaca en nuestro mercado en términos de volumen con su fondo de pensiones Norges, que suma 13.800 millones de euros.

En este sentido, Sanz se ha referido: “Los grandes fondos soberanos como el fondo de Noruega consiguen hasta un 7 por ciento de rentabilidad anual de media, esa rentabilidad se consigue invirtiendo en compañías disruptivas y compañías que generan valor, obviamente en España no tenemos mucho de eso salvo casos contados como puede ser Inditex, que es una de las grandes compañías textiles a nivel mundial. Si miramos el IBEX 35, en su mayoría está compuesto por telecos, energéticas, aseguradoras y bancos, mientras que las grandes tecnológicas -cuyas acciones se consideran de las más volátiles y atractivas para los inversores- se encuentran en Estados Unidos”.

Según los cálculos, la mitad de las 20 principales empresas del IBEX están dirigidas por inversionistas extranjeros. Además de los casos mencionados anteriormente, Lakshmi Mittal, el multimillonario indio, posee el 37% de Arcelormittal, la empresa siderúrgica más grande del mundo. Por otra parte, el mencionado fondo de inversión Blackrock tiene el control de Repsol, con el 5,48 por ciento de las acciones. Tanto Sabadell como Enagas tienen a Blackrock como su principal accionista con derechos de voto, con el 4,46 por ciento y el 5,56 por ciento de sus acciones respectivamente

Ante el incesante incremento de capital extranjero fluyendo por el mercado español aún se mantienen bajo ‘control’ nacional empresas como Grifols, Fluidra, Rovi, Solaria, Acerinox, Sacyr y Meliá, entre otras. En el caso de Mapfre y Unicaja, el control recae sobre sus fundaciones, del mismo modo ocurre en Caixabank. Por otro lado, el Estado a través de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI) lidera a Redeia e Indra, por lo que a pesar de las privatizaciones, el Estado español sigue teniendo presencia en el IBEX.

El resultado de las privatizaciones estratégicas

Algunas de las empresas que hoy están en manos del capital extranjero en su día pertenecieron al Estado español, quizá los ejemplos más sonados sean los de Telefónica y Endesa. Esta última fue sacada a Bolsa en 1988 de la mano del Ejecutivo de Felipe González. En ese momento, el Estado seguía siendo su accionista principal y fue durante el gobierno de José María Aznar cuando se completó su privatización, a través de una Oferta Pública de Venta (OPV).

Las polémicas en torno a la privatización de la energética no tardaron en surgir. Sin embargo el escándalo se desataría en 2005, cuando la empresa catalana Gas Natural hizo una Oferta Pública de Adquisición (OPA) para adquirir Endesa, provocando un conflicto político. La oferta de Gas Natural no sentó bien en Madrid, donde muchos interpretaron que la oferta era un intento de Cataluña por hacerse con el control del suministro de gas en España.

La operación propuesta por la empresa catalana no salió adelante y dos años más tarde la compañía italiana Enel, propiedad del Gobierno italiano, se hizo con acciones de la energética junto con Acciona. En apenas unos años Enel llegó a controlar la mayoría de las acciones de Endesa y actualmente posee el 70 por ciento de su capital. Durante esa década también se llevaron a cabo privatizaciones similares de otras empresas estratégicas, como Repsol, que como se ha mencionado, cuenta como principales accionistas con el fondo estadounidense BlackRock y el fondo soberano de Noruega, Norges Bank.

Aznar_Glez_1

Fotografía de Felipe González y José María Aznar, ex presidentes del Gobierno español

En este sentido, Javier Sanz ha explicado durante su conversación con elcierredigital.com: “Las nacionalizaciones y privatizaciones forman parte de la economía mundial, los fundadores de las grandes empresas nacionales muchas veces se retiran y ceden el control al resto de accionistas y acaban en manos de grandes fondos de inversión. Aunque eso no significa siempre que se pierda el control total sobre la empresa, muchas compañías lo que hacen es recomprar sus acciones a través de las denominadas ‘autocarteras’, y es una de las mejores formas de retribuir a los accionistas, de hecho esto lo hace muy a menudo Telefónica. Normalmente las empresas reparten dividendos con los beneficios, pero esto obliga a los inversores a pasar por Hacienda. Sin embargo, cuando una compañía recompra sus acciones lo que hace es subir el valor de los activos, es una técnica que utilizan grandes empresas como Apple, que hace recompras mil millonarias de sus propias acciones”. 

El caso de Telefónica también ha levantado más de una polémica, en un inicio la empresa fue nacionalizada cuando su principal accionista era la empresa estadounidense ITT. No fue hasta 1999 cuando se privatizó por completo. Además de STC Group, BlackRock es el mayor accionista de Telefónica, seguido por los bancos CaixaBank y BBVA.

La expansión de BlackRock en España

En la actualidad, no hay dudas de que BlackRock se ha convertido en una pieza clave del ajedrez financiero mundial. En España el fondo de inversión no pisa el freno, pues es el accionista principal tanto del Banco Santander como del BBVA. Esta jugada le ha sido especialmente beneficiosa en el último año, debido a los beneficios récord que ha obtenido la banca gracias a las subidas de los tipos de interés del Banco Central Europeo.

La presencia de BlackRock en España es muy importante, ya que tiene inversiones en un total de 71 empresas que cotizan en el país, lo que equivale a más de la mitad de las empresas del Mercado Continuo español. Además de ser el tercer accionista más grande de Naturgy, también posee participaciones en otras empresas del sector energético como Iberdrola, Repsol, Enagás y Solaria, entre otras. 

Aunque la necesidad de inversión extranjera es innegable, son cada vez más los que señalan que la presencia de BlackRock en España plantea un dilema tanto político como económico. Hay consenso en el hecho de que su inversión es crucial para el país, ya que compite con otros mercados en la atracción de inversiones extranjeras. Sin embargo, su omnipresencia también genera preocupaciones sobre si se deberían establecer límites a su actividad para no acabar monopolizando el mercado, un aspecto que se puede apreciar tanto a nivel nacional como mundial, pues BlackRock tiene amplia presencia en todo el mundo.

En este sentido, el cofundador y CEO de BolsaZone ha explicado: “Para los fondos de inversión como BlackRock y Vanguard, España es un país atractivo para la inversión aunque no de la misma manera que podría serlo Estados Unidos. España no deja de ser un país estable económicamente y forma parte de la Unión Europea, por lo que los fondos obviamente invierten, pero con posiciones mínimas si lo comparamos con el DAX alemán -índice que recoge a las 30 empresas con mayor volumen y capitalización de la Bolsa de Frankfurt-”.

37428768_1

Fotografía de la sede de BlackRock en Estados Unidos

BlackRock es una de las gestoras más influyentes en las economías en las que invierte. A finales de 2023, gestionaba activos por valor de 10 billones de dólares. En la Bolsa española, que tiene un valor total de 858.000 millones de euros, BlackRock tiene una inversión aproximada de 37.000 millones de euros tras la reciente adquisición de GIP -que controla a su vez el 20% de Naturgy- su mayor compra en 15 años. Por otra parte, BlackRock tiene presencia en las 35 compañías del Ibex y tiene posiciones en el 58% de los valores del Mercado Continuo, que varían desde el 0,0092% en FCC hasta más del 20% en el mencionado caso de Naturgy.

Para ‘escapar’ del control cada vez más extendido de los grandes fondos de inversión, Javier Sanz explica que aún “hace falta muchísimo apoyo para que la bolsa española vuelva a ser atractiva, y sobre todo la eliminación de trabas como algunas tasas, España no es precisamente uno de los mejores países para invertir y para emprender, ahora mismo somos una economía secundaria en ese sentido. Evidentemente habría que hacer un cambio de paradigma total para que recuperemos el apetito inversor porque tenemos talento, tenemos grandes empresas y grandes infraestructuras, pero lamentablemente los políticos nos han ido llevando a la situación que estamos ahora, tenemos una Bolsa que dista mucho de los números de Francia o Reino Unido”, sentencia el Cofundador y CEO de Bolsazone.

COMPARTIR: