20 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El mismo día del asesinato mandó varios whatsapps a su marido, Pedro Nieva, presunto asesino por celos del concejal Javier Ardines

Katia Blanco, esposa del autor intelectual del crimen de Llanes: "Pedro, qué has hecho"

Pedro Nieva junto a su esposa Katia Blanco, en su página de Facebook. A la derecha, Javier Ardines, concejal de Llanes asesinado.
Pedro Nieva junto a su esposa Katia Blanco, en su página de Facebook. A la derecha, Javier Ardines, concejal de Llanes asesinado.
El sumario por el asesinato del concejal Francisco Javier Ardines está desvelando algunas incógnitas sobre la preparación y ejecución del asesinato. De las declaraciones de los cuatro detenidos se extrae que los sicarios cobraron 11.000 euros, aunque sólo llegaron a recibir 5.000 y que Pedro manifestaba unos celos enfermizos en los whatsapp que cruzaba con su esposa Katia, que motivaron el asesinato. Elcierredigital.com ha accedido a estas investigaciones.

"Pedro, qué has hecho". Esas fueron las primeras palabras que Katia Blanco Rodríguez, esposa de Pedro Nieva, mandó a su marido Pedro Nieva por wassap tras enterarse del asesinato de Francisco Javier Ardines, con quien mantenía una relación extramarital desde hacía 30 años.

Tras las investigaciones policiales que duraron seis meses en el máximo secreto, el presunto inductor Pedro Nieva, el intermediario vasco Jesús Muguruza, y los sicarios argelinos Djillali Benatia y Maamar Kelii fueron detenidos. Los dos primeros como inductores y cómplice, respectivamente; y los segundos como autores materiales de los hechos.

Para la Guardia Civil fue sintomático que tras la muerte de Ardines, Katia Blanco automáticamente sospechase de que su marido pudiera tener motivos suficientes para haber matado a Francisco Javier Ardines y estar detrás de su muerte, llegando a preguntarle de manera directa: "Pedro" "Que as hecho" (sic).

Whatsapp de Katia Blanco a su marido Pedro Nieva.

La conversación fue iniciada Katia Blanco a las 11.40 del 16 de agosto de 2018, el mismo día que asesinaron a Ardines. Elcierredigital.com ha mantenido la grafía original de los whatsapp que la mujer y su marido, Pedro Nieva, se intercambiaron:

K: Tiene un golpe en la cabeza

K: Se a muerto Javier

A las 13.30, Pedro Luis Nieva contesta:

P: Se sabe algo más?

K: Parece que le an hecho algo.

A las 14.04 Katia decide volver a enviar un wassap a su marido.

K: Pedro

 K: Que as hecho

P: Yo no he hecho nada. Te lo juro.

K: Tienes que venir, te va a llamar la guardia civil

P: Estado en casa sin casi poder dormir toda la noche. Como todas las noches

Los investigadores de la Guardia Civil necesitaron dos declaraciones de Katia Blanco para que ésta reconociese la infidelidad con Ardines. El 16 de noviembre de 2018 finalmente la mujer se derrumbó y confesó que "la relación entre el finado y ella se remontaría a cuando ella tenía aproximadamente 15 años. Un año después, ya con 16, dice que Francisco Javier empezó una relación con su actual mujer, Nuria". Sin embargo, "cuando la manifestante tenía unos 17 años,  en una ocasión la dicente tuvo un romance de una noche con Francisco Javier", según recoge el sumario.

Alguno de los mensajes cruzados entre Katia y Pedro.

Las relaciones entre Ardines y Katia se remontan a varios veranos en Asturias. Así en el sumario se recoge que "cuando la manifestante tenía 18 años volvió a tener un romance con Francisco Javier. En esta ocasión se llegaron a acostar juntos (...) A raíz de aquel momento, la dicente y Francisco Javier continuaron teniendo relaciones sexuales de manera muy esporádica".

Esos episodios se habrían repetido durante los últimos 30 años y fueron descubiertos por Pedro, un 9 de diciembre de 2017, cuando grabó a la pareja, durante una comida en el bar Muros, de Nueva de Llanes (Asturias). Pedro se levantó de la mesa con la excusa de ir al baño, pero dejó el teléfono móvil grabando bajo una servilleta y ahí la pareja se descubrió. Un par de días más tarde Pedro le recriminó a su mujer esta infidelidad y le hizo escuchar el audio.

"Y si hay que empezar de cero, se empieza"

A partir de entonces, Pedro Luis Nieva entró en un constante estado de celos. El 13 de diciembre de 2017 Katia le mandó a Pedro una imagen con un post it que refleja una frase: "Y si hay que empezar de cero, se empieza", a lo que Pedro respondió con otra imagen y un texto: "A veces ser fuerte no es suficiente" y puso debajo "te he querido más que a mi vida. Recuérdalo siempre".

El día 15 de diciembre Katia le volvió a decir a Pedro: "Se nos rompió la vida" y el mensaje de respuesta de su marido fue "a mi sí, a ti por qué"; a lo que Katia replicó: "Porque te pierdo". Su marido, Pedro Luis, respondió: "Yo sí que te pierdo, te me escapas de entre los dedos y no sé pero me muero si te pierdo, y sé que te perderé, lo sé..." Y continuó: "Te escapas de mis brazos, te escapas de mi corazón... me muero".

Intercambio de reproches entre Nieva y su esposa.

"Yo no he follado con nadie"

Justo antes del asesinato de Ardines, el 15 de agosto y el 16 de agosto, de madrugada, la pareja volvió a enfrentarse porque Katia le recriminó a Pedro que había subido una imagen a su Facebook diciendo: "¿Después de una traición, crees que se puede ser feliz en el amor?". Katia le respondió: "De verdad asta los cojones estoy. Ya que están hablando de mi. ahora esto. De qué ostias vas. Ya está claro. Pon mejor que viniste a casa para follar y así se enteran también de eso. Que eres un bocas!". Pedro Nieva se defendió: "Yo no he follado con nadie. Que se te meta en la puta cabeza. Te ríes de quien te dé la gana, de mi no!!! Tu ya te has reído de mi, muchos años, muchos".

En ese momento, Pedro Nieva ya tenía todo previsto y había planificado el asesinato de Ardines junto con los sicarios contratados. Su esposa Katia, desde la casa de Asturias, seguía mandando wassaps a su marido, precisamente a las 12 de la noche del día que murió Ardines, el 16 de agosto de 2018.

Katia seguía enfadada con la publicación en Facebook y le dijo: "Lo que as puesto tu hoy, as dejado las cosas muy claras. La gente ya está informada de todo" y Pedro respondió: "Todo te da igual, sino no estarías ahí (casa de Asturias) sin mi". Hay que recordar que una de las primeras personas en llegar al lugar de los hechos cuando mataron a Javier Ardines fue Katia, que veraneaba muy cerca del lugar donde mataron al concejal.

Botes de gas pimienta que encontraron en el lugar de los hechos.

Pedro dudaba tanto de la relación de Katia que incluso llegó a visitar páginas webs de tiendas on line con su teléfono móvil donde se podían realizar compras de dispositivos de seguimiento e, incluso, tests de paternidad. El 5 de agosto de 2018, no pudiendo aguantar más los celos, Pedro mandó por wassaps la conversación grabada a su esposa Katia con Javier Ardines en el bar Muros, en Nueva de Llanes, el 9 de diciembre de 2017. También se la envió a Nuria y Alba, esposa e hija de Ardines. Ésta fue la primera pista que hizo que a partir de entonces Pedro Nieva fuera prácticamente el único sospechoso del crimen para la Guardia Civil.

Coche de los sicarios que emplearon para trasladarse a Llanes (Asturias).

Pero Pedro no se limitó solo a hacer participe a la familia el concejal de la relación entre su esposa y Ardines, sino que el 6 de agosto de 2018 ambos hombres mantuvieron dos llamadas telefónicas. Primero llamó Pedro y luego le respondió Ardines. El contenido no se conoce, aunque sí la duración, la primera de 1292 segundos (algo más de 21 minutos) y la segunda de 825 segundos (más de 13 minutos).

El día 12 de agosto Ardines y Pedro Nieva también hablaron por wassap, llegando a borrar el concejal de Izquierda Unida de Llanes hasta tres mensajes de su teléfono, que pudieron recuperar después los investigadores. En el primero Pedro Nieva mandó un vídeo con el himno catalán "a capella" y subtitulado en inglés y el segundo otro enlace a Youtube con "Els segadors". El tercer mensaje fue un simple i enigmático punto.

Unos meses antes de este cruce de llamadas y wasaps, Pedro pidió consejo a su amigo Jesús Muguruza, que en su declaración aseguró que Nieva le había pedido ayuda para "dar un susto al amante de su mujer". Fue este hombre, relacionado con el menudeo de drogas, quien presentó a Nieva al sicario argelino (o mejor matón) Djillali Benatia.

El sicario argelino primero le pidió 25.000 euros por matar a Ardines, aunque la cifra fue rebajándose hasta los 11.000 euros, de los que Nieva pagó 5.000 euros en un sobre que sacó de una riñonera, quedando el resto a cuenta.

DInero encontrado en el registro de la casa de Pedro Luis Nieva.

El día anterior al suceso, el 15 de agosto, Djillali Benatia y su cómplice, Maamar Kelii, entraron en un bazar chino a comprar un bate de béisbol por ocho euros con el que, presumiblemente, el argelino Kelii habría acabado con la vida de Ardines.

Su paso por los peajes de la autopista que une el País Vasco con Asturias quedó reflejado y fotografiado por las cámaras de tráfico. Estos documentos fueron también adjuntados al sumario.  Durante el registro de la casa de Pedro Nieva la Guardia Civil encontró en varios cajones un total de 18.695 euros en metálico, parte de los cuales sospechan que eran para pagar a los asesinos de Ardines. El 19 de febrero de 2019 todos fueron detenidos.

 

COMPARTIR: