25 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La FECAO ha impulsado 10 medidas para que el Estado y Canarias apoyen a uno de los sectores más dañados por la crisis económica y sanitaria

La Hostelería pide un "Plan Marshall" ante la "falta de medidas del gobierno y autonomías"

Terraza vacía en la Comunidad Valenciana
Terraza vacía en la Comunidad Valenciana / Kike Souto
El verano 2020, parece más propio de la época de la postguerra que de la España primermundista y potencia turística mundial. El miedo a la pandemia y la falta de medidas económicas han llevado al PIB a hundirse hasta un 22% en la tasa interanual, por ahora. Nuestro país encabeza la lista de países más afectados económicamente y las empresas sin prácticamente ninguna ayuda exigen ahora un “Plan Marshall” en un sector clave.

Las noches del verano de Madrid parecen sacadas de un libro de historia sobre la gran depresión. Calles vacías, locales cerrados, muchos de forma permanente y práctico toque de queda a las 2 a.m., una hora después del cierre de bares por obligación del gobierno. La triste atmosfera que envuelve las calles de casi todas las ciudades españolas puede apenas tratarse de un preaviso de lo que muchos economistas advierten: “la situación irá a peor”.

Esta semana entraron en vigor las prohibiciones de fumar en las calles, adelanto de la hora de cierre de hostelería a la 1 a.m. y clausura definitiva de las pocas discotecas que habían querido abrir con más limitaciones que nunca. El gobierno ha asumido que los rebrotes tienen como detonante la hostelería y el turismo y ha actuado en consecuencia, mientras empresarios y trabajadores comienzan a ver peligrar uno de los pilares del país.

Zona de Ocío de Alicante vacía.

Según un estudio de la Universidad de Nebrija, el turismo aportó 297.122 millones de euros en el año 2019, casi el 13% del PIB. Por su parte, solo la hostelería ha alcanzado 123.612 millones de euros; los 1,7 millones de trabajadores del sector han logrado producir casi el 7% del PIB español. Esto se traduce en que la hostelería española ha generado en 2019 más dinero que toda Hungría junta.

La cifra no frena ahí, según recupera el portal Gastroeconomy, un informe de KPMG de enero de 2019 “calculó que la gastronomía, entendida en sentido amplio como una cadena de valor que incluye producción agrícola, distribución, turismo asociado y hostelería, supone 388.000 millones de euros de producción, equivalente al 33% del PIB”.

Si a esto sumamos el resto del turismo, la cadena de valor podría llegar al 40% del PIB de todo el país, según algunos expertos. Las cifras chocan con las declaraciones y medidas del gobierno que enfrentan a un sector vital para la economía española.

Ante esto, los hosteleros de toda España inician acciones para pedir un “Plan Marshall” para salvar al sector. Esta semana, La Federación Canaria de Ocio ha presentado un programa completo con diversas medidas orientadas a salvar la mayor cantidad de empresas del sector.

Algo similar ha solicitado Javier Frutos, presidente de la asociación de empresarios hosteleros de Málaga, que ve peligrar el sector si gobiernos nacional y autonómico no toman medidas para evitar un fatal desenlace. Según Frutos, si no se toman medidas: “va a haber muchísima destrucción de empresas y de empleos”.

Mantener impuestos o salvar empresas

Una de los puntos de honor hasta el momento para el gobierno de España ha sido mantener los impuestos intactos e incluso amenazar con subidas para algunos sectores. Mientras los pagos en ERTE y paro se han retrasado par miles de trabajadores durante le confinamiento, las empresas y autónomos han tenido que pagar de forma casi religiosa sus impuestos.

Es por ello que las primeras mediadas que ha pedido en el sector van dirigidos a este problema. La Federación Canaria ha pedido que los impuestos de actividad sean reducidos en un 50% en aquellas empresas que han abierto y que se elimine totalmente a aquellas que aún no han podido abrir sus puertas. Esto debido a la importante bajada del consumo derivado del ambiente de inestabilidad y falta de turismo externo.

La hostelería sufre una caída del consumo sin precedentes.

Los canarios también piden una reducción del 75% de las tasas de atraque en puertos, para poder promocionar la llegada de más personas a las islas. Así como la reducción del ICGC, impuesto especial de Canarias del 7%al 3% en hostelería.

Además, los empresarios piden apoyo directo del gobierno para garantizar la subsistencia de las empresas. “Para restaurar un tejido empresarial desgarrado por caídas de facturación y despidos, el plan solicita medidas extraordinarias para garantizar la liquidez a las empresas, como facilitar anticipos por parte de la Administración Pública, o crear un código de buenas conductas para el pago rápido de proveedores”, exponen en la solicitud.

El gobierno “no ha dado ninguna ayuda a empresas”

A pesar de ser uno de los países más afectados por la crisis del covid-19, España es uno de los que menos ha invertido en rescatar su economía, según el exvicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal, que asegura que: España es el Estado Miembro de la UE que menos dinero ha destinado a ayudas directas a las empresas por la pandemia. El motivo es evidente: hay demasiado gasto “político”, cargos a dedo, subvenciones, organismos públicos, autonomías separatistas... y no queda para lo necesario.

Una importante fuente bancaria consultada por elcierredigital.com y que han preferido permanecer en el anonimato, aclaran que ninguna de las medidas asumidas por el gobierno ha estado orientada a rescatar ninguna empresa, sino intentar minimizar el impacto momentáneo.

Según explica la especialista, el gobierno optó por dar avales a través del ICO para que las empresas asumieran deudas fácilmente con instituciones bancarias para poder afrontar los meses de confinamiento, algo que eventualmente costará más al gobierno, ya que muchas de esas empresas caerán igualmente al tener que afrontar gastos más deudas acumuladas.

“A mi me han llamado varios clientes del banco preguntando y solicitando asesoramiento para las ayudas que había anunciado el gobierno y he tenido que explicar mil veces, que no existen tales ayudas”, asegura la experta.

Por su parte, Lilian, encargada de un establecimiento hostelero de Madrid también reclama la falta de medidas. “Nosotros hemos tenido que acceder a deudas con un banco sin aval ICO, porque duraron 3 horas y se acabó el limite de avales del gobierno. Ahora tenemos que enfrentar los gastos naturales, las deudas iniciales que estaban casi pagadas y una nueva deuda, más impuestos, claro”, explica la hostelera.

Según explican otras fuentes del sector beneficiados por los avales ICO del gobierno, esto supone un juego de ganar o perder. Explican que, aunque se quitan un peso de encima en caso de la quiebra de su negocio, el régimen de avales prohibió reestructurar deudas. Según explica el empresario Miguel García: “Si yo con la deuda que asumo gracias al gobierno, pudiera pagar las deudas que normalmente se tienen y dejar a 0 los pagos a proveedores y servicios, entonces incluso saneo la empresa. El gobierno tuvo la oportunidad de salir con las empresas saneadas, como hizo Alemania, pero prefirió prohibir utilizar la nueva deuda para reestructurar las empresas”.

Ante esto, las asociaciones de hosteleros comienzan a pujar no solo por rebajas fiscales, sino ayudas directas a las empresas que permitan garantizar la sostenibilidad a mediano plazo. La FECO ha solicitado: “Un rescate a todas la pequeñas y medianas empresa PYMES, una actuación económica tangible que tengamos la obligación de mantener los puestos de trabajos y buscar la supervivencia de las empresas”.

Los trabajadores al borde del precipicio

Entre los más afectados por la situación se encuentran los casi 3 millones de empleados del sector turismo y ocio que han enfrentado despidos y expedientes de regulación de empleo (ERTE), por lo que sus ingresos han llegado a reducirse hasta en un 50% y en algunos casos desaparecer totalmente.

Ante esto, la FECAO solicita en el Plan la extensión de los ERTE hasta el 31 de diciembre. Esta medida ya ha sido apoyada públicamente por la Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz; sin embargo, el gobierno no ha tomado ninguna decisión ante la inminente finalización de la medida en septiembre de este año.

Por otra, los hosteleros también solicitan planes de promoción y consumo entre la población, incluyendo bonos patrocinados por los gobiernos y planes para atraer el turismo y consumo interno.

COMPARTIR: