23 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El despacho del juez en excedencia no descarta presentar demandas civiles y denuncias penales

Elpidio Silva: “El nuevo sistema de subastas por ‘lotes’ en los aeropuertos podría ser una corruptela de AENA”

El abogado Elpidio Silva.
El abogado Elpidio Silva.
El juez en excedencia Elpidio Silva, que se ha hecho cargo de la defensa de parte del colectivo del llamado "lote 22", ha hecho público en un comunicado que “el error de quienes antes intentaron la impugnación del nuevo modelo de subastas empleado por AENA estriba en no darse cuenta de un elemento que desgraciadamente es habitual en la contratación pública”, y que según el ex magistrado no es otro que el de la “corrupción”.

Según el comunicado del despacho de Elpidio Silva “es imposible técnicamente vislumbrar una solución jurídica al enorme problema planteado por el nuevo sistema de subastas en ‘lotes’ de los aeropuertos, si no consideramos la posibilidad de que la elección de este nuevo sistema de adjudicaciones sea simplemente una corruptela, un fraude de la administración ideado exclusivamente para obtener un mayor beneficio por el aumento de las pujas, que no se traduce en ningún beneficio para el consumidor porque la competencia en realidad está falseada (ya que los locales siguen funcionando como una única empresa con precios previamente pactados e inamovibles) y que además perjudica seriamente los derechos adquiridos por los trabajadores”.

Una de las tiendas de El Prat.

Hasta ahora el modelo de subastas de puestos en el aeropuerto del Prat para los comercios eran por un lote de 22 locales. Pero el nuevo modelo que se ha subastado se ha troceado en lotes más pequeños de uno,  cinco locales o seis locales como mucho. De esta manera, Aena puede sacar más beneficios en la subasta.

El despacho Silva Abogados considera que el cambio de una concesión única por un sistema de subasta por “lotes” es en realidad un “disfraz” de AENA para obtener precios más altos en las pujas, simulando una competencia inexistente entre los distintos locales comerciales dentro de los aeropuertos que siguen sin poder fijar libremente los precios de sus productos al estar previamente tasados, tal y como ocurría antes cuando existía un solo adjudicatario.

“En realidad no ha cambiado nada para proteger al consumidor, todo sigue igual, salvo que con esta operación AENA se lleva mucho más dinero y los trabajadores están más inseguros”, termina diciendo el abogado Silva.

Aeropuerto de El Prat, en Barcelona.

Por esa razón, el despacho de Elpidio Silva se ha puesto en contacto con otros agentes también expertos en la lucha contra la corrupción para dar una solución definitiva al enorme problema que ha creado en los principios del libre mercado este particular sistema de subastas por ‘lotes’ ideado por AENA, ofreciendo a sus clientes nuevas acciones basadas esta vez en un cambio de perspectiva frente a las impulsadas exclusivamente desde el terreno sindical.

Huelga el pasado año

El colectivo conocido como 'lote 22' es el que representaba a los 420 trabajadores de la única adjudicación a favor de Pansfood S.A, que concentraba 22 puntos de venta entre las dos terminales de Barcelona, y gestionaba marcas como Café Jamaica, Café di Fiore o los restaurantes O Mamma Mía.

El nuevo sistema ya provocó una huelga el pasado año, motivada por la reestructuración de las adjudicaciones de los locales de restauración que realizó Aena y que tendrían vigencia hasta el 2026. Las nuevas adjudicaciones implicaban que el 'lote 22' se dividiría en seis nuevos lotes, uno de siete puntos de venta, otro de seis, otro de cinco y tres de uno, cerrándose el restante. 

AENA sacó a subasta el 10 de febrero de 2018 los locales de la nueva división para el periodo 2018-2026, que sería de 50 locales y estaría gestionado por cuatro empresas: Pansfood, Áreas, Select Service Partner (SSP) y Autogrill. De manera que los 420 trabajadores del 'lote 22' tendrían que repartirse ahora entre cuatro empresas mediante el sistema de las subrogaciones.

Pansfood S.A, la empresa que gestionaba todos los puntos de venta del lote 22, y el Comité de empresa intentaron sin éxito impugnar la nueva división en lotes a través de la vía contenciosa, alegando que dicha práctica lesionaba los derechos de los trabajadores.

CCOO y UGT, los sindicatos con mayor representación entre la plantilla, denunciaron que la empresa quería aprovechar la división del lote para abandonar el convenio de hostelería que rige actualmente y asumir un convenio propio de empresa. "La transición nos supone la pérdida de alrededor del 30% de los salarios", explicaba según sus cálculos el presidente comité de empresa y miembro de la UGT, Oscar Morente.

Sin embargo, ni el Tribunal Central ni la Audiencia Nacional quisieron asumir esa tesis alegando que la distribución por lotes de los locales de los aeropuertos era una práctica que no solo está permitida sino que también es aconsejada por las Directivas de la UE, todo ello para permitir las ventajas que significa para la competencia la participación en las licitaciones de las PYMES (Pequeñas y Medianas Empresas).

COMPARTIR: