28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El profesor de Economía y excandidato a edil de Madrid critica el pacto del Gobierno y afirma que "Juan Carlos I no debía haber abandonado España"

Antonio Miguel Carmona, dirigente del PSOE: “Pablo Iglesias es un pobre hombre"

El socialista Antonio Miguel Carmona.
El socialista Antonio Miguel Carmona.
Antonio Miguel Carmona es profesor de economía y fue candidato socialista a la alcaldía de Madrid. Desde su posición de militante de base analiza los acontecimientos más actuales a los que su partido, el PSOE, ha tenido que hacer frente desde el Gobierno de la nación y desde otras instituciones.

La valentía es una de las cualidades del ser humano que se demuestra cuando te adentras en una batalla que no estás seguro de ganar, así lo expresaba el creador de ficción Jeffrey Fry. Carmona fue valiente e incluso persiguió una vez a un maltratador por la calle hasta que llegó la Policía y lo detuvo.

El excandidato socialista reflexiona en esta entrevista sobre el acuerdo que hizo con Manuela Carmena para llevar a esta a la alcaldía de la capital del país y su etapa como portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento.

 - Esta semana hemos conocido que el juez ha archivado la causa contra el ex alcalde de Parla y amigo suyo, Tomás Gómez, por el “Caso Tranvía”. ¿Cómo ha recibido la noticia?

- Prefiero no valorar nada porque no me gusta hablar de mis compañeros y menos de un amigo.

 - ¿Qué valoración hace de estos nueve meses de gobierno de coalición a nivel estatal?

- Ha tenido que remar en momentos difíciles con tres tempestades. Una el Covid-19, la segunda con la deslealtad de la oposición que no ha querido colaborar en nada y la tercera con la escasa implicación colectiva de la mayoría de los ministros de Podemos.

- ¿Le está gustando la gestión de Sánchez en la cuestión de la pandemia?

- Hemos cometido errores y aciertos. Lo importante es que tomemos nota de los errores y no los volvamos a repetir. Lo trascendente es hacer, a su vez, que los aciertos se repitan. No supimos prever la pandemia mientras en Italia la gente moría a decenas.

-  ¿Es un buen líder Pedro Sánchez?

- No soy un experto en valoración de líderes.

- Usted persiguió a un maltratador por la calle.

- Soy de los que piensa que hay que defender a la mujer frente a los maltratadores no solamente con los discursos o las palabras, sino con los hechos. Si veo a alguien en la calle agrediendo a una mujer, no pienso en los peligros, pienso en la mujer. Cualquier persona hubiese hecho lo mismo.

 - Si Antonio Miguel Carmona hubiera sido presidente del Gobierno y le hubieran pedido consulta sobre si sacar fuera de España al rey emérito o no ¿Cuál hubiera sido su postura?

- Mi negativa hubiese sido tajante. La imagen que hemos dado ha sido nefasta. Hay dos cosas que conviene no mezclar. Juan Carlos I ha hecho uno de los mayores servicios a la democracia y a nuestro país en la historia de España. Y, en segundo lugar, sin mezclar con lo primero, debe ser juzgado si ha hecho algo mal como todo el mundo. Con naturalidad, sin aspavientos, con normalidad. Falta gente normal en la política, sentido común en la esfera pública y naturalidad en las decisiones colectivas.

 - Una gran mayoría de la base socialista está pidiendo un referéndum sobre la jefatura del Estado. ¿Por qué el PSOE no lo apoya?

- El partido socialista apoyó la República desde su nacimiento. Nadie nos va a dar lecciones de eso. Y menos aquellos que provienen del voto a favor a la monarquía en el debate constitucional (PCE-Podemos) mientras nosotros votamos en contra. El problema es que hay una España de derechas que son la mitad y una España de izquierdas que somos la otra mitad. Y no podemos imponernos la una sobre la otra. Ése fue nuestro error en la historia. En los setenta, como ahora, la derecha acepta no involucionar y nosotros aceptamos una monarquía constitucional.

Siete de cada diez españoles están de acuerdo con que Felipe VI sea el Jefe del Estado. Quien abra este debate es que no le preocupa o no sabe solucionar los verdaderos problemas de nuestro país; la sanidad pública, la educación pública, los servicios sociales. Estamos rodeados de falsos republicanos y de insensatos.

El caso del Rey Emérito fue uno de los puntos discrepantes entre las dos formaciones del Gobierno. Ahora los presupuestos está siendo otro punto de desunión.

Discrepancias con Podemos

- Podemos denuncia falta de comunicación por parte de los socialistas en estos temas ¿No cree que los socios deberían estar informados de todo?

- Creo que la deslealtad de algunos dirigentes de Podemos ha sido épica. Y digo dirigentes porque sus votantes llevan mucha razón en votar ese tipo de cambios. Los dirigentes y personas más influyentes tienen todos mis respetos y además les considero plurales: Echenique proviene de Ciudadanos cuando Ciudadanos era aún más de derechas y tiene declaraciones en ese sentido, Monedero proviene del PSOE de Felipe González, Iglesias del PCE, Verstringe de AP-PP y Errejón del anarquismo. La verdad es que son plurales. Es el ejemplo de un catch-all-party.

Pablo Iglesias me parece un pobre hombre. No coincido con él en muchas cosas, como cuando dijo que la verdadera democracia es la que permite a los ciudadanos portar armas como en Estados Unidos (sic), o su defensa de la prosperidad de la política de Maduro (sic), o que azotaría a no recuerdo qué presentadora. No coincido con él, ni en la forma, ni en el fondo.

El excandidato socialista.

- ¿No piensa que los votantes socialistas no entenderían este acuerdo al ser la misma formación naranja que le acusó al PSOE de banda, que no le dio los votos para la investidura o que no permitió que Ángel Gabilondo fuera presidente de la CAM?

- Los militantes socialistas votaron abrumadoramente un acuerdo de gobierno con Ciudadanos hace, creo recordar, tres años. Y yo voté en contra. Y votaron a favor de un Gobierno de coalición. Y yo voté en contra. Los socialistas no somos ni derechistas, ni populistas.

- Pero Ángel Gabilondo se va...

- Yo le deseo a Ángel Gabilondo todo lo mejor para él. Es una buena persona y me agrada siempre hablar con él. El nuevo candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid lo eligen los militantes.

- ¿Cómo militante no tiene una apuesta, un favorito para la CAM?

- A mi me gustaría que el candidato del PSOE en cualquier ámbito fuera del PSOE. Yo conozco la cantera. Y hay gente muy buena. Muy bueno. Créame. Fíjese lo que le voy a decir, es solo un ejemplo para que me entienda: muchos miembros de Juventudes Socialistas son mejores que cualquier galáctico.

- ¿Por qué el PSOE no quiere pactar los presupuestos con ERC?

- Porque ERC quiere la desunión de los trabajadores del Estado español, no creen en la Constitución, quieren hacer desaparecer este entorno de convivencia que llamamos España y porque su participación en el Gobierno de la Generalitat les ha llevado a presentar la ejecución de unos presupuestos regionales con menor gasto social de la historia de Cataluña.

Yo tengo formación política socialista y republicana francesa. Allí no se entendería que un gobierno dependiera de unos independentistas en contra de los intereses de la clase trabajadora de Francia. Aquí algunos que dicen ser de izquierdas piensan lo contrario.

-  ¿Sería mejor un acuerdo PSOE y PP para dar estabilidad al país, como se piden desde otros sectores?

- Sería mejor que gobernara el PSOE y que apoyara quien quisiera, negociando cada paso con una oposición plural que busque acuerdos para sacar a los trabajadores de este país adelante. Lo que pasa es que a algunos les gusta mucho los ´carguitos´. Y se lo digo yo que he renunciado a tres cargos en los últimos años. Tan ricamente estoy dando clase en la Universidad.

 - La gestión de la pandemia ha reforzado la imagen del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida. Usted que compartió pleno con él, ¿diría que es un político moderado?

- Es un político inteligente. No coincido con él en muchas cosas. Creo que está arrasando y que nosotros estamos como el conejo por la noche en la carretera: Paralizado por los faros. Madrid vuelve a perder una oportunidad histórica.

Salida de Carmena

 - ¿Cómo vivió la salida de la alcaldía de Manuela Carmena?

- Malamente. Se veía venir. Carmena no perdió las elecciones, las perdió el PSOE. Obtuvo el peor resultado de la historia en 2019. Cuando me presenté yo cuatro años antes, en 2015, en el peor momento para el PSOE en toda España, quedamos los terceros -como en casi todos los lados-, y perdimos, pero obtuvimos por primera vez el mejor resultado del PSOE de todas las grandes capitales excepto Sevilla en la que nos hundimos: Bilbao, Valencia, Barcelona. Seis meses después, Pedro Sánchez, en las Generales, quedó el cuarto. ¿Fue culpa entonces de Sánchez?, ¿o mía? Él mismo me dijo en su despacho que los candidatos a alcalde en las elecciones de 2015 y él como candidato nacional íbamos a sufrir la crisis de los socialistas.

Logramos remontar en 2019, obtuvimos muchas alcaldías, excepto en Madrid. No se puede hacer peor. Concejal que no le reconozcan en su distrito, concejal que se tiene que dedicará otra cosa. Un miembro muy destacado del Comité Federal me dijo en 2019: “Sigues siendo el mejor valorado de todos los políticos de la Villa de Madrid.. te teníamos que haber presentado a ti”. Yo le contesté que el problema no era ese, sino que teníamos que haber gobernado con Manuela Carmena de 2015 a 2019. El PSOE en el gobierno municipal en 2015 hubiese revolucionado Madrid y hubiésemos ganado las elecciones en 2019.

Antonio Miguel Carmona.

Fueron cuatro años estupendos para mí. Me trataron de arrinconar y yo veía cómo los mismos que me habían dorado la píldora con más ahínco semanas antes, me convirtieron en el demonio semanas después. Mis amigos y yo nos reíamos. Todo eso viene en El Quijote. Y, por cierto, serán los mismos que me vuelvan a hacer la pelota dentro de no mucho. Ya lo verá.

- Da la sensación de que fue una etapa en la que lo pasó mal.

- Yo nunca me sentí mal, ni lo pasé en absoluto mal tras el cambio de portavoz en el Ayuntamiento. Fueron cuatro años contemplando cómo no se aplicaba el programa socialista y Madrid perdía el tiempo. Tampoco me consoló que el Federal me dijera en 2019 que se habían equivocado cambiándome de portavoz. Todo el mundo se equivoca. Lo que pasa que no entrar en el gobierno en el 2015 con Manuela Carmena y el relevo de portavoz fue un error histórico que lo estamos pagando muy caro. Sobre todo lo primero.

- Pero si creía que tenía más apoyo de los suyos.

- De la militancia todo el apoyo del mundo. En 2019 gané las primarias quedando el primer lugar de los varones al Senado en todas las agrupaciones de Madrid (se vota por separado hombres y mujeres). Estoy muy agradecido a los militantes. Ese es mi mejor premio. Los que tienen que responder a esa pregunta son los que no respetaron los resultados de las primarias al Senado.

 - ¿Por qué en los barrios más humildes hay tanta abstención de voto?

- Porque la izquierda tiene un atraso de 10 años. La derecha en España tiene un atraso de 30 años, la izquierda de 10 años. Aún no nos hemos enterado que los nuevos paradigmas tecnológicos van a acabar con la pobreza y podríamos lograr terminar con la desigualdad. Tiene más nivel un estudiante de Bachillerato de un distrito humilde que muchos de nuestros políticos.

 - ¿Fue complicado acordar con Manuela Carmena la alcaldía?

- Sencillo. Tras una campaña en mi contra por parte de determinados intereses, el partido me dijo, vota a favor a cambio de nada. Grave error… tenemos que gobernar, le dije a Sánchez y a Luena. No me hicieron ni caso. Pasamos cuatro años, ya cinco, sin existir. La portavoz que pusimos se dedicaba más a enredar que a proponer. En fin… hemos aprendido.

- Tuvo alguna oferta de Esperanza Aguirre para ser alcalde, ¿Nunca se le pasó por la cabeza sentarse hablar con ella para ver si había acuerdo?

- Tuve la oferta de ser alcalde de Aguirre, organizaciones sociales, autónomos, apoyo de alguna parte de los sindicatos, etcétera. Y dije que no. Yo no soy alcalde de Madrid con los votos de la derecha.

 

COMPARTIR: