23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Víctor Manuel Martín acudirá el próximo 20 de septiembre al Juzgado número 9 de Toledo para aclarar lo sucedido con un documento de adeudo

El director de Caja Rural llamado a declarar: Denuncian la estafa de 15.000 euros en una hipoteca

Víctor Manuel Martín López, director general de Eurocaja Rural.
Víctor Manuel Martín López, director general de Eurocaja Rural.
Un cliente ha denunciado a la entidad financiera Eurocaja Rural -antes Caja Rural- por, presuntamente, apropiarse de 14.718 euros de una hipoteca que suscribió para la compra de una vivienda. Tal y como relata el afectado a elcierredigital.com, el día que se hizo efectiva la compraventa le hicieron firmar una gran cantidad de documentos entre los que se hallaba uno en blanco, que resultó ser un adeudo que, supuestamente, cobró el director de la sucursal.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 9 de Toledo ha citado a declarar, en calidad de testigos, a tres directivos de Eurocaja Rural -antes Caja Rural-, en el marco de las diligencias previas tras la querella presentada por un cliente contra dicha entidad bancaria por un presunto "delito de estafa agravada mediante abuso de firma en blanco y de su credibilidad profesional". 

Entre los citados por la Justicia, se halla su Director General, Víctor Manuel Martín López, el Director de Auditoria, Pablo Palomeque, y el Director de Compliance, César Gutiérrez Colino. 

Los hechos que se denuncian se remontan al año 2012, cuando el querellado, J.P.G.C., pidió una hipoteca para adquirir una vivienda ubicada en Getafe. Según relata a elcierredigital.com, y como suele ser habitual cuando se trata de financiar la adquisición de un inmueble, "busqué varias hipotecas, hasta que contacté con Caja Rural de Castilla la Mancha de Olías del Rey, en Toledo, donde no me pusieron problemas". Según cuenta, y tal y como se recoge en la querella, el entonces director de la sucursal, Carlos María de Pablos Gallego, le atendió y le transmitió la certeza de la concesión del préstamo hasta una cantidad del 100% de tasación.

 

Es más, "el trato de este señor siempre fue cercano y tranquilizador, transmitiéndome desde el primer momento confianza y seguridad". Para J.P.G.C., esta era su primera compra de un inmueble y su desconocimiento sobre los procesos -escrituras, pagos de impuestos, gastos notariales y registrales- era absoluto. En este sentido, como se recoge en la citada querella, ante cualquier duda que le surgía sobre las circunstancias de la compra la respuesta del director de la sucursal siempre era la misma: “Fíate de mí que no te voy a engañar".

Una cantidad superior a la necesaria 

Aunque la cantidad que se debía abonar al vendedor era de 95.190,79 euros, el préstamo se formalizó por una cantidad de 115.836 euros, algo excepcional si tenemos en cuenta que hablamos del 2012, en plena crisis financiera y económica. "Se autoriza una cantidad superior a la que había que abonar al vendedor, pero el director de la sucursal me explica que había que hacer frente a los gastos de la compraventa -impuestos, notaria, registro de la propiedad, tasación, gestoría, seguros…- así que no sospecho" explica este cliente a elcierredigital.com, quien además expone que, el día fijado para materializar compraventa, "me hicieron firmar una gran cantidad de documentos, todos, según este empleado, absolutamente imprescindibles para poder adquirir la casa".

El préstamo se formalizó por 115.836 euros, aunque  la cantidad que se debía abonar al vendedor era de 95.190,79.

No obstante, entre esos documentos, figuraba, como se recoge en la querella, uno de la Caja Rural de Castilla La Mancha con el encabezamiento 'reintegro/adeudo', pero cuyo contenido estaba en blanco y sin rellenar. "El documento se firma en blanco y posteriormente fue rellenado de puño y letra del querellado y cobrado por él en la caja de la entidad", se lee en la querella. Es decir, el director de la sucursal se habría presuntamente aprovechado del desconocimiento de su cliente para "colar" un reintegro en blanco, alegando que era para gastos derivados de la compra y, una vez firmado, lo habría rellenado a mano para sacar de la cuenta un total de 14.718 euros, apropiándose, supuestamente, de esta cantidad.

Versiones contradictorias de la sucursal 

Aunque el préstamo hipotecario se firmó el 23 de marzo de 2012, no es hasta abril de 2013 cuando la entidad bancaria facilita la escritura de compraventa, la copia de la hipoteca y un desglose de los gastos de formalización a J.P.G.C., que hasta ese momento sólo tenía constancia del movimiento de la cuenta corriente en el que veía el abono del préstamo, el cargo del cheque para el constructor y una serie de apuntes entre los que figuraba el cargo de los 14.718 euros, que él relacionaba con los gastos de la compraventa.

Sin embargo, tras un intercambio de emails, el que pedía explicaciones, desde la entidad bancaria "me dijeron primero que había sido yo mismo el que había retirado tal cantidad de efectivo, y más tarde que había sido el director de la sucursal, que como favor me lo había acercado el día de la firma para hacer el pago de los gastos derivados de la compra. Pero revisando el contrato, se especifica que todos los pagos debían hacerse mediante el abono de un cheque bancario, y que éstos gastos ascendían a algo más de 95.000 euros, de esos 14.000 ni rastro" explica J.P.G.C. que, tras descubrirlo, decidió presentar la querella, en la que se sostiene que "al conceder una hipoteca por una cantidad superior en 14.718 € a la realmente necesaria para la adquisición de la vivienda, la entidad consigue un beneficio económico 'extra' con el consiguiente perjuicio para mi mandante, que está pagando un préstamo excesivo a 40 años sin necesitarlo".

COMPARTIR: