15 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

De vuelta a Sanxenxo, Juan Carlos I prepara su competición 6MR a bordo del Bribón con amigos como Pedro Campos y su 'guardia de corps' habitual

La última regata que ganó el Emérito: Fue en 2019 en la Copa Rodríguez Toubes y con la Reina Sofía de testigo

El Cierre Digital en Juan Carlos I en las regatas de Sanxenxo en 2021.
Juan Carlos I en las regatas de Sanxenxo en 2021. / El rey Emérito a los mandos del Bribón.
Juan Carlos I ya está de vuelta en Galicia para asistir a sus amadas regatas en Sanxenxo. Aunque esta competición en la que participará el Emérito no arranca hasta el próximo 22 de abril, el monarca aterrizaba ya este miércoles en Vigo –tal y como avanzó elcierredigital.com– para ultimar los preparativos de su embarcación, el Bribón, acompañado de sus amigos y 'guardia de corps' habitual. Este regreso, recuerda a la última regata que ganó el Emérito, en 2019 en la Copa Rodríguez Toubes.

Juan Carlos I ya está de vuelta en Galicia después de un par de años de su última regata en Sanxenxo, localidad de la provincia de Pontevedra. El rey Emérito aterrizó en Vigo en la mañana del pasado 19 de abril después de su parada en Reino Unido para reunirse con su primo Carlos III, disfrutar de los clubes privados más exquisitos de Londres y asistir a la victoria del Real Madrid frente al Chelsea desde el palco del estadio Stamford Bridge –tal y como avanzó elcierredigital.com–.

El monarca se encuentra ya en Sanxenxo acompañado de su círculo más cercano, entre los que se encuentra su amigo Pedro Campos –y al que podría unirse también la infanta Elena como ya ha sucedido en anteriores ocasiones–, para ultimar detalles de su participación en las regatas de la Copa de España 6mR durante los próximos días 22 y 23 de abril. El Bribón, la embarcación en la que competirá Juan Carlos de Borbón, está siendo adaptada a la reducida movilidad del monarca, como ya adelantó elcierredigital.com.

Esta misma mañana, el Emérito ha aprovechado unas horas de ráfagas de viento muy apropiados para hacer un entrenamiento perfecto a bordo del Bribón. Según informan testigos del momento a elcierredigital.com, Juan Carlos iba acompañado de la zodiac Cristina. "El barco de al lado soltó vela para no adelantarlo, y cuando el Bribón estuvo listo, salieron del muelle en paralelo", relatan estas fuentes.

Tal y como explican desde el círculo cercano del Emérito y aquellos que le han visto subirse al Bribón expresan que "Juan Carlos tiene una movilidad muy reducida, va todo el tiempo sujeto por quienes le acompañan y se ha visto que ha tenido algún que otro traspiés".

c58df67d-f1a4-4159-b30e-c5d1d7ea4e3e

Juan Carlos I se sube al Bribón para entrenar sus movimientos para la regata del sábado en Sanxenxo.

Este regreso a Sanxenxo para participar en su deporte favorito y "principal preocupación en estos momentos", según fuentes de su entorno, recuerda a la última regata que ganó Juan Carlos I a bordo del Bribón en esta localidad de la provincia de Pontevedra. Fue en julio de 2019 cuando se llevaba el premio por su competición en la Copa Almirante Rodríguez Toubes, con la Reina Sofía como testigo de la hazaña.

La última victoria de Juan Carlos I en una regata

Era una jornada del mes de julio de 2019 cuando don Juan Carlos volvía a conseguir el triunfo en las regatas que tanto ama y de las que últimamente se mantiene más apartado por sus limitaciones físicas. En esta ocasión, como relatamos en elcierredigital.com en su momento, no fue solo. Además de su hija, la infanta Elena, que también compitió en el certamen, el rey Emérito estuvo acompañado por la reina Emérita Sofía, que a diferencia de las anteriores ocasiones sí decidió acudir junto a su marido.

6121_toubes_reyes

Doña Sofía, el rey Emérito Juan Carlos I y la infanta Elena.

Fue precisamente tras la abdicación cuando les vimos haciendo vidas claramente separadas, más alejados, orientado cada uno hacia sus intereses. Sin embargo, Sanxenxo volvía a reunirles gracias a un evento que aporta a la localidad pontevedresa la notoriedad que en su momento diera a Palma.

La reina, además, sigue ligada a esta regata que lleva el nombre del que fuera mentor náutico del rey Felipe VI. Y es que don Felipe tenía solo 16 años cuando en 1984 debutó como tripulante del Sirius III de la Armada, en la Copa del Rey de vela celebrada en Mallorca, junto a su veterano compañero de vela Jaime Rodríguez-Toubes. Ya más tarde, en 1987, apareció la primera versión del actual velero Aifos, con el entonces príncipe como tripulante y de nuevo su maestro Rodríguez-Toubes como patrón. En realidad, todos los hermanos  Rodríguez-Toubes han estado conectados con la familia real.

La regata contribuyó a consolidar a Sanxenxo como el nuevo polo de atracción para personalidades, famosos y ricos que encuentran la paz en las aguas gallegas en verano. La localidad gallega no solo vio multiplicar su población por diez durante el mes de agosto. Tras disfrutar de la visita del rey emérito Juan Carlos, Sanxenxo vio cómo llegaron Mariano Rajoy o millonarios como Amancio Ortega y Carlos Slim.

Pedro Campos, habitual 'guardia de corps' del Emérito en sus visitas a España

Como ya informó elcierredigital.com, la mansión de Pedro Campos en la costa gallega siempre estuvo en la mente del Emérito a la hora de planear su vuelta a España. Y es que el regatista construyó unas dependencias (en una planta entera de su casa) para uso exclusivo de Juan Carlos. Sin embargo, podría no ser el lugar elegido por Juan Carlos en esta ocasión.

La amistad entre el empresario gallego y Juan Carlos viene de lejos pero se afianzó cuando la salud del monarca le permitió volver a las regatas. Sanxenxo se convirtió en su refugio nacional tras la decadencia de su corte mallorquina. Juan Carlos se solía alojar cuando visitaba esta localidad gallega en un chalet a las afueras, que fue propiedad de un sobrino del expresidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo y que está muy cerca del Club Náutico, cuyo presidente es Pedro Campos desde 1999. Sin embargo, en otras ocasiones prefirió la hospitalidad de la segunda esposa de Pedro Campos, Begoña Franze y se alojó en la parte superior de la casa de los Campos en Sanxenxo.

Don_Juan_Carlos_junto_a_Pedro_Campos_Calvo-Sotelo1

Juan Carlos I y Pedro Campos.

Campos heredó junto a sus otros cuatro hermanos varios complejos termales, considerados de los más importantes de Europa, de su padre, Marcial Campos Fariña y de su madre, Enriqueta Calvo-Sotelo. Estuvo casado en primeras nupcias con Begoña Gil de Barroeta con la que ha tenido dos hijas, Begoña y Paloma.

El expresidente de Sanitas y Carlos Espinosa de los Monteros, apoyos del Emérito

En la última visita del Emérito a Sanxenxo el pasado verano –en cuyas regatas no pudo participar– también estuvieron presentes, para ofrecer soporte al monarca, dos de sus grandes apoyos: Marcial Gómez Sequeira, expresidente de Sanitas, y Carlos Espinosa de los Monteros, marqués de Valtierra y padre del miembro de VOX Iván Espinosa de los Monteros.

Sequeira fue presidente de Sanitas e hijo de uno de los fundadores de la empresa. Médico de formación, al igual que Juan Carlos I tenía predilección por la caza. Esta circunstancia fue la responsable de que ambos forjaran una amistad: “Tiene dos años más que yo: es de 1938 y yo soy de 1940. He tenido una gran amistad y le admiro mucho”, confesaba.

Sin embargo, al igual que a su gran amigo, la caza también le trajo quebraderos de cabeza. En concreto, uno que tuvo que ver con su colección de taxidermia. En el chalet de La Moraleja donde habitaba el médico se conservaban 49 animales disecados y 132 piezas de marfil de elefante. A este hecho se le sumó la acusación de haber eludido el pago de impuestos a Hacienda después de la venta de sus acciones de Sanitas.

Por su parte, Carlos Espinosa de los Monteros es uno de los mayores defensores del Emérito. Nacido en 1944, funcionario de carrera, ha ocupado varios cargos institucionales. Su currículo es todo un repaso a la vida política empresarial patria: presidente de Iberia, de Mercedes Benz España, consejero de Acciona o alto comisionado de la Marca España. Fue designado por el Consejo de Ministros en este último puesto el 29 de junio de 2012, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, con rango de Secretaría de Estado. Oficialmente sin sueldo. Fue sustituido del cargo en octubre de 2018.

Además, pasó varios años en lugares relevantes del Ministerio de Comercio, fue agregado comercial en Estados Unidos y estuvo al frente del Instituto Nacional de Industria (INE) durante el segundo mandato de Adolfo Suárez. Su gestión fue cuestionada por la mala situación económica del país a pesar de los Pactos de La Moncloa de 1977 para evitar a España los efectos de la Crisis Internacional del Petróleo. Se mantuvo en el cargo durante el breve Gobierno de Leopoldo Calvo-Sotelo, el último de la UCD, y fue sustituido por el socialista Julián García-Valverde en 1983.

En el terreno privado también es importante su relación con Amancio Ortega e Inditex. Es uno de los consejeros más longevos de la empresa, incorporándose en 1997 y llegando a ser vicepresidente del grupo.

Los amigos empresarios que solían acompañar al Emérito a sus regatas

Algunos de los empresarios que ya habrían acudido a Sanxenxo son Juan Carlos Escotet, Mauricio Sánchez-Bella, Francisco Botas —consejero delegado de Abanca— y César Elízaga, empresario. Estos son algunos de los nombres que se espera que estén junto al Emérito.

Juan Carlos Escotet, además de amigo del Emérito, es uno de los grandes nombres del mundo de los negocios. Madrileño de nacimiento, es economista y banquero, y fundador del banco Banesco, con sucursales a lo largo del mundo.

Mauricio Sánchez Bella, por su parte, es comandante de la compañía Iberia y, además, dueño de la embarcación de la que el Emérito ha podido disfrutar: el Acacia. 

COMPARTIR: