14 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Analizamos también con el veterano periodista las conexiones y relaciones del Rey Emérito con personajes como Corinna Larsen, Josep Cusí o Albert Solá

Jaime Peñafiel desvela cómo fue la otra luna de miel de Felipe VI y Letizia Ortiz

El Rey y su familia. / Bernardo Paz.
El Rey y su familia. / Bernardo Paz.
El periodista Jaime Peñafiel es uno de los supervivientes de la pandemia del coronavirus Covid-19. Mientras esta crisis lo trastocaba todo, la monarquía entraba en uno de sus momentos más críticos. Los negocios de Juan Carlos I, las confesiones de Corinna, la verdadera luna de miel de Felipe VI y Letizia o la lucha de Albert Solà por saber si Juan Carlos es su padre o no, son sólo algunos de los problemas que asolan a la Corona y sobre los que Jaime Peñafiel ofrece su agudo punto de vista.

Jaime Peñafiel puede presumir de ser sin duda uno de los observadores más agudos de la Casa Real española y sus distintos avatares. La pandemia del coronavirus Covid-19 se ha desarrollado de forma paralela a la crisis de descrédito de la Monarquía. El periodista granadino también ha pasado por la experiencia del Covid-19. “Fue muy jodido. Soy un resucitado. Después de pasar por esto ves la vida de otra manera. Disfrutas de cada detalle. Cada vez que veo la lista de muertos pienso que se ha escapado uno y soy yo. El sentido del humor no me lo han quitado”, explica Jaime Peñafiel a Elcierredigital.com.

El periodista ha vuelto, sin embargo, con mucha fuerza y no le ha pasado por alto los últimos acontecimientos en torno a la figura Juan Carlos I como la exclusiva del diario británico The Telegraph en la que se informa de el viaje de novio bis que realizaron los hoy Reyes Felipe VI y Letizia Ortiz fue financiado en casi la mitad de su coste por parte del empresario Josep Cusí, uno de los grandes amigos de Juan Carlos I.

Jaime Peñafiel y el Rey Emérito Juan Carlos I.

“El asunto no tendría tanta importancia si Felipe no hubiese expulsado a su padre y le hubiera quita la asignación que, por cierto, está decidida en los Presupuestos Generales del Estado. Cuando reaccionó así, me acordé de Julio César con aquello de: ‘¿Tú también, Bruto?’. A mí lo que más me ha sorprendido es que utilizaran el nombre de señores Smith para pasar desapercibidos. Como si estuvieran haciendo algo malo. Quisieron hacer un viaje como Príncipes y otro como personas privadas”, explica Jaime Peñafiel.

El contexto en el que se produjo la luna de miel de los entonces Príncipes de Asturias no parecía el mejor. España acababa de vivir el mayor atentado terrorista de sus historias: el 11-M. Por ese motivo desde Zarzuela decidieron un viaje a lo largo y ancho del país para dar una imagen austera y que, a la vez, potenciaba el turismo interior. El viaje de novio oficial arrancó en Cuenca y luego pasaron por Zaragoza y Olite (Navarra) para, luego, recalar en San Sebastián donde, como era inevitable, se fotografiaron en el restaurante de Juan María Arzak y también visitaron el Museo Chillida. Luego representaron a la Casa Real española, el 26 de mayo, en una boda real en Jordania. En ese evento estuvieron acompañados por doña Sofía, la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. A partir de ese momento empezó la luna de miel ‘privada’ que financió en parte Josep Cusí.

Jaime Peñafiel muestra imágenes con algunos de los personajes que ha conocido en su trayectoria/ Jaime Peñafiel. 

“No está bien que se fueran por paraísos del Pacífico y luego repudie a su padre no tiene fuerza moral para ello. El pasado es siempre presente. Muchos ahora están criticando a Corinna por ser supuestamente la fuente. Lo importante no es eso. Es si es verdad o no”, explica Peñafiel. El periodista, además, tiene claro que en otros países donde se han dado situaciones homólogas la actitud ha sido distinta y recuerda que “en Suecia se supo que a la princesa heredera le pagó su viaje de novios un importante empresario del país y hubo tres demandas y un Juez aseguró que no se podía tolerar esa actitud por parte de la futura Reina del país”. “Piensa que en Suecia el precio máximo de un regalo que puede recibir un cargo importante es de 7 euros (70 coronas), claro que, ese país, no es España”, añade.

“Con el tema del viaje de novios lo que debería hacer Felipe es confirmar si lo sabía o no. Le concedo el prejuicio de la duda que no el beneficio”, remata el periodista. Si hay una lectura obvia de lo que está sucediendo en la Casa Real es que las espadas están en alto entre Juan Carlos I y Felipe VI como si de un drama de Shakespeare se tratase. “Felipe abrió la veda y ha dejado a su padre a merced de todos los que lo quieren destrozar. Él ha puesto un listón moral muy alto, con lo cual que predique con el ejemplo. Yo me he quedado sólo defendiendo al Rey”, se queja.

“En parte el enfrentamiento viene por la postura que tomó Felipe con respecto al matrimonio de sus padres. No debió ser cómodo. Además, se quedó solo en ese matrimonio roto porque sus hermanas se fueron. A pesar de todo ha debido ser duro actuar contra su padre. Yo le noto cierta tristeza en la mirada”, explica.

Albert Solà y Corinna

Si hay un nombre en toda esta polémica es del gran amigo del Rey Josep Cusí. Elcierredigital.com publicó en exclusiva una charla con Alberto Solà, supuesto hijo de Juan Carlos I, que el verdadero vínculo del Rey Emérito y Cusí sería el der hermano y así se lo confirmó un yerno del empresario catalán. Jaime Peñafiel no cree esta historia y tampoco está convencido de que Solà sea hijo del monarca.

Albert Solà. 

“A Solà lo entrevisté en un programa de televisión y mi intención era pararle los pies. Está obsesionado con ser hijo de Juan Carlos. En ese plató le pregunté en qué año había nacido. Cuando me dijo que en 1956 yo le contesté: ‘Ese año Juanito tenía 18 años, estaba en la Academia Militar de Zaragoza y había matado a su hermano en un accidente. Estaba él como para follar’”, explica.

“Todo lo que cuenta de su nacimiento, aquello de que le colocaron el cartel VERDE (Viva El Rey de España)… Nada tiene sentido. Lo de que es el hijo mayor y todo eso… Lo que tengo claro es que Don Juan Carlos, para la vida sentimental que ha tenido, en ese sentido ha tenido más suerte que su abuelo Alfonso XIII y no ha tenido hijos fuera del matrimonio”, puntualiza.

Si de las relaciones extramatrimoniales del que fuera Jefe de Estado durante 39 años hablamos inevitable es que aparezca el nombre de Corinna Larsen, la mujer que podría complicar mucho el futuro de Juan Carlos I. Un horizonte judicial que Jaime Peñafiel no cree tan peligroso: “Se va a quedar en nada tanto en Suiza como en España. En Suiza las cosas del dinero no se mueven porque viven de eso. Son un paraíso fiscal en Europa. Si empiezan a investigar el origen de las fortunas se acaba todo”.

Sin embargo, considera que esta relación del Rey Juan Carlos sí que podría traer problemas de cara a la institución monárquica. “Perjudicará a Felipe. Una mujer despechada es muy peligrosa. El problema es que Juan Carlos le ofreció casarse con ella. Así se lo comunicó a sus hijos durante una comida en Landó. La verdad es que don Juan Carlos no ha tenido suerte ni con los amigos ni con muchas de sus mujeres. Corinna es la peor. Marta Gayá fue una mujer discreta y Bárbara Rey debe sentirse un poco tonta. Los 65 millones de Corinna son muchos. El principal error de Juan Carlos ha sido el tema fiscal. Lo de las comisiones es una falta de ética, pero no es un delito. Llevaba cobrando un porcentaje por los barriles desde 1973 cuando en plena crisis del petróleo Franco le mandó a negociar con el hoy Rey de Arabia Saudí”, explica. Negocios y mujeres. Dos espinosos asuntos que rodean la figura de Juan Carlos I y, prometen, dar algún nuevo escándalo a un hombre de 82 años cuyo reinado comienza a verse como algo lejano en el tiempo.

COMPARTIR: