27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El actual jefe del Estado es detectado como un 'rey de derechas', según apunta una encuesta realizada por los medios cercanos al productor Roures

Encuestas: Los ciudadanos valoran mejor a Juan Carlos I que a Felipe VI a pesar de sus escándalos amorosos y financieros

/ Juan Carlos I y Felipe VI
Felipe VI no remonta en las encuestas a pesar de que ha apostado por la profesionalización de la monarquía y por marcar distancias con los controvertidos empresarios y regímenes dictatoriales que fueron tan cercanos al reinado de su padre, Juan Carlos I.

Felipe VI sabía que el final abrupto del reinado de su padre le obligaban a apostar por la 'profesionalización' de la monarquía española y a marcar distancias con los controvertidos empresarios y regímenes antidemocráticos que estuvieron ligados a Juan Carlos I. 

Pero el monarca no está consiguiendo que su 'seriedad' le granjee el cariño de una ciudadanía española que ha rebajado sus simpatías hacia una institución que ha perdido empuje por los escándalos relacionados con el rey emérito. 

Escándalos

Algunas voces republicanas sostienen que los cambios que ha impuesto Felipe VI en Zarzuela son estéticos. Y es que Casa Real sigue sin adoptar una transparencia que es asumida con naturalidad por las monarquías británica y nórdica. 

Felipe VI además se ha visto salpicado por algunas acusaciones que comprometen su reputación. Cabe recordar que el monarca figuró como heredero de una cuenta suiza, hecho que le obligó a anunciar que renunciaba a la herencia de su padre (al que le retiró su asignación económica antes de que se marchara al exilio). 

El diario británico The Telegraph por su parte asegura que un 'testaferro' de Juan Carlos I pagó la mayor parte de los gastos de la luna de miel de Felipe de Borbón y Letizia Ortiz mientras que Corinna asegura que el actual monarca recibió un Ferrari de regalo desde los Emiratos Árabes. 

La encuesta 

La consultora 40db realizó hace unos días una macroencuesta encargada por la Plataforma Independiente de Medios y sufragada por suscripción popular, tal y como explicó hace unos días El Cierre Digital.
 
Este trabajo venía a cubrir el hueco que dejó libre el CIS, que dejó de preguntar a los españoles sobre su opinión sobre la forma de Gobierno cuando la popularidad de la Casa Real comenzó a caer en picado por los numerosos de corrupción que salpican a la familia Borbón. 
 
Este macrosondeo, que se compone de 3.000 encuestas, refleja que el 40,9% de los españoles están a favor de la proclamación de la III República y que tan solo el 34,9% de los españoles está a favor de mantener la monarquía como forma de Gobierno. 
 

Felipe VI.

 
Este dato estaría relacionado con el desprestigio de Juan Carlos I (que sigue exiliado en una dictadura como son los Emiratos Árabes), las sombras que planean sobre Felipe VI y el presunto posicionamiento político de la institución tanto en Cataluña como contra el actual Gobierno progresista. Es evidente que Felipe VI sigue a años luz del apoyo popular que consiguió su padre en sus primeros años de reinado. 
 

La monarquía pierde apoyos

 
Explica el digital e-Ribera.com que la monarquía ha dejado de contar con los apoyos transversales que disfrutó en los inicios de Juan Carlos I, que supo ganarse simpatías en los ámbitos del PSOE y el PCE, para pasar a convertirse en una institución escasamente aceptada entre los más jóvenes (solo el 21,4% de las personas con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años apoyan a la monarquía). 
 
Tampoco recaba apoyos en territorios como Cataluña (el 66,5% votarían a favor de la III República), y en formaciones que no discuten la forma de Estado como el PSOE (el 55% de sus votantes se muestra partidario de la opción republicana). 
 
Dos de los problemas que arrastra Felipe VI, según voces republicanas, son la ilegitimidad de su origen (su proclamación no fue respaldada por consulta popular) y el encaje jurídico de la figura española del jefe del Estado, ya que el marco constitucional confunde la inviolabilidad propia de funciones constitucionales con impunidad para cometer delitos.
COMPARTIR: