21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El juez inicia el procedimiento para mandar abrir juicio oral por un tribunal de jurado popular contra los acusados

A juicio por asesinato los tres detenidos por la muerte de un anciano en Santander en 2017

Los juzgados de Santander.
Los juzgados de Santander.
El Juzgado de Instrucción nº 4 de Santander mantiene la imputación contra los tres detenidos por la muerte del anciano que fue encontrado en su garaje de Santander asfixiado, maniatado y amordazado en febrero de 2017. El juez ha decidido iniciar el procedimiento para abrir juicio oral por un tribunal del jurado popular.

El juez Luis Enrique García Delgado, titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Santander  ha decidido continuar el procedimiento para juicio ante el tribunal del jurado contra los tres acusados por un presunto delito de asesinato, detención ilegal y robo con violencia, tras desestimar el sobreseimiento provisional solicitado por las defensas en un auto del pasado 18 de julio.

Los acusados son dos hermanos del País Vasco y un vecino de Santander, que fueron arrestados de manera escalonada y permanecen en prisión preventiva. El primero, Paulino G.L., vecino de Getxo (Vizcaya) de 66 años, fue detenido el pasado mes de octubre, después de que en septiembre se difundiera una llamada telefónica suya, efectuada al día siguiente de los hechos desde una cabina de Vitoria y alertando a Cruz Roja de Madrid de que una persona precisaba auxilio en la capital cántabra.

El pasado mes de febrero fueron detenidos el hombre de Santander, Juan Carlos C.S., y unos días después el tercer implicado, Ricardo G.L., hermano del primero.

Una imagen de la ciudad de Santander.

El auto señala que Paulino realizó una llamada desde la cabina de Vitoria en la que dio datos "concretísimos" tanto de la retención del anciano en la lonja de la calle Beato de Liébana, donde finalmente fue hallado sin vida, como la de su mujer en la calle Alcázar de Toledo, ésta encontrada con vida pero atada y amordazada, y además hay pruebas de que estuvo en el lugar y día de los hechos.

Añade que Juan Carlos llevó a los otros dos investigados primero a hacer vigilancias y posteriormente al lugar donde se perpetra el hecho, los espera y luego les lleva a casa, por lo que "presuponer que no tenía ni idea de cuál era el plan de los otros dos coautores del hecho es poco menos que inimaginable", máxime cuando aquellos son de Vitoria y Bilbao y no conocen Santander.

Y respecto al tercer imputado, Ricardo, señala que no sólo puede situarse su presencia en Santander y que era la persona que acompañaba a su hermano, sino que además su descripción física coincide con la suministrada por el propio Juan Carlos en su declaración y con la que aparece en las cámaras de vigilancia que captaron los hechos.

Tras este auto, la finalización de la instrucción queda pendiente de la práctica de nuevas diligencias solicitada por una de las defensas. Además, el auto precisa que hay diligencias pendientes aún de recibirse de la Policía Nacional, como el registro tras la apertura de teléfonos y el informe de ADN.

COMPARTIR: