25 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La operación aún sigue abierta y según varias fuentes, el número de futbolistas arrestados por beneficiar a sus equipos podría llegar a la veintena

Amaños en el fútbol modesto: Diez detenidos por trucar partidos de Segunda y Tercera

Detenidos diez futbolistas en una trama de amaños de partidos. Entre ellos, dos del Atlético San Luqueño.
Detenidos diez futbolistas en una trama de amaños de partidos. Entre ellos, dos del Atlético San Luqueño.
Diez futbolistas han sido detenidos por amañar partidos de Segunda y Tercera División RFEF y de la liga de Gibraltar. Los detenidos, que presuntamente aprovechaban su condición para organizar amaños deportivos en equipos bajo su influencia, han sido acusados de presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares en el ámbito deportivo y estafa a los operadores del juego.

La Policía Nacional ha lanzado este martes una amplia operación contra la corrupción en el deporte en la que han sido detenidos al menos diez futbolistas por participar en amaños de partidos de fútbol modesto. La decena de jugadores han sido arrestados en las provincias de Badajoz, Sevilla, Almería y Cádiz por amaño de partidos en Segunda y Tercera División RFEF y en la liga de Gibraltar.

La organización criminal para la que operaban estos jugadores en activo operaba desde mayo de 2021, momento en el que fueron detectados por la Dirección General de Ordenación del Juego al observarse un comportamiento irregular del mercado de apuestas en un partido de Tercera División RFEF.

La investigación, que se instruye bajo secreto en un juzgado de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), la desarrollan agentes del Centro Nacional Policial para la Integridad en el Deporte y las Apuestas (Cenpida) de la Policía Nacional, que también encabezó, en mayo de 2019, la Operación Oikos de amaño de partidos. Además, en las pesquisas colaboran tanto la agencia policial de la UE, Europol, e Interpol.

La operación continúa abierta y varias fuentes señalan que los arrestos, involucrados en el escándalo que afecta a las categorías del fútbol español en Andalucía y Extremadura, pueden finalmente ser una veintena. Todos ellos acusados de los delitos de pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares en el ámbito deportivo y estafa a los operadores del juego.

Según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, la organización criminal “estaba dividida en varios escalones y conformada por jugadores de fútbol que aprovechaban su condición para organizar amaños deportivos en equipos bajo su influencia”. Su modus operandi era sencillo, una vez predeterminado el evento deportivo, la organización realizaba apuestas a los partidos amañados “obteniendo grandes beneficios”.

Entre los detenidos figuran dos futbolistas del Atlético Sanluqueño, club gaditano que esta temporada ha descendido a Segunda RFEF y que ha querido mostrar su posición totalmente al margen de la trama. “El club en ningún momento ha sido investigado, encontrándose ajeno a todos estos hechos y en el más absoluto desconocimiento. De confirmarse los mismos, y siempre respetando la presunción de inocencia, el Atlético Sanluqueño tomará las medidas oportunas que crea necesarias sobre los jugadores o cualquier persona implicada que tenga relación con el club”, informó a través de un comunicado.

Javier Tebas anunció el martes, tras esta polémica, que en el fútbol profesional y semiprofesional el 99% de los 7.809 partidos de la pasada temporada analizados por LaLiga está libre de amaños. En Primera y Segunda División no se ha encontrado ningún caso potencial de amaño en los 369 partidos de LaLiga Santander, ni en los 432 de LaLiga Smartbank. Y el número de denuncias se ha reducido a solo 13 en la campaña 2021-2022, ninguna de ellas en el fútbol profesional, y a un tercio de las que había hace cinco años, según ha informado LaLiga.

Operación OIKOS

A los detenidos en un principio en la Operación Oikos, el exjugador del Real Madrid Raúl Bravo, considerado el presunto líder de la organización; Borja Fernández, ex del Real Valladolid; Carlos Aranda, exfutbolista de varios equipos de Primera y Segunda; Íñigo López, jugador del Deportivo de La Coruña y exjugador del Huesca, se añadieron nueve personalidades del mundo del fútbol que fueron detenidas en mayo de 2019 por su presunta implicación en la trama de amaño de partidos.

Futbolistas, empresarios y directivos fueron arrestados por los delitos de corrupción entre particulares, administración desleal y blanqueo de capitales relacionados con el partido celebrado entre el Reus y el Valladolid del que dependía que el Huesca accediera a la última plaza de playoff de ascenso a primera división.

De entre los nueve de la segunda tanda de detenciones, se encuentra el jugador Pichu Atienza, exjugador de la Sociedad Deportiva Huesca, arrestado en su domicilio de la capital aragonesa.

Pichu Atienza, jugador del Real Zaragoza detenido en la segunda fase de la Operación Oikos

Pichu Atienza, exjugador del Zaragoza, detenido en la trama de la Operación Oikos.

En Madrid fue detenido Íñigo López, exjugador del Deportivo de La Coruña, Huesca y Granada, entre otros; el exdirectivo del Huesca Agustín Lasaosa y el exdirector financiero del club oscense Carlos Laguna. También ha sido arrestado el exjefe de los servicios médicos del Huesca Juan Carlos Galindo.

Los otros arrestados en el marco de la operación 'Oikos' han sido Jesús Sanagustín, empresario oscense de la constructora Pryobra 2010 SL; Aritz López Garay, vinculado al Reus, y el representante Rodrigo Fernández, todos arrestados en unas diligencias secretas con órdenes de detención contra un total de once personas, aunque se han practicado nueve.

Los arrestos se han producido por su presunta implicación en delitos de corrupción entre particulares, administración desleal y blanqueo de capitales. Los detenidos están vinculados al pago de una prima a terceros por parte de un club de fútbol con el fin de jugar el playoff de ascenso a Primera División de Fútbol de la Liga Española.

La Policía informó de que durante la primera fase de la operación los agentes hallaron varias hojas manuscritas en la sede del Huesca que recogía una operativa de recaudación, reparto, devolución y entrega de fondos para el amaño de partidos.

Tras el análisis de la documentación, los investigadores constataron que el club de fútbol aragonés desembolsó fondos en metálico a jugadores del Reus para que ganaran su partido contra el Valladolid celebrado en junio de 2017. Entre los jugadores estaba López Garai, exjugador del Huesca y luego entrenador, que siguió su carrera en los banquillos del Numancia y Tenerife, club del que fue destituido hace unos días.

El partido en cuestión lo acabó ganando el Reus y permitía al Huesca acceder a la última plaza de playoff para su ascenso a primera división. Para realizar el pago, diferentes personas físicas y jurídicas relacionadas directa e indirectamente con el club, adelantaron diversas cantidades en efectivo para el pago de la prima, generando una deuda al club con estos "prestamistas", que fue amortizada en los meses siguientes a su entrega.

COMPARTIR: