01 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Los abogados de Angela Dobrowolsky recogen en un informe varias inexactitudes, como la falta de un móvil y las diferencias horarias del glucómetro

Los errores en la investigación del presunto intento de asesinato de José María Mainat

Exclusiva Angela Dobrowolsky.
Angela Dobrowolsky.
¿Intentó asesinar Ángela Dobrowolski a su marido, el empresario José María Mainat el 23 de junio? Según la defensa de la mujer, rotundamente no.“Es más...le salvó la vida” mantienen los abogados y lo argumentan con un escrito al juez al que ha tenido acceso Elcierredigital.com. Los abogados desgranan los presuntos errores de la investigación de los Mossos dEsquadra que señala a Ángela como culpable. También acusan al productor de mentir y denuncian que las pruebas podrían estar manipuladas.

No hay espacio para medias tintas, una de dos: Ángela Dobrowlski intentó matar al famoso productor televisivo o justo lo contrario. Esto último es lo que mantienen los abogados de Ángela, Marian Avedillo y Juan Carlos Galbán, en un escrito de defensa presentado ante el Juzgado que instruye el caso y al que ha tenido acceso elcierredigital.com.

Móvil de Ángela para asesinar a Mainat

La defensa de Ángela Dobrowolsky niega la existencia de un móvil económico o pasional tras la presunta tentativa de homicidio. En lo económico, ha resultado de interés el contenido de las capitulaciones matrimoniales que firmó la pareja en 2011 justo antes del nacimiento de la hija mayor de ambos. En ese documento, se especifica que el ejercicio de la Patria Potestad sería compartido, por lo que todas las decisiones que afectaran a los menores deberían ser tomadas tras el acuerdo de ambos padres. También determina que los hijos menores que pudiera tener el matrimonio quedarían bajo la guardia y custodia de la madre hasta que alcanzaran la mayoría de edad (para lo que al menos falta una década).

Aunque quizá, lo más relevante de cara al caso, son las condiciones económicas pactadas por ambos, por las que Ángela recibiría una pensión de 3.500 euros hasta que los menores cumplieran los 25 años. Todos los gastos escolares y de salud, correrían a cargo de Mainat y, si finalmente hubiera divorcio, José María Mainat se comprometía a pagarle a Ángela una pensión mensual de 5.000 euros durante un tiempo equivalente a la duración del matrimonio (en este caso, nueve años). Además,  también se comprometía a proporcionar a Ángela una vivienda donde vivir, que tuviera un valor equivalente a 1 millón de euros, durante el tiempo que mediara hasta que el menor de los hijos cumpliera los 25 años. 

Resumiendo, una vez vistas las capitulaciones matrimoniales, la defensa de Ángela alega que su futuro estaba más que garantizado para los próximos veinte años, sin olvidar la carrera de medicina que está terminando, por lo que la mujer del productor no tendría ni un sólo motivo para intentar asesinar a Mainat, sino todo lo contrario. Del otro lado, los Mossos d´Esquadra sostienen que Ángela planificó presuntamente la muerte de su marido cuando se enteró, al robarle varios emails, de que éste la había excluido de su abultado testamento.

El supuesto intento de asesinato pinchando insulina

Es uno de los mayores misterios de la investigación. Los Mossos creen que Ángela aprovechó que Mainat dormía para ir a la nevera a por viales de insulina e inyectárselos con la intención de provocarle un coma hipoglucémico. Para ello los mossos se apoyan en las imágenes de las cámaras de seguridad que Mainat tenía instaladas en su vivienda y que recogen cómo la mujer se levantó esa noche más de diez veces y en muchas de ellas acude a la nevera.

                Una de las gráficas de la glucemia de Mainat.

Sin embargo, en ninguna de las imágenes se aprecian los viales de insulina, tampoco en la casa se halló insulina ni material usado para inyectarla y finalmente, en los análisis que le hicieron a Mainat no hay rastro de insulina. La defensa de Ángela insiste en que esa inusual actividad nocturna era la habitual de la pareja e invitan a los investigadores a revisar y hacer públicas las imágenes de las cámaras de seguridad de cualquier noche anterior para confirmar que era algo habitual y por tanto lejos de ser sospechoso.

 La hora del glucómetro

¿Entonces, cómo se puede argumentar con seriedad que Ángela intentara matar a su marido, José María Mainat? Según los mossos, la principal prueba de cargo contra Ángela, de momento, es el glucómetro con el que medía el azúcar en sangre de José María Mainat. Ese aparato grababa la hora de cada medición, según los investigadores, con 15 minutos de retraso, y los guardaba en su memoria. Según los mossos, atendiendo a esa memoria y a las veces que Ángela usó el glucómetro con Mainat, Ángela supuestamente le inyectó la insulina, aguardó a que entrara en coma y se sentó a esperar 20 minutos para llamar a las emergencias médicas para procurarse una coartada.

                                                         Las lecturas del glucómetro de Mainat.

Sin embargo, la defensa de Ángela tras estudiar los tiempos de medición y compararlos con la hora de la llamada a emergencias, sostienen que los mossos se han equivocado y el retraso del horario del glucómetro era mucho mayor, de 26 minutos y 13 segundos. Eso significa, según la defensa, que Ángela no tardó en llamar a emergencias sino todo lo contrario, intentó reanimar a su esposo y llamó a emergencias con rapidez, menos de cinco minutos después de medirle el azúcar y comprobar que estaba al límite.

No recogieron el glucómetro, lo aportó Mainat días después

Lo más sorprendente es que los Mossos llegaron a la conclusión de que el glucómetro tenía un retraso de 15 minutos porque el mismo José María Mainat se lo advirtió días después del suceso, enviándoles fotografías de las mediciones del aparato. Mainat también entregó el glucómetro a los Mossos en cuanto estuvo recuperado pero días después de los hechos. En consecuencia, la defensa de Ángela se hace varias preguntas: ¿Se ha roto la cadena de custodia de las pruebas? ¿Por qué los Mossos aceptan sin la mínima duda que el glucómetro que les da Mainat es el de esa noche? ¿No sospechan que pudiera estar manipulado? ¿Por qué no se ha entregado el glucómetro al juez?

El glucómetro es la prueba clave del caso que, sin embargo, la policía no recogió en el escenario de los hechos y que además, les fue entregada por una de las partes, días después. Si el tribunal que enjuicie el asunto decide que no se ha garantizado la cadena de custodia del glucómetro, la acusación contra Ángela se podría venir abajo como un castillo de arena.

¿Quién miente aquí?

Según los Mossos, la que miente es Angela Dobrowolski. Según la defensa de Ángela, el que miente es el productor. Creen los letrados que todo esto es una venganza por celos del productor por una infidelidad sentimental de Ángela, una venganza que consistiría en privarla de la custodia de los hijos y evitar cumplir el acuerdo matrimonial que otorgaba a Ángela esas importantes cantidades de dinero.

El productor José Marñia Mainat.

Lo claramente contradictorio es que por un lado, el productor declare que Ángela no sabía manejar el glucómetro y por otro, los Mossos la acusen de manejarlo a su antojo para encubrir una supuesta tentativa de homicidio. La acusan de ambas cosas a la vez y además de no haber borrado del glucómetro las mediciones que supuestamente la comprometían. Sin embargo, en la conversación con el médico de emergencias, se puede escuchar perfectamente cómo Angela sí sabía manejar el glucómetro, midiéndole el azúcar a Mainat para darle el dato al médico e informándole sobre la marcha, de las mediciones anteriores del glucómetro mientras lo revisa.

Los letrados también denuncian que Mainat falta a la verdad cuando dice que ella no vivía en la casa familiar así como cuando declara que la mujer estaba esa noche bajo la influencia de las drogas. Algo que no se ha demostrado. Mientras que insisten que los análisis de ese día sí demostrarían que era supuestamente el productor quien sí que lo estaba. Lo cierto es que las acusaciones son mutuas.

A tenor de todos estos argumentos, los letrados de Ángela piden que se archive la causa y se le pida perdón, ya que según ellos, lo único que hizo Dobrowolski fue intentar salvar la vida a su marido. Recuerdan que la mujer está en prisión provisional, no por el supuesto intento de homicidio sino por saltarse la orden de alejamiento para ver sus hijos.

COMPARTIR: