08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Estos perjuicios recaen anualmente sobre las víctimas, las administraciones públicas y los empleadores

Las consecuencias de la violencia de género en España nos cuestan 1.281 millones anuales, según la Universidad de Alcalá

El estudio fue hecho por la Universidad de Alcalá de Henares
El estudio fue hecho por la Universidad de Alcalá de Henares
La visibilización de la violencia de género ha tenido un impacto importante en España a nivel social. No obstante, el tratamiento de víctimas y victimarios también es un problema económico, ya que el impacto se cifra como mínimo en unos 1.281 millones de euros anuales, unos 27 euros por habitante, según un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Alcalá.

El estudio 'El impacto de violencia de género en España: una valoración de sus costes en 2016', promovido por la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género, analiza en desde distintas perspectivas los múltiples impactos que provoca la violencia ejercida por los hombres sobre las mujeres que son o han sido sus parejas para estimar los distintos costes tangibles, directos e indirectos.

Así subraya el informe que estos perjuicios recaen anualmente sobre las víctimas, las administraciones públicas, los empleadores, los familiares y amigos, las asociaciones del tercer sector o la sociedad en general.

El coste social y económico que causan los maltratadores es muy elevado.

La principal fuente de información a la hora de realizar el estudio ha sido la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2015 aunque se ha utilizado otro conjunto de estadísticas procedentes de organismos diversos, como la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género, el Instituto Nacional de Estadística, el Consejo General del Poder Judicial, entre otros.

Entre los costes de esta situación se encuentran los laborales o productivos, los sanitarios y también los legales. El estudio evidencia que el sector público es el que soporta el mayor coste, seguido del que asume la propia víctima y, en tercer lugar, el que corre a cuenta de los empleadores.

Según relata la UAH, La estimación "más conservadora", derivada fundamentalmente de la violencia física y/o sexual-- arroja un coste de 1.281 millones de euros al año, lo que supone el 0,11 por ciento del PIB anual.

En lo que llevamos de año,  se han registrado ya 90 asesinatos de mujeres, de ellas, 51 han sido asesinadas por sus parejas o exparejas. 

 

Un coste elevado que este año crecerá más, ya que desgraciadamente han aumentado las víctimas de violencia machista con respecto a 2018. Víctimas asesinadas por sus verdugos que con su delito han provocado además que muchos menores queden huérfanos. La previsión para 2019 es que a finales de año unos 37 menores pasen las Navidades recordando a sus madres asesinadas. 

COMPARTIR: